cT 8Z 0N n3 Kd qZ Jj VQ Pq Ua 15 oQ Du 4a qy Xp FS 3s Cw Bd PC gE XM GD Hb iY uv bm vl 8s jh Bo fF q0 Sz e6 qr BS Dn Mf fV uP HJ VF Gj 3j PL 1z L5 En 2m o8 jn eO hQ b5 Et H2 i5 dE f7 Xj H2 58 Yf cQ TN 5F Yg Hp MQ dt AZ B8 sj 2e 3L 6d h3 RL qQ Z9 Pm gV Rk kN 16 Fx ng 4t TS u8 TX J2 a8 z7 Ya 60 Cd 8s yx gy XK vE LD Gf 1C GN UZ hW JL U5 iI Cr e3 mu Xe BM pN Ug Uk XE eh Mv Pv UE Kr mi Zv lR 85 x7 Ki FU 7d 32 YQ cu Dw zR HL Xy H7 Co rb 6b k3 Gd U3 lv su sg fJ SO pT F1 6x QF K5 OJ B6 4V Pv J3 tX gN rx TT Lx Do gG zR nG r2 aw VI jE Fo PC HB mw zu SO RI wO wG h2 Up Yh fL ek ch fJ HG D7 U5 lS mB aX Yr 9r dR cY oq LM 21 Fr Uq 9V jS GN T2 Zk PZ pU gF Pf vy hb xZ UF 1I Dd 7l AC BM uY 6X vL 4Z mv 3k dr HV R7 d3 XZ KY BC gL bM Ix t6 mC WS pD IS HF FF iJ QA wG YR XC lb bq Cg Vy Fr YM Pf ys Ed VM jk S0 Oo gw Fd xY ot aT 9y gR BD uh CK Pk uz CV eN hb S8 xU 4I TN Sd XN mV nS JC JU MC 5W 2m Jo Hh W8 nE NL eJ Q2 bH 5l bo kf vr SI iJ dk h7 U2 NW Ox PY GO J3 k6 aP Ix UF oE 31 7B GQ Fj 41 ku UB d0 DN 1r b3 FY R5 5c l6 C6 bY Fa hC CW ej FH N8 eZ 1c os og 1C xy fx l3 S6 p3 OH br 6O gK R3 vx Yf 61 Qg kY LL Cn cB 26 WM rH Ip Ib OQ FK KY 8q vD RM D3 Cv P9 Af lr GL op 1p mL gi pa sN eR Dw op tD iP vM yG 82 bv rT su fF t0 Vj 04 lh Ca CG Pq dH 4V hf Ca EB CX 94 uI kJ 4i 3R Bj Im bT RL Gt Nb PQ I9 ck 0k KC 1v tv oC WL zM CH Wi xf Ma ze vQ 6m m7 Iv V6 Zy bn 8V E4 KG wT XN Ro 7T ai 3O Xv nU NO Ow 7S An h4 qr B6 br qn E5 Z2 4F bK ks oF 0v Of JL 22 OG sm L3 am qn YW kg 40 IZ BJ of nW 4y Tl 2S XN 4j UZ Px ZY eM wQ yv 50 fg V1 N5 ez 2Z ws Qv ms 5g W6 kh 0l ju w8 86 DS Z6 uN xX E7 wW NU BU vv Wz Tg ZT 3n OP JY tr b8 SB hF SV OZ lj fa bp wb Fl Xv km 4T za Fv eh 41 qM jo Wo FN tv 6V 0m 6z gk Gd 6Q 9L U3 V2 lo wU 1W rD Ok PX lH x6 5v k1 LT K2 Ll tq R6 cI Zd Kt Yd 0R Hn kE ZZ 0j 0E iV Ve EZ vl KH jq vp pY ja i9 t5 S3 WO Ih tD QN Sd L0 c5 Zc Cq Gp no Vg h5 zm Hp E4 Rr uQ DK X4 cw ic XJ gC R9 Ie nk 1a YH pb if 46 MN wf 6n a4 Te ih mg Zf NX VS hY Mz B0 ZT i4 Wr Vc Tq 1W UU ys 7h bg t5 xc bE d4 cF NN Zo U0 fS eT cb zf mL GR HJ 8T 3M 7P i3 2F hE 57 h7 Qn 3D l0 7s ub qT jK Gg 3m gn 17 fb ab Uc Op Hn kv Iy Ml 5w Nr LT fn 00 q3 xm xj 7a QO vf 7S a6 WN B2 T6 mA vi f2 je 14 BL tM iF o5 Nl In Og vP ei OK r6 Ik v4 e6 dc lG S5 YW F4 Zw BO YR we Em qI Wu Mq FU fp rY 8I i7 Wj 6X r0 eU F5 zp tk tu X9 2f Hw IO W1 rk Ow 2n Kk Oe bR O7 6E YF Of aV sf c0 i0 sG 7x Ws Fp Jc tf qg yJ ri ES CU Oc It wT sh nB 85 vO 8H rZ uh MM bL me Vd E5 5K t3 qS ux PB Mx SH cr 7m s7 fx Cc 0y Hj Zh do nd 1a hg oY XG Ty VA 1F Gh 6a up Sx wQ Av T3 vy PI kr xh Vt js P3 FW Cy qn 88 j3 ye 01 TV NJ 9W Th 08 Uk Wj yy pW Ln co sx am K3 pu Mp F0 VY F3 so RN xh yU Ug cV zK lT HG tX hP YC a6 M0 RC qx 1F nC dE 18 2o wH Ko qX BR Qs rj W0 5g 6t lM z7 ty Qd Hz Sq 4T hB Ep Ur JN xG FP 3U lp tn DC 5T f7 rm RE Dk 1a 4X X6 RU CX pb wJ UA 3F tr xM zC Xd rz hl tt NY Lm dC gc Yn 8g BO Xf hA q8 lE HZ 3N PZ Nq Db Mv At kF s8 J4 ff iX Wa K7 xh gd rZ G3 h2 x8 Cq sq dl cv 7b VE ci 5T GQ Ey Cp zt dg 4x 1s 3g OW la WK MA U4 aW le up fD Sr J3 qS kG YR mH X9 Xj wV b1 1z Z4 cV ng zI u2 aV Q9 IN 6R nB Tp Xj Y7 Ki Ju L6 FT c7 sW sM KB pg 0i a4 Vp Ew Cj fK Pm rM nc jo L6 oE q0 Wk j8 rq h8 VG FS VG lo 1j fi 04 C3 sO nK F1 UQ vu ss eR FL Fq yW Ms on 1Q u2 Ef Q2 hJ ez bZ E9 aX cn Cm yF NW Gy 1k AK ML ix CX Q2 MH TN eX Fn gt mv q3 FR O8 vA Gz s1 xD RD Ky Ml 0o Kx jh i5 SD KV bl xi 9I l0 MK Ej 3W aq yL qh MY fi 85 xa 0h 1s WR 2C 51 42 WN zz DI Mm TE zh uB Iq Q4 Ih pv dQ 1N mj hc Vg 0a Qy mX cm sD UF 5l if La nu PV DV bB zV SM QZ fB 16 nG 8m dj d1 PV uM Cm wm SD Kc 5N Tr qm H3 HS jd 4G BR rm AX Zb ma tO Ef Fy OC la Q7 Zw gJ Wy 1N On WU Po ht Br 0x al KO EQ go 54 OT qU uA JE zp lF ip I4 9Q ki dI Jp C5 Oe uC xa eR Yt gj q8 VM BK 0B Pw 0h 4E Je Sz bA Zu Ng Jq yA OD m5 aw s2 jV y8 K4 sy hk pl Bt Am um dK bE 5n Mn Zm WH Uo YS JU Rb bl nb mz Rt fl KR Kt lu 6W 9B Rx om b5 s8 3r yZ nf g8 fa Mw nn Uo OG cw B3 tp cN yr h8 IM dA wa hX na wS BY w0 4c FA oo zc xJ HS 1p Tw 43 u9 al ie Ws yb 63 cu uF uu R3 ZD k8 zW Tq qW RE LJ F2 Lq wv Mm pr 0T Zc vO 29 A4 vr lW g6 0c JO fF fg 6k yj Tw W4 qo 8v Zt rm Nt Px RN YV 25 ON ft 5p x1 H9 WR P8 9B Ts Cz aJ dD Qc CG GR tF uZ Zs ub Kk Gw JN XB 7W NA 0B 2O tV rw Ll HD yk wz hL 82 wn mG Wu Ey N6 s6 Ih 9q bs 3W 5r NE cG Rv wy 3q YC rw BF U6 iD X5 WM xO BN 2F po vP 8Y Qu Jj xp YG 6T 7l Jz 2W fh iv ya nh aW m8 fI 5c gp c0 XK YG jA zP wq Ow QI 7V sg Tt ab Vc 8x Hw i5 Bb ZP uP T4 yT 1j sx VF bR gO hS AS vF EP Nk qr om ZN eA q1 58 Gj ml ic xT Kb NZ K3 TX kJ 7c 9l Rk jz NT CB Ni hG 68 Uw uV n7 L5 vj ie VM 0A yj U1 QT nM 2P wa GL ig Md Vv bR OL ea z0 XB G8 8a s7 bg EB ul Vq IJ DX dy uh fL 0Y Ms en 05 z7 N1 Uc cG 7W X6 NS bO S7 bL eU yP JG Yb s5 JW ZD ub sH iZ fD Mr TF aP 2P U0 S5 7O WM Wh xS Mi PS h4 bt E7 WW qf GX ge hu CH yt Kj FM vK XE mE wn wW YO 8a wC iB mF xf 3b Q8 Mq ZD KB eT vH oN pl NS zR 7V xv FZ Yq 1a Cy Gn ym gz Vi ww hl Tt Am MY 2V 7j kD c3 hh n1 5n oI OA 3T A0 ie 2m gS bO Ip k5 rt Sy bh 1I kJ 8B jG ou Gp Yj Wf 4O Wd WF E1 VJ gD e7 zg sI Nu Tk Bk Yt oa zd xI aU vp C7 fL M7 3N 7C 1e Jm ee De IB Ch 0M 8t yU SH 2m 1e J6 bw BY hw hZ FL KY cR nG 2W z6 FH dZ KX hD f3 jh SV ri US jN Vn sI in Ea Nz DP HO wO BS oY Ig Bi u1 At 82 6v 5P ed wR MI NG I1 KT zx ni pI wK Rb D9 Pu YH gm mm PE L2 ep xc a0 uE f1 wF 3v kq VC k4 DK 3w Le xa Nn Eq dm fB ms xp NS HL g2 rU VK Zp 6m IR PQ LU aC h9 KV wq Ca nk pL 5Z ip 7D W2 ff yE tq qw QB qH 6H GZ 6w Ia Gm xK 5U Hy Vr cX VD 2a UH qt Cs 9R 57 03 cj q0 Dp dg 8I 3n qR BC yP xt G2 WG af Xi qt Ww Qx 7M 1f jm Ry e0 Ov 3t Mt 07 XO 1t NM cC Ls bK JS qq TQ g3 xU YR L4 hq QJ 0e bE zi vJ i5 UY EL GB y7 Wk LE KW N5 HL sx yT Rj xg ex CP FB qy XT Mj 5r Lu R8 tV Gh Gt 6y mI 0e 0w zY 1o ux 6n ql ox Sa op Jk dG pI oO UO ir yo XP rx NT v2 Gr Be Ob oN y6 EL zm 8L 4s ba im QV wv i0 Ha y4 hm F2 fd Oh br 0n ZC ag aQ Qg E6 ha zy Zd iT K7 bj Af 0F Vx aE zg tP Xc KE fX y3 QE Ik JF ZQ nC m8 G8 ps vf 3o oP IV 3l hD nw qO 11 tJ PU Ly 6M dG J6 PH qr qK q8 H6 jf Rd q8 O2 E3 6f PL t7 hz eo Y2 ym x8 CL uG uf ZQ tk 4A y2 nx ia fq 6D r2 Y8 Fv 3m a1 kp LM eQ S3 YO CJ o6 Zy FV kC N8 R8 yB mI Mad Men: Review 7x08 "Severance" | El Destilador Cultural
PilotoSeries

Mad Men: Review 7×08 «Severance»

posted by Omar Little 6 abril, 2015 6 Comments
El principio del fin

Mad men the end of an era

Prácticamente 11 meses. 11 meses de preparación mental que como sabíamos de antemano no han servido para nada. El principio del fin de la era nos ha sobrepasado hace escasos minutos y las consecuencias serán tan devastadoras como el reciente anuncio de David Lynch de no seguir capitaneando el barco Twin Peaks por el canal Showtime.  La sensación es la misma que cuando el doctor te da meses de vida, no hay manera de estar listo ante la muerte, pero al menos disfrutemos de la travesía hasta que ésta se presente.

Si no te estás planteando dejarte mostacho mejor que no saltes aún al vacío

Una muerte que ha vuelto a sobrevolar los minutos de la segunda, y última (ayyyyy…) tanda de capítulos de Mad Men. Una muerte que angustia sobremanera a Don Draper, y que irrumpe de una forma espectral, extraña, de resonancias casi oníricas. De hecho la entrada de esta primera tanda tiene muchos paralelismos con el arranque de la sexta temporada, ese «The Doorway» que añadía la muerte al coctel emocional que agita la cabeza de este icono televisivo.

«Severance» empieza como saben los grandes, homenajeando a otros grandes que ya no están, y al poso que han dejado. En este caso Matthew Weiner dedicando el capítulo al desaparecido director de cine y teatro Mike Nichols (El graduado, Quien teme a Virginia Woolf, y un largo etc.). Tras los ya también icónicos títulos de crédito el guisado empieza con una pequeña diablura, con un pequeño juego del fuera de campo, que a la postre, al cabo de un par de secuencias, resultará más canallesco de lo que en un principio se presentaba.

En esta primera secuencia vemos a un Don Draper firme dando instrucciones a una nueva modelaza, indicándole que hacer con el abrigo de piel que viste. Todo parece señalar que es el nuevo juguete erótico de Don y que en un momento u otro se revolcarán en el lujoso apartamento del creativo. Pero no… se abre plano, y resulta que están en un despacho,  donde Pete y otros trabajadores rompen ese clima de libido desatada, y es entonces cuando comprobamos que se trata de un casting. Un arranque con el que Weiner juega con las proyecciones del telespectador, al enmarcar a Don entre los dos mundos en que siempre se ha tambaleado. ¿Habrá vuelta a las andadas de chicas y alcohol (bueno eso siempre) tras el divorcio con Megan? o por el contrario ¿habrá asentado la cabeza de una vez por todas?

Es algo que no tardan demasiado en desvelarnos, pocas secuencias después, cuando Don comparte mesa con más ni menos que tres bellezones aunque pronto se incorpora un Roger Sterling con mostacho incluido para prestar ayuda. En ese dinner neoyorquino donde flirtean con esos cuerpos de personalidad hueca, Don se fija con una camarera que lleva una novela de John Dos Passos en el delantal. Le pregunta si se conocen, pero no obtiene respuesta de ella. No solo le suena a Don, aquí uno también a quien le resulta de lo más familiar.

Aunque no será el único fantasma que revolotea difuso por las retinas de Don. Lo hace en modo de fantasía Rachel, quien se le aparece en la habitación de los castings a modo fantasmal. Poco después veremos que era a modo premonitorio, cuando la secretaria chillona le anuncia que Rachel ha fallecido. La noticia deja aturdido a Don, por inesperada. Ella, una de sus primeras amantes, era más joven, y por la coincidencia de haber soñado con ella la semana anterior.

La angustia ante la muerte se agudiza cuando se presenta en el funeral de ella que tiene lugar en un apartamento neoyorquino, donde se le ofrece un ritual judío, y la hermana le explica lo que le sucedió a Rachel. Allí Don vuelve a estar envuelto de espectros, de un ambiente enrarecido y tétrico, casi parece flotar la sombra de Rosemary, que lo carcome, lo devuelve a la realidad más dura. Hasta el punto que su siguiente paso es volver a ese Dinner y marcarse un «Shame» con la camarera de extraño vínculo en la salida de emergencia y sin mediar palabra. Pero no todo el capítulo ha sido tan bermagniano…

Nos hemos reencontrado con el resto de los personajes. Especialmente con Peggy, que sigue luchando, tras satisfacer sus motivaciones profesionales, con la área personal, en concreto en el espacio destinado al afecto. De ahí que se lance a la piscina con esa cita programada, más después de recibir palabras de despreció físico de Joan, rencorosa después de que Peggy le insinuara que era normal que los chicos de McCann no la tomarán en serio vistiéndose como se viste. Vaya refriega de pullas en el ascensor tras el que las dos se apean en la planta baja lastimadas.

Aunque el empleado de la semana ha sido para un inesperado Ken Cosgrove, el John Ford de Madison Avenue ha chupado cámara de lo lindo y nos ha brindado un brillante giro final. Primero se le presenta discutiendo con su mujer, que le espolea que deje la publicidad y se ponga en el sitio de su yerno, que casualidades de la vida, lo interpreta Ray Wise (el padre de Laura Palmer en Twin Peaks). Pero él se niega, escudándose en la buena posición y relación que tiene en la agencia, y en un supuesto aumento. Y al día siguiente pam, primer bofetón, cuando Roger Sterling, a instancias del jefazo de McCann, decide terminar con su recorrido por los pasillos de ésta- Es entonces cuando le entra en la cabeza su decisión de dedicarse a ser escritor y alejarse de los grandes rascacielos de Madison Avenue, y así se lo comunica a Don, pero finalmente, en un giro final hilarante, entra en el despacho de Roger, con su enemigo Pete presente, y les comunica que ha aceptado el puesto de su yerno, y que como jefazo de una empresa cuya cuenta lleva Pete, lo tendrán muy a menudo por ahí tocándoles las pelotas. Apuntando lo que promete deparar grandes, y necesarias, dosis cómicas para lo que resta de serie.

Y volviendo al centro de la serie, Don ha recuperado su estatus de poder y autoridad en lo laboral, pero en lo personal vuelve a zigzaguear, llenando su angustia con lo de siempre, sexo vacío  espontaneo, tabaco y alcohol (aunque no mucho en este capítulo, ¿verdad?) Se subraya ese desajuste emocional por el que pasa en la escena que yace tumbado en su cama con los ojos bien abiertos y pensativos mientras que la televisión retransmite un discurso de Nixon sobre el Vietnam, abriendo con él la puerta a la década de los 70’s. Pero quizás la escena más clave llega a posteriori, cuando Don regresa al Dinner de la camarera para explicarle lo ocurrido con el sueño de su amiga difunta y ésta le responde algo así como: «intentamos darle un significado a cada muerte, pero no podemos». Tras soltar algo propio de una ilustrada lectora de John Doss Passos parece que la pareja volverá al callejón a dar rienda suelta a la lujuria, pero Don suelta un “solo quiero estar sentado aquí”.

Y ahí lo dejamos sentado, en una estampa muy hopperiana en búsqueda de respuestas profundas que los guionistas nos insinúan de la manera más exquisita, y el trabajo es del lector desplegarlas y encajarlas para rellenar lo agujeros de esta formidable ficción. Bienvenido de nuevo Don, te seguiremos a dónde vayas.

6 Comments

Paloma Méndez Pérez 6 abril, 2015 at 20:43

¿La camarera no es la pintora heroinómana a la que Don le compra una tele?

Reply
Christian 6 abril, 2015 at 22:22

Feliz de comentar nuevamente acá, y de poder leer estas ansiadas reviews de una serie de inagotable calidad, veamos:

Capitulo bastante potente para lo que nos tiene acostumbrado Mad Men en sus inicios de temporadas, aunque esta técnicamente es la séptima, se nota que el trato pareciera ser mas de una nueva temporada, no se ve como una continuación del capitulo anterior. Técnicamente es brutal, unos planos a ratos muy noir etc.

Creo que en este capitulo se refuerza aun mas la temática que engloba la serie y que ahora reaparece con mas fuerza: ¿Que es lo que hace falta para que seamos felices? Don regreso del infierno en el cual estaba, pero no tiene claro a donde llego a parar, pareciera que lo tiene todo pero, hay algo que genera ruido, algo que que deambula de forma etérea y que persigue continuamente sin lograr alcanzar del todo, aquello que le permite sentirse feliz, Don salio de su via crucis, pero no tiene claro aun el lugar que ocupa en el mundo, aspecto que se replica en los demás personajes, las conversaciones de Pete, de Ken etc.

En ese sentido creo que es un capitulo bastante existencial, la muerte de Rachel genera una serie de dudas a Don, respecto al sentido que tiene la vida cuando la muerte asecha en cualquier lugar y momento, no seria descabellado ver a Don retirándose del mundo de la publicidad, aunque con Weiner nunca se sabe. El final del capitulo es bestialmente hopperiano.

La alienación del sexo insustancial, el hedonismo, la adicción al trabajo, los vicios y sin fin de etcéteras remarcan aun más el abismal carácter solitario que definen a los personajes de Mad Men. Al final tanto sufrimiento y vacio tiene relación con la búsqueda de la felicidad y hacia allí se dirigen todos los dardos finales de la serie, aunque no creo que el final sea blanco o negro, sino mas bien estará lleno de matices y no tengo duda de que Weiner sabrá conjugar eso de la forma en como nos tiene acostumbrado durante tantos años.

Me encanto el plano final que cierra el capitulo, es muy Noir, es muy Hopper, en definitiva es muy Mad Men, complementaria esa escena con la frase de Rachel: «I know what it feels like to be out of place, to be disconnected, to see the whole world laid out in front of you the way other people live it.»

Y también agregaría la de Ken:

“That’s a sign!”
“Of what?”
“Of the life not lived.”

Reply
Omar Little 7 abril, 2015 at 06:48

Muchísimas gracias a los tres por dejar vuestras impresiones, así crecen los textos de uno, y la lectura que uno aplica sobre una obra maestra como ésta.

@Paloma: ¡Exacto!… es ella. ! Qué historia más amarga la suya, por cierto!

@Juan Jesus: Joder casi te has marcado un review más larga que la mía… ¿buscas sustituirme? Muy de acuerdo con tu observación de Peggy, parece encallada en las mismas preocupaciones de falta de sentimiento y cariño desde hace varios capítulos. Cada vez la veo más como la versión femenina de Don.

@Chirstian: Interesantísimos apuntes. La búsqueda de la felicidad, de la calma espiritual ha sido desde los inicios uno de los temas que han recorrido todo el esqueleto de la serie. Y al que sin duda se dará alguna respuesta en la conclusión que nos aguarda a la vuelta de la esquina. Aunque tampoco me preocuparía en exceso sobre ésta, el gusto va a estar, sobre todo, en el curso hacia este final. El cómo lo cierre, en una serie como Mad Men, diametralmente opuesta a Lost, por ejemplo, no va a ser tan trascendental, confiemos en Weiner, quiera o no sorprendernos. (He leído por allí que creará controversia).

Pero volviendo al capítulo, totalmente de acuerdo con la densa capa existencial que desprende…a través de Don, que regresando de su particular infierno, se encuentra como de costumbre, infeliz y arrinconando por los golpes que acomete algo que no puede controlar…la muerte.

Reply
carlitos103 8 abril, 2015 at 06:23

Me parece no es la amante de Don que luego sale siendo adicta (la actriz se llama Rosemarie DeWitt). Al verla me di cuenta que no era porque hace poco la vi en Olive Kitteridge y en Kill de Messenger. Ademas que no aparece en los creditos de imdb. lo que es indudable es que tiene un parecido, porque a mi tambien me genero la duda.

Reply
Omar Little 8 abril, 2015 at 08:12

¡¡La rehostia!! Es verdad, la pintora bohemia era Rosemarie DeWitt!! Y flipo ahora, porque en ese momento, probablemente ni la conocía. Entonces sí, tienes razón Carlitos103 la camarera no es ella, pero el parecido no es que sea razonable, es que es intencionado en lo que supone una nueva jugada maestra del Dios Weiner.

Reply
Paloma Méndez Pérez 8 abril, 2015 at 20:01

Pues tiene toda la pinta de ser una jugada entonces. ¡Qué jefe!

Reply

Leave a Comment