Series

Orphan Black

posted by Paloma Méndez Pérez 13 julio, 2014 0 comments

Orphan Black

Orphan Black es una serie de la BBC America que podríamos encuadrar en la ciencia ficción, aunque más bien es un “El caso Bourne” extenso con protagonista femenina. En la que entre dos actores se comen 8 personajes memorables.

Cuando alguien me propone ver una serie de ciencia ficción que se basa en la existencia de varios clones, lo primero que hago es arquear la ceja a lo Cersei Lannister (esa mirada la tengo super ensayada). Yo he visto Expediente X (en su día y de mayor), Fringe, y aguanté cuando los osos polares empezaron a salir en Lost, pero darle un voto de confianza a una serie con unos actores desconocidos y con ese argumento la verdad es que me costó.

Ahora me arrepiento de no haberla visto antes. Aunque la serie se basa en la existencia de varios clones y juega con varios conceptos de técnica genética y evolucionismo y aunque uno de los personajes principales es una estudiante de doctorado en biología evolutiva experimental (que ahí es nada) es fácil de seguir para alguien ajeno a las Leyes de Mendel. Más que otra cosa la serie plantea conceptos como la eugenesia, la clonación, la arbitrariedad del criterio científico, la libertad para decidir sobre el propio cuerpo… para mí el concepto que mejor resumiría el argumento es, cómo es pura suerte que los avances científicos estén sometidos a cualquier tipo de control. Las leyes son lentas y para los legisladores esto no es una prioridad; los poderes económicos atentos, rápidos y hambrientos de aprovechar cualquier situación por muy alegal que sea están ganando la partida y en el caso de que haya científicos con un criterio ético propio no son más que 1 entre miles, cada cual con el límite puesto en donde buenamente considera.

Tatiana Maslany y su troupe de hermanas

Al César lo que es del César. Lo de Tatiana Maslany en la serie pasa de lo meritorio a lo inolvidable. Interpreta a unos 5 personajes por capítulo y a veces interpreta a uno de esos personajes haciéndose pasar por otro de los personajes. Desconozco en qué escuela de interpretación explican algo así pero esta chica está creíble de Sarah Manning (digamos, el personaje principal) de los otros más o menos 4 clones que aparecen y además está absolutamente convincente de Sarah Manning intentando ser cualquiera de sus hermanas. Impresionante. Además el personaje de Sarah Manning es especialmente complejo, con muchas facetas como madre un poco outsider, como adulta con problemas, con desconfianza que va evolucionando según avanza la serie tejiendo una serie de lazos afectivos con madre adoptiva, hermanas, hermano y varios ex o novios. Evolucionan igualmente los otros personajes y esto es especialmente mérito de los guionistas que no permiten que la serie sea un monólogo de Sarah Manning con recurrentes disfraces. El resto de clones tienen vidas igual o más problemáticas que la del personaje protagonista.

Es una chica

La serie como os comento tiende al thriller. Es especialmente difícil encontrar un personaje femenino protagonista en una serie thriller, más de ciencia ficción. Ya lo vimos en Fringe, pero aquello era una serie dual y en la que mandaban igual Olivia Dunham y Peter Bishop. En este caso y con este extraño reparto coral la serie es eminentemente femenina. Lo cual nos muestra roles muy diversos sobre la maternidad, la infertilidad, las relaciones de pareja hetero y homosexuales, la infidelidad, el alcoholismo, la transexualidad  y las relaciones esporádicas. Que uno o varios personajes femeninos de una serie se traten con esa naturalidad es esos ámbitos es algo extraño. Lo predominante es el encasillamiento o la complacencia.

El hermano

En la serie hay a su vez un personaje que acompaña a nuestra protagonista como fiel escudero. Es un hermano que se pasa media serie con un atuendo que ya quisieran en una carroza de Chueca. El actor que lo interpreta es a mi opinión el segundo gran descubrimiento de la serie. Se llama Jordan Gavaris y es canadiense aunque clavó el acento británico a tal nivel que engañó a parte de sus compañeros haciéndose pasar por inglés parte del rodaje. Es la “loca” más digna y con más integridad jamás vista en televisión. Recibió algunas críticas por considerarse un personaje producto de un estereotipo. Yo defiendo desde aquí que el estereotipo era evitar el estereotipo disimulando la homosexualidad de los personajes como si no afeitarse y vestirse de vaquero lo hiciera a uno más digno. El personaje de Felix Dawkins es el clavo ardiendo que proporciona el equilibrio dramático de la serie. Es de una nobleza y una integridad envidiables y que se pasee en tanga por su casa o tenga un criterio algo alegre para elegir compañía no lo hacen mejor o peor ser humano. Es sin duda alguna y junto con Lafayette de True Blood el  queer que supera el estereotipo precisamente a través del estereotipo. Estereotipo los dos amigos de las chicas de Sexo en Nueva York.

 

Éstas junto con el personaje de Helena “la Sistra”, unos de una secta que le han copiado el look a Arcade Fire y el trasfondo sobre la genética y la propiedad de las patentes, aunque la patente seamos nosotros, son las claves de esta serie. Tiene algunos puntos bajos como que hay una niña pequeña que sabe prácticamente de genética lo que un doctorado cualquiera y algún momento en el que parece que los guionistas están un poco perdidos atando la historia entre corporaciones, ejércitos, sectas y conventos ucranianos.

Hasta ahora son dos temporadas. Os apuesto que la acabáis en un fin de semana.

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.