Piloto

Breaking Bad: 5×01 “Live free or die”

posted by Omar Little 22 julio, 2012 0 comments

Breaking Bad Live Free or Die

Cuando decides abrir con la comida grasienta, calórica, maloliente de una de tantas cadenas de establecimientos de fast food indisociables del paisaje norteamericano puedes optar por mucha opciones. Sin embargo los mitológicos seres que se encargan de dar vida a esta criatura optan por Denny’s, la cadena más suculenta y con más obeso por mesa de todo el vasto planeta fast food. Un detalle más de una serie que hace de éstos una seña de identidad, y que solo los cabritos de sus guionistas saben cuándo, cómo y por qué nuestras mentes rebobinarán a este restaurante de carretera en la que arranca la quinta temporada con un Walter White cambiado (no solo físicamente) llevando a cabo una importante transacción.

Un corto flashforward que sirve una vez más a Vince Gilligan y sus secuaces para intranquilizar al tele adicto, descolocarlo y avisarle de lo mucho que estar por venir con apenas una breve cruzada de piernas (AKA Instinto básico). Tras este arranque, y los habituales títulos de crédito la acción de la quinta temporada empieza allá donde terminaba la cuarta.

Un Walter inalterable, frío y calculador se da cuenta de un pequeño detalle que ha quedado sin atar … el ordenador portátil con el que Gus seguía sus movimientos y los de Jessie en el laboratorio de amfeta. Un olvido de cojones teniendo en cuenta el abasto mediático de la muerte de Mr. Pollo, y las unidades de DEA y policías volcadas en el caso. En esas a Walter no le queda otra que ir en busca de Mike, quién se acaba de enterar de la muerte de su jefe y va, por su parte, en busca de Walter. Sus respectivos coches se cruzan en el ya familiar desierto de Alburquerque y Jessie convence al rudo Mike que no acabe con la vida de Walter, con el argumento que deben de solucionar el asunto del portátil antes que la DEA le clave el colmillo. Pero todo es demasiado tarde, la policía ya se ha hecho con él y lo ha enterrado como valiosa prueba en la fortificada comisaría, ahora sí que están jodidos. Pero eso nunca es del todo cierto para estos crápulas, cuya imaginación de los guionistas, una vez más, les permite volar por encima de sus posibilidades. Jessie lanza la base, y pronto Walter construye uno de sus delirantes planes, que hasta que no los ves en acción no te lo imaginas. Y en esas principalmente transcurre este primer capítulo de la quinta. También se deja ver por ahí al suspicaz Hank, lucido y observador, siempre receloso de las pistas visibles, y buscando bajo la manta. Y por supuesto el abogado al que todo hijo de vecino recurriría cuando más salpicado de mierda se estuviera, el genial Saul, al que Walter achanta de un modo que imposibilita pensar ni un breve instante con los resquicios de ese lejano profesor de química.

Ha sido una vuelta celebrada, a la altura de esta inmortal serie. Aun no han hecho explotar la metralla en todo la jeta de los espectadores, pero tranquilos que no tardará, es inminente que Walter se encuentre más agarrado aun por los cojones, sus rivales se multiplicarán cuando Hank, Jessie y Mike (quien ya tiene motivos para terminar con él) descubran todo el pastel. Y sin olvidar al enemigo oculto, a ese gran cabronazo que permanece en la sombra y que en cualquier momento puede volver a irrumpir: el puto cáncer. Es evidente que entre estos siete próximos capítulos y los ocho con los que contará la próxima y última temporada va a haber un follón que…pero aun no ha llegado ese instante, cocción fuerte pero sin acelerar los tempos…de otra forma hubiera sido muy animal empezar con un doble salto mortal. ¿Quién lo hubiera resistido?, con uno limpio y sencillo nos contentamos. Larga vida al rey de la química.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.