Piloto

Piloto: Gotham (FOX)

posted by Omar Little 29 septiembre, 2014 0 comments

Gotham FOX

A veces maldigo a mi YO por la cantidad de series excelsas que han pasado por mis retinas. Breaking Bad, The Wire, Twin Peaks, Mad Men, Carnivale,  o incluso Lost, convierten al resto en meras aspirantes, o muchas veces, en simple inmundicia catódica. Puede que en 1990, con tan solo 2.555 días en la Tierra y un background formado por dibujos japoneses y series infantiles, cuya mayor gloria sigue siendo Aquellos maravillosos años, una serie como Gotham hubiera tenido un pase. Pero en 2014, ya en edad adulta, y habiendo vivido la etapa fuerte de la edad de oro de la televisión, no me queda otra que referirme al producto de FOX como algo fallido, por momentos bochornoso.

Y es que para alguien que ha absorbido con demasiado entusiasmo la nueva literatura de los canales de cable, con sus personajes complejos, ritmo pausado si es necesario, escala de conflictos, temas adultos, en muchos casos, poderoso subtexto, la estructura narrativa y el concepto que irradia  Gotham, así como el desarrollo que implica, me entra a regañadientes.

Y ya de entrada el planteamiento episódico de Gotham me flaquea por su desmedida obsesión por el impacto inmediato, por la adhesión instantánea.  Todo va  la velocidad del relámpago, no hay tiempo para presentar los personajes – no digo ya en dejar que las acciones y las situaciones los presenten y dejan entrever matices de su personalidad-, hasta el paroxismo de llevar a la práctica algo tan ridículo como que el propio personaje se presente en pantalla vociferando su propio nombre. Y es que en el piloto de Gotham no se pierde ni un segundo para anunciar el carrusel de personajes DC que tiene previsto copar el metraje de esta precuela del universo Batman (el de la películas), y con el que se pretende echar el guante a los seguidores del hombre murciélago y su retahíla de enemigos.

Sin embargo todo ello juega a la contra en la fluidez narrativa. Todo ese atropello, esa imperiosa necesidad de presentar en un intervalo de 44 minutos el esquema de inicio-nudo-desenlace hace que la producción caiga bajo su propio peso, con diálogos irrisorios, actuaciones no menos lastimosas, situaciones absurdas, giros previsibles y abundancia de tosquedad en el avance narrativo. Lo achaco, siendo benevolente, a la decisión tomada de intentar embutir todo ello en un espacio de tiempo muy reducido. En la mala elección de hacer un procedural con el material.

Sin embargo, no van a ser las únicas piedras que le caigan. El ultraortodoxo de las viñetas se cagara de lo lindo cuando descubra que de Batman hay poco, o bien poco, y que en realidad estamos ante una serie policial mal interpretada y dirigida que pretende fabricar guiones bajo el sello de Chandler y Hammett. Y el resultado final, al menos en esta primera toma de contacto, no puede resultar más insultante a esos dos grandes de la novela negra.

Pero no todo va a consistir en echarle pestes. Gotham tiene unos niveles de producción bastante altos, algún recurso en la realización resultón, esa cámara siguiendo a Jim Gordon en una persecución y una estética algo atemporal y con ciertas referencias al Dick Tracy de Warren Beatty y a referentes neonoir, como Sin City.

Carcasa aceptable pero que resulta del todo insuficiente para alguien que engulle series como el obeso de tres asientos se zampa las salchichas en uno de esos ridículos concursos. Para éstos, esta serie no creo que llegue ni a la ceremonia de pasatiempo. Sinceramente hay demasiada mercancía para andar perdiendo el tiempo con esto.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.