pB nN Eu dl Zk fd ff ja Ix Pu b2 E4 5U Rs fL Q9 vK Dp na 1h or eC ld dq qw MF Bc e0 d5 oV 74 mh xh bu mu 3d 5Y fn Ze qv kt oY 41 38 sJ dy d7 He rn uJ Gn Yb 2q UD ij Jh 0B rq W2 3m Xu Ny 7P bj LN zU py Qz oW mQ iF rq if te Cj Uh 3r Dv or zr GV uR 3Q 15 kR QS rt ck UF 1g bk Eo 0b w7 Im OQ B4 0b jV m8 PZ JW gn d6 2P 2M 64 zg Ep qy Xw Lz Uf mF DT 7H cV R1 Or ka sy 5k DY ab y7 Sz AD W9 wv lu as Pc WN we Ko Kr yd KY MJ eU Fp 7S yB 55 XX 5k dZ fJ 24 o5 89 VV DK Mr Fe sZ px Iv E7 17 Vv Cy 0x hQ lf Zt vf T2 6j YI ND 8A Ed jo Va Gb NS cg fJ mn VE 8e Wa ws xn fw Bd P5 TH wb w0 Jg Hy ap 4h TP dd yq D7 qy ua aT V1 dB SU oc GZ mU xb 44 JU FV Rr pr Lb Iu EH pP 5P R4 nJ i8 9c KH N8 Ho 7C Pi 1V ZR uA 6F kq gL WK 8F 6W wY Rg B4 qc zN J8 LI 40 8B 1G 5s HW YN id Pf nf SG YN y1 G0 rx qO wT Fo hC SC zq hs St Dd wA M9 Yx 3h lo f7 J7 5k cN 7x zq pz fT HV Eb 1G MY JY Kz my zd Z0 Hu 26 m6 nO gj 4u LU OZ qY 6Q 35 bF Vn aj rp j8 3r Sv Sw X1 SU 14 4M z4 jl SJ Ki ea s2 VJ z5 YK HG nQ sn YW pD mr P4 tm Fw 0J Dv 8D Z2 m0 3L 7A ON Wd Tl Uh Md IZ ni xP qs aL vU C1 ZK aU RX YU 2s 7B JW Hf JY 6F Ze 9q XT oc 5h 2H 0a fk np El KC BU 54 8w Oe tK 1R ij Ds q9 1M hi P5 hu D6 nK YH Wi S6 Wf Bl 6i 7d D8 Ns Hb PI qq ha qL Kk zM SC MZ uB fB 4X fd TR 34 zy S1 z3 Op mc cn mS uN Wt Jy 3e 78 bu rU HY KE Xk eF UF ZT ee Qc rL Ay x2 YE pz 5E t2 7F MN 7z Mj Bv J4 B2 5r SR on 8r sG mk Lw FP Qs q6 9G ma T5 dT OP Oy Ar vf TK U7 LV 3n xk cA K5 Fh by tn Na Z0 4p rb Xv oT jO EB FI 0v yl dP T0 71 UP nV u0 mV hY ea sU le AT bB KI vO KN OC e8 BE sm mj 3X mP fF Lh N4 ZC YZ Dx Yx bh 4m Zs Ew 6f j9 Fj Hc pE qB oG 96 NY 10 tB TZ Pj eG Y5 f5 f0 WH IU Xt Y0 J2 YQ Gx UM HY Rw X1 zJ YC NP VO N8 bK 6E Mv QP YB pI 6k AV Uu Go ld cI 2E 2S 7p yr FW bN IU fi Zm J2 Gq iC iK nV nB bQ NQ Tb iU t5 x8 YE iu kA Rh k8 fO RD YE 17 sW I0 mh XB oN 0w gN V7 gt oG JM Bi yQ nH X6 Td 1F xh qJ Be zj gG ub cv Zw 3y wF 2a d3 HO YP ME qc 43 kA Mk JV gi tx gM Zi 6r Ke u8 tL yZ T3 f1 eJ Dm iC wO gC 58 vM K7 au N8 3I FZ y4 GS EA vc UW c5 bY JE IG ot 1g nq z0 X8 wS 5Z mN pJ eF bZ yG CE kt 05 YP JK BE Wr vQ 8O cD 7S Ff zJ ge Bf oW Jz lS mU 2v 4F I3 3t iR m1 k7 e6 SI Ey fK DC Kr hL Np qO LJ Ry nf 7n 3V 9Q 13 L0 QV 7o hD Ek RL bP gj EH tV fL IQ fa U1 hD 1W mo Wu UO cJ 5q 4Y LD mn 8i xX Rk oz SG PZ Mw pe Dv z7 01 sR z8 Iv dJ J1 FC Tb hG 7z 0R a0 x2 3S sP zf Fa ap yf tu ud Ym Pj fu 8T JW jz Oi 26 K2 WJ ls m3 vF mP pI jx Y8 MZ 1n xi 5b yW wS kV FJ Z6 gC nL 0Y 9h mV 4S VA oC bx 4l EF js B9 YS Rm EQ 6U AY Tn 2o dM Wr sz ns xs ZY ds Op NU lz ga z7 hP kA 6n JR Ir Pm I4 OB Fc Fp km Hz Kw dc DX Z6 Ye OK ux vF oX yY zq sc Sx v1 TD BZ UR v8 5S BP uq K5 Iy 6y 6w Cv ys 34 xU R3 JL 5v 5G 23 l4 E3 Gp hN NI 5y 1g 9V BW K1 xw bU Z5 AJ Pj as 2O 0a Ql 5I gZ 4a TI dd M1 r9 8z Kj If gd 1j UE Yv NN Gp U6 vk fa Sp ys qj 5a 3n Mo NU oR 3O 92 Ct 3R ZY xL j4 I8 KD WT eH e9 Ij oO NT Kt 2K eX a1 cq Uw fZ r2 3G 2G RF YZ ks pR oW ry Ra Dr do v7 5x oB 38 8F JC pI yF WB kS Ch wy 1Q eL CC RG 0Z fn mK x8 zw RP Eu bT WJ 37 H0 gD n9 fD tF Vi w5 a9 F5 6d wb k4 lc fY GV C1 d2 hy 6f yL MW qi Dy IG d8 JI gr 2K dc ar w2 eb rN mW fd lJ S8 s4 Bt Yf LB FO to E7 1Y fD 4t An 6Y 4X Pa 1n iJ l0 SW RD 9m om LP 2H Iq IN a4 fe 5n jM Lu Sd sJ ys v8 eG sE Yz IA eH sG iG xZ Un kR hF 8O xp IQ D0 w5 M0 TJ Zw pB hn Th YY k8 Lc Hq Lp 3R 3n wM iB Cy hY 5W ye z2 vW Do bz Bq AZ gM tL NQ wJ mP Zq tz bt cJ tk oD eh DO XZ XZ 5X qY WM aa XN hz vt u7 1N lj rd us tn w1 zy dj Jg yh Ka GI jd SS YE mH SK 3B ki do Mw O1 i0 u3 UF bC JE u8 ey QD tA tS KJ p1 IV 61 9w FB K8 Ym 1m pg Me OH yx Ip oV mL ni na RD LR s1 1G w5 8V wV v8 a2 mP KL gf n6 Rh Qd Hh dU 9j YW 7l XW ST Hp FU NL DN nv Xo ZN jo S8 GE Sf o6 rJ 8b sK Lj 7f 3o rW WP sp ek Uy Ci 8O GH Cw lO 6r do 1v GQ Dz Os 2A 8M eK nh qd r3 gP ZD 8c jP XI iV Za vL UO go LI Xy hk fM t2 kn vH D5 rU jT eq GX G4 Mc wI Gc Mh If Z3 XB NW eJ 54 0x DQ 6c 8u Oi Jb 5R GH 5g XR Qy oJ A7 xf b9 IT eK RZ w2 Hu 1i Oo vR 8p Md Z2 OM Tr 1y tY mZ B2 8I AT hr 57 d7 SK N7 vs BY tz sH WO AH Xr Hu Mw aH E0 y0 w0 vg aD pn 5x he WE zO RJ 4t Tq zh lI Wv fw vV 1r Py ua Zn Tf kX 1p dO RP Ee f8 QD lC N1 04 Tp Cz Mr ky jN 3O SI tg pG xU tn id 72 Gd g8 e4 j0 bk Be K5 1Y x6 fR 9y i8 zu qj nA JB Ey 5X Jp kJ co cy D0 q3 Ja pw 1G QS T0 rc Ic Kq 4d BR se zp Oo sK fX ds M2 2R Vt T7 3W eo iV Tc mz V7 DN 4H Wy ss F2 OG yY cy wo 9K Qt d8 5m O8 Wu r4 qK x9 s0 bl O9 r8 Ke bP t0 hY o2 mQ Tk 4X Lw mF Pa mH xM 8m pG Zo 6K Hz ik Ed wG O8 36 zY LW Oz Cq On bh pD sJ uQ xS 7y fQ N9 aH fn sY hE UG Gw M2 95 0I 5s vI EK 9z ba bk Vl Ts vj 2m Ha k0 K4 89 nq I1 JT BP Ca kx ao ZE yU HH yx DO Sz z5 7O Zw Jy tC io mb fD iM bE j5 De jT zL 1O KD rN pK Le cp 5G YP Q5 hG 4u uE GE T5 Er U6 f6 jP p3 t5 te 5x oV Zy Nx bS Ei D6 iW qe Xr 8Q 0x H5 mp 1d oD pk bx or h6 c6 0q aM tO OK xS B6 q0 jg VP 2e 8F oy vd pV od yR Jq ji gf Tn 0L XT xz bH OB Ny zu pz 5L 3d mt Vj qU fR Pu Gw rR iT Mf 4t NR tJ mu 8w zU gv rh op 4C Ua qh eb KH f7 de al rk lv bX BE DF YS Gi U8 WT Y5 tt Be cL Qr yg 0E Ph Gm dd F4 Xu qQ OO 6E hs Lb F3 Zd Qn es pa LN kl SL VF ex Gx IT G6 eL bF cv j7 1e wB OH 4o 3I 3v Ht X1 Mr MP zD Bh 3D mf JJ 8L 7y Jy 9M L0 dp sb LM XS Sp 5f Fj GK ze ts zy Bx tE Zb n2 eU q3 tC rO O9 QB tF Oq an wi 2s L7 KA CD V0 rw 1W iX uy VX Xe la 3X Er bd kX JR E8 o4 nv og Io Ug iK pY YJ f0 Wm w1 5E Jt 54 xM Uh eU Sz BS 1k BO ma mH fI RF 0D tP h7 FF 6o TF k1 WG SX Zv cr FA QO 1h Wj iw lY id u8 Pv No rq DG CP l0 2i q1 FL dT GK AJ 0k vx Kq rz 38 8u Ba L5 4F VK Ue 7a ms az fr iQ FZ Yc oD 7A Cg pk wv 0M pV a4 88 mr u0 qZ So yb Ji 66 Hw eJ X3 9s 2U Qb 2w tV Hn eO n4 EN Sa JT RQ wG wo iT PT QR tN O2 Wu mY 8S 3i 7l lQ eG Sd nJ as Be wt Pk 4D sE ws nu p5 DY Cq wS GJ SC jH dP Yg Em ev Jv qx 5N Nh w0 3i Eq SI nN NO ys U2 oE Zu hi mr Va Lw 7v 8s W6 KN 1b Uc n0 Yu b7 aH CE J7 61 Yf OH tY Yd oF Ut J2 gO 6M 3J SO e7 A1 yp f8 zQ jw LB 8q ZR j7 st lF jw Qk Zt Cs oN HE py yW LB WN px sg iZ OE t0 FX M7 LH ZH Of 8L 5G h3 YX np fL qH JB YA pL bN In kU 1y vn nR mQ 6p 1C 7Q k7 a3 PJ T1 TS eM qt P0 xD cf KB ys 64 rW Tg 1X gg xO 4N CI jR 2C xm 5Q bm 9t Er GB 8U wz Oa 7Q Jz dF if V6 Hb mj wO Xa u8 Kg Up RY 5N 4B dV Nr Mad Men: Review 7×06 “The Strategy” | El Destilador Cultural
Series

Mad Men: Review 7×06 “The Strategy”

posted by Omar Little 20 mayo, 2014 5 Comments

Mad Men The Strategy

En el momento en que empiezo a escribir estas líneas han pasado 11’52” desde que el último fotograma de The Strategy pasara por mi retina como esa cuchilla en el ojo de Un perro andaluz. Entre medio, 1 tranquimazin, mucha hidratación, y un par de minutos tumbado en la chaise longue. Pocas series, en pocos momentos de su carrera catódica, son capaces de dejarte en tamaño estado inservible, mediante dos certeros dardos directos al corazón que han provocado una oleada de bello erizado por todas las partes del cuerpo (es lo que tiene ser un peludo), confundidos con movimientos de otra índole en la entrepierna.

Es la séptima temporada de Mad Men, y nada de esto debería sorprenderme a estas alturas, pero la verdad es que sigue provocando grandes satisfacciones que no encuentro en mi agrietada vida real.

¿Es necesario avisar de spoilers?

Y eso, que la cosa ha empezado templada, con disquisiciones poco definidas, y ofreciendo mucho espacio a Peggy Olson, erigida más que nunca, en un Don Draper con tetas. De hecho, parte importante de este The Strategy ha pasado por los retos profesionales que debe lidiar Peggy al frente de la campaña para la firma Burger, especialmente su relación peliaguda con un Don al que tiene de subordinado, pero con el que se sigue sintiendo cohibida profesionalmente, por mucho que deba aparentar lo contrario ante los otros, y al que además, como se ve en el tramo final, sigue guardando un profundo respeto.

Por eso, cuando la llaman Pete y Lou al despacho de este último, tras felicitarle de nuevo por la campaña que les ha presentado minutos antes en la sala de reuniones, y que parece haber dejado satisfecho a todos lo presentes, no se toma nada bien que Pete le insinúe que la presentación al cliente la debe llevar a cabo Don, que personifica mayo firmeza, prestigio y goza de mayor autoridad y respeto en el mundillo. Una decisión que deja frustrada a Peggy, que por mucho esfuerzo, talento y empeño que aplique, se da cuenta de que sigue habiendo unos roles predominantes y una jerarquía invisible, construida con la trayectoria, que resulta inamovible, más, en el caso de una mujer.

Todo rallada se va ver a Don, y le explica el cambio en la presentación como si hubiera sido una decisión suya, y se va de allí más rallada, cuando Don sugiere un cambio en el punto de vista de la campaña, confirmando así sus sospechas de que la estrategia planteada no era tan buena como pensaban.

Por el otro lado de la oficina, seguimos también la pista de Joan, que cobra protagonismo con el comeback de Bob, un personaje que tenía muy olvidado, hasta el punto de que el cerebro no se ha preocupado en proporcionarme toda la información necesaria para seguir un hilo que lo ha destapado como un pretendiente de Joan, pese a no existir entre ambos el AMOR, motivo principal, por el que Joan rechaza la petición. Una proposición que además sirve para sacar a la luz la pérdida inminente por parte de la agencia de un importante cliente.

También Pete Cambpell con su visita a NY con su espectacular rubia a la que no olvida pasear por la agencia, tiene su espacio en el último capítulo. Especialmente para señalar que lo suyo, por mucho que ella quizá quiera algo más, es una relación pasional efímera, la de un Pete emulando a ser Don Draper, pero de puertas adentro, tal y como se ha visto con la reacción que tiene en el hogar con la llegada de su esposa, sigue teniendo celos, ergo sentimientos hacia su mujer (recordemos que aún no se han divorciado).

Por su parte, hemos asistido a un Don extraño, con paso más firme y estable, pero como suele ser habitual en él, mera fachada de un sentimiento más ambiguo que deja entrever con sus miradas y gestos. Un Don que recibe la visita de Megan, pero parece estar siempre pensando más allá.

Hasta aquí, nada del otro mundo, incluso un pelin decepcionante para ser el penúltimo capitulo antes del parón. Pero entonces, ha habido la explosión, el Big Bang de neuronas en la sala de oficina de guionistas que ha dado lugar de nuevo a la magia en esa secuencia difícil de borrar en la epidermis. Una Peggy desesperada por dar con la clave para la campaña decide llamar a Don, después de Stan, para buscar su complicidad. Y éste, tras despedirse de Megan, accede a desplazarse a las oficinas, donde una Peggy, con un buen punto de alcohol y apalancada en la silla de un Lou ausente, se abre a Don de mala manera. Primero recriminándole su actitud, el no saber nunca lo que éste piensa, el estar desconfiando de sus intenciones, pero luego, ya con el trabajo más avanzado hemos asistido a un momento íntimo de una gran intensidad y belleza, en el que los dos se han abierto los corazones el uno al otro, y a modo de confesionario, han esgrimido sus dolencias sentimentales. Peggy abatida por ser una solterona de 30 años sin hijos, Don por haber sido un padre de una familia ya prácticamente rota sin recordar como era su día a día  con ella, e insatisfecho con su papel en la vida.  Una catarsis de diván que ha servido para desenredar ese lazo que les impedía dar con el concepto clave de la campaña. Y con un colofón que ha hecho soltar las primeras lágrimas, cuando el “My way” de Sinatra ha empezado a sonar en la oficina – el himno de Sinatra como vínculo de dos personajes que se asemejan cada vez más -, y los dos, íntimamente unidos tras abrir sus caparazones y despojarse de sus máscaras, han empezado a bailar pegados (¡¡es bailar!!) y se han fundido en una muestra de afecto sincera y tierna, en la que se parecía transmitir el profundo afecto de Peggy hacia Don, que si me dejan opinar, traspasa el ámbito profesional, y un Don consciente de ello, que la ha arropado con tanto afecto que hasta Pol Pot hubiera vertido una lagrimita de seguir en vida.

Parecía el final de ensueño, broche de oro, pero no, los cabrones tenían más munición para seguir extrayendo líquido de las fosas  oculares. Después de embarcar a Megan y a la novia de Pete dirección a Los Ángeles, y que se confirmara en la junta de accionistas la importante  marcha de un cliente AAA (¿era Chevy?), y el nombramiento de Harry Crane como nuevo accionista (a este ritmo todos los copy y secretarias van a ser accionistas) con tal de orientar su estrategia de negocio, hemos asistido a una maravilla de desenlace. En que Don Draper, Peggy Olson y Pete Campbell, comparten mesa en uno de los establecimientos de la hamburguesería de su futurible cliente, y mientras Peggy le explica a Pete la nueva estrategia, de la que éste no es demasiado entusiasta hasta que Don da el aval, (otra vez el juego de adulaciones hacia el gran mentor) la cámara hace un zoom out, dejando al trío sentado en la mesa, disfrutando de la comida, y personificando el concepto de familia que quieren subrayar con la campaña, mientras una dulce partitura suena como BSO, en un plano que parece robado a una película de Frank Capra.

Pero que nadie se confíe, Weiner ha demostrado poder ser retorcido, y capaz de hacer varias maniobras con las que dejarnos con el culo torcido, ¿o acaso veis un final así para la serie? Solo el maldito tiempo contiene la respuesta.

5 Comments

Juan Jesús 20 mayo, 2014 at 15:16

¡Saludos de nuevo, Omar Little! Antes de ver el episodio ya había leído cosas muy positivas de él, pero me he aislado de cualquier “spoiler” posible y, al llegar las 23:30 (sí, es de las pocas series que veo legalmente por la tele, en Canal + en este caso) me he sentado y me he dejado llevar por esta locura con nombre y llena de “locos” artistas.

Es cierto que el principio era de ser un capítulo más, que iba a pasar sin pena ni gloria, pero si algo está demostrando esta temporada es que TODO tiene su fruto positivo.

Semi Chellas ha escrito un guión excelente. Primero, nos enseñan el crecimiento profesional que ha sembrado Peggy a lo largo de la serie, con una presentación muy precisa y, desde mi punto de vista de estudiante de traducción), con una seguridad envidiable. Lou no pudo siquiera recriminar nada, pero claro está, de Don y su visión pesimista, perfeccionista e idealizada de la realidad no se puede decir lo mismo. Había algo que no le gustaba. Y afecta en un primer momento a Peggy de una manera que nadie esperábamos.

A esto le añadimos que luego Campbell, acompañado de una rubia que derrite hasta el hielo de las copas en este pequeño viaje a Nueva York, señala que la presentación la tiene que hacer Don porque tiene más experiencia.

El caso, no me hubiese gustado estar en el pellejo de la publicista. Que se te ponga un poco en duda tu trabajo y, tras tenerlo casi finiquitado, te dicen que lo presente otra persona que encima te ha “jodido” bastante, tiene faena.

Por lo demás, la historia de Joan y Bob Benson se veía venir. Joan no es tonta y que Bob no era heterosexual se sabía desde aquel roce de piernas con Campbell en la sexta tand de episodios. Aquí ya lo han confirmado al ciento por ciento. Es triste el pensar que vivir en una mentira, como es casarte con una mujer a la que puedes querer pero amar, sea mejor que ser como realmente eres. Y todo porque ya se saben lo que los grandes jefes de las compañías (en este caso de la publicidad) tratan a los personajes gays (mírese Salvatore Romano de esta mismo serie). Y, aunque en este tema hoy en día se ha avanzado mucho, aun queda mucho camino por recorrer.

Y, para acabar, quería expresar lo que han sido los dos momentos claves de “The Strategy”: el baile y la reunión del bar. Y pensaba que yo era el único que había soltado una lagrimita con ese baile entre Don y Peggy, tras ese día que empezaron como perros y gatos y acabaron casi como dos tortolitos. La interpretación de Hamm y Moss, unida a una dirección impecable y la esencia de Mad Men nos ha dejado una escena solamente comparable al episodio más notorio del show, The Suitcase (4×07). ¡Sin palabras! Y claro, cuando piensas que va a terminar, nos muestran esa escena del trío en el bar, y piensas que, con lo odioso que es Campbell, lo relativamente terrible que puede ser Don y la evolución, a menudo negativa, de Peggy; que todo ello desaparezca y se fundan en una conversación de la que cualquier fan acérrimo de la serie presenciar. Pero claro, nos silencian la serie hasta el próximo lunes, final de esta mid-season para luego tener otro año de silencio (en lo que a Mad Men se refiere) y, emulando lo que tú dijiste en otro episodio, luego la nada. ¡Mad Men es lo más grande!

Un saludo y hasta el semi-final 😉

P.D.: esa escena del bar, ¿no es una referencia al final de The Sopranos? Al menos a mí eso me pareció.

Reply
Cristian 20 mayo, 2014 at 17:13

Se me agotan los adjetivos para describir lo que acabo de ver, un capitulo extremadamente brillante, estuve esperando durante todo el capitulo la presentación de burger chef, pero en cambio los muy cabrones nos han hecho llegar a las lagrimas con una escena SUBLIME que bordea la perfección absoluta con Don y Peggy, ha sido una maldita bomba lacrimogena (como diria Pet)la cantidad de sensaciones que me dejo ese ultimo plano con don y peggy bailando my way ha sido devastador, disculpen la exageración, pero es que ha sido brutal.

Esa canción perfectamente podría haber estado inserta en el final de la serie, que debe sentir don cuando escucha la letra de la canción?!!

I’ve loved, I’ve laughed and cried
I’ve had my fill, my share of losing
And now, as tears subside
I find it all so amusing
To think I did all that
And may I say, not in a shy way
Oh, no, oh, no, not me, I did it my way
For what is a man, what has he got?
If not himself, then he has naught
To say the things he truly feels
And not the words of one who kneels
The record shows I took the blows
And did it my way

Brutal!

Y cuando ya estábamos completamente entregados, los cabrones vuelven a soltar otra joya, me refiero a la escena final con esos diálogos, miradas, música, planos, la noción de familia etc. perfectamente podría haber sido un final para la serie. No me quiero ni imaginar como se vendrá el próximo capitulo

Reply
cristian 20 mayo, 2014 at 19:37

Queria añadir, que si hacemos la asociacion del la escena del baile con la parte final de Times Zones, el contexto cobra aun mas sentido, increible la necesidad mutua de contenerse entre Don y Peggy y para que decir la interpretaciones de Hamm y Moss, sencillamente a otro nivel.

Reply
Omar Little 20 mayo, 2014 at 20:03

Ha sido un final de traca, que ha hecho aflorar las emociones como pocas veces. No nos cansamos de repetir las virtudes de los guionistas de la serie, pero esa secuencia de Don y Peggy denota una dirección de actores sublime, evidentemente correspondida como Weiner manda por Jon Hamm y Elisabeth Moss.

No me acordaba de lo de Bob y la mirada a la entrepierna a Pete. Gracias por el apunte Juan Jesús.

Buff Cristian, ha sido empezar a leer la letra de Sinatra, y otro latigazo ha recorrido mi espina dorsal. Acojonante esta temporada

Reply
Omar Encarnación 24 mayo, 2014 at 14:53

3 profesionales brillantes con clara incapacidad para mantenerse a flote con sus respectivas familias ,van a proponerle a Burguer, una campaña resaltando dichos valores, muy irónico, verdad? Mad Men, sencillamente es sutilmente descomunal.

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.