Series

Piloto Franklin and Bash

posted by Lis 5 julio, 2011 0 comments

 

Por fin, un piloto que me gusta. Estoy que no me lo creo. Me he divertido, no he tenido ganas de dar a pause a los diez minutos de comenzar y he estado sentadita en mi sofá los 43 minutos de metraje. Todo un logro. Además he de confesar que me tragado de golpe los primeros cuatro capítulos, esto ya va para récord. Franklin and Bash (TNT) es una serie de abogados con gracia. No esperemos ver algo similar a The Good Wife, todos muy bien trajeados, con excesivo gusto por lo correcto. Aquí todo eso sobra. El piloto nos demuestra que tanto Franklin como Bash utilizan métodos políticamente incorrectos para ganar sus casos, el primero hacer que su defendida se quede en sujetador para confundir y despistar al abogado defensor, al jurado y hasta el mismísimo juez que no entiende lo que está pasando en su sala. Franklin y Bash se han convertido en los abogados de las causas perdidas y hacen uso de cualquier estratagema posible para salirse con la suya y ganar los casos que a cualquier le parecerían imposibles a primera vista.

De hecho es ganar uno de estos casos imposibles, lo que provoca que uno de los principales bufetes de la ciudad (Los Ángeles) se fije en ellos y les ponga un cheque en blanco delante para contratarlos. Aquí es donde empiezan los problemas, porque Franklin (Breckin Meyer) comulga con mantener el espíritu que les caracteriza. Un dato su despacho antes de ser contratados por la firma multinacional era el salón de su casa. Y además de pedir que tiren la pared que separa los dos despachos, le gusta trabajar como lo haría un diseñador, con su Wii, su karaoke y sus diferentes actividades lúdicas que según él le ayudan a preparar los casos. Y acusa a Bash (Mark-Paul Gosselaar, el inolvidable Zack Morris de Salvados por la campana) de haberse vendido. Esta pequeña riña acaba en una fiesta por todo lo alto en su casa, donde ambos demuestran y muestran sus verdaderas habilidades.

Entre medias, tenemos a Pindar (Kumail Nanjiani), un asistente hindú con fascinación por las nuevas tecnologías y con un comportamiento extraño que incluye una fobia a los pájaros que a penas le permite salir de casa. Carmen Phillipis (Dana Davis), que de latina sólo tiene el nombre, que se dedica a poner un poco de calma y es como un punto de fuga para Franklin y Bash. Por último del reparto secundario me ha llamado la atención, Janie Ross (Claire Coffee), otra abogada pero del bando contrario que es la viva imagen de la actriz española Michelle Jenner.

Como en toda serie que se precie, los protagonistas han de tener un lugar pre y post trabajo, en este caso es una restaurante de hotdogs (salchicheria) donde ambos protagonistas disertan sobre mujeres, empezamos el capítulo piloto loando las alabanzas de Marisa Tomei y acabamos prefiriendo a Scarlett Johansson.

A TNT le faltaba una serie de abogados para su parrilla veraniega y ha hecho diana con Franklin & Bash. Cierto es que debemos mirarla con ojos estivales, pero aún así Franklin & Bash me gusta. Es un complemento perfecto para convivir con The Closer (policías) y Rizzoli & Isles (policías+forense), gracias a la cual Mark-Paul Gosselaar consiguió este papel, ya que aparece en uno de los episodios de la primera temporada. De momento, a mí ya ha conseguido engancharme, y vosotros, ¿la daréis una oportunidad?


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.