Series

Masters of Sex: Review 2×05

posted by Paloma Méndez Pérez 13 agosto, 2014 2 Comments

Masters of sex 2x5

Alguien está apostando por ti. Aunque luego el caballo se parta una pierna en la carrera y tengan que sacrificarlo. Ahí había un boleto de apuesta con su nombre. Esa es la declaración de amor de Helen a Betty, en mitad de su cena para buscarle novio al personaje de la comediante Sarah Silverman. Está claro que solo se apuesta por un caballo cojo por amor. Y eso puede resumir la relación entre el triángulo Gene, Helen, Betty.

No es la única incorporación a la serie en su quinto capítulo, también el personaje de Courtney B. Vance, nuevo jefe del Dr. Masters ha venido para proporcionarnos algún rato incómodo, como ese final del capítulo después de su metáfora sobre el salto al lago helado, en el que arranca el cartel en el que Virginia y Bill anunciaban la búsqueda de voluntarios para su estudio.

Vemos resolverse los problemas de otra relación entre mujeres. Virginia enfrenta a la Dr.Lilian DePaul para plantearle la cuestión que tantas veces se planteará en el futuro, cómo influye la vida privada en el desempeño laboral. En este capítulo la serie pone sobre la mesa dos temas que siguen siendo motivo de debate en la actualidad: la cuestión racial en Estados Unidos y el feminismo. La reacción de Libby ante el asunto piojos y su actitud al disculparse, nos pone en situación de lo que eran las relaciones interraciales para la mayoría de los ciudadanos en aquella época. Basadas en el mando y la concesión. La conversación de Virginia y la Dr. DePaul se podía recrear en directo en cualquier oficina actual. Es la primera vez además en la que Virginia es tomada como ejemplo para otras mujeres y ese es precisamente el motivo de queja de Lilian.

Virginia traslada la cuestión a Bill, lanzando un órdago en forma de retirada de su participación en el estudio. Visitada por Libby, atacada por Lilian, con su libertad en duda, decide dar un golpe de mando. En este capítulo tomamos idea de su grado de autoridad. Lo más importante es que ella misma se hace consciente. Ya intuimos que van a hacer historia.


2 Comments

Juan Jesús 14 agosto, 2014 at 08:54

A pesar de que el episodio anterior no me pareció estar a la altura de la serie, he de decir que he disfrutado mucho de este. Bill Masters es un gran personaje y médico, de eso no hay duda, pero es que pensar que en aquella época una mujer como Virginia, prácticamente de la nada, lograra cambiar la visión del sexo de una manera tan relevante es apasionante. Y es cierto que en “Giants” ha conseguido sacar a la leona que lleva dentro, haciéndose dueña y señora de cada situación (Dra. DePaul, Bill en el hotel…). Sin palabras. Por lo demás me ha parecido divertida y sentimental la escena del ataque de risa de Hellen y Betty. El resto ha seguido su curso parsimonioso y cuidado. Ya veremos cuanto tiempo duran en el hospital (de negros) si ya el propio jefe es el primero que está poniéndoles la zancadilla en la investigación.

Un saludo y hasta la próxima 😉

Reply
Paloma Méndez Pérez 14 agosto, 2014 at 21:39

Hola Juan Jesús, yo creo que lo mejor del capítulo es que empezamos a tener conciencia de la dimensión histórica de su estudio. Como el personaje de Virginia toma el mando, la charla sobre saltar al lago helado… los propios personajes van sabiendo que harán historia. Y Helen, Betty y Gene van a ser un trío muy divertido.

Un saludo

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.