Piloto

Piloto Last Resort (ABC)

posted by Omar Little 7 octubre, 2012 1 Comment

Last Resort

Desde las aguas ABC asoma el caparazón un submarino que promete dar mucha guerra en las próximas semanas. Su nombre en clave es Last Resort, y en su interior alberga varias cabezas nucleares capaces de hacer volar por los aires las mentes más acomodadas y desprevenidas. Y lo formidable es que lo hace ya desde su arranque, con un piloto explosivo que cumple con todo lo prometido por su trailer, y que da la razón a aquellos que confiamos en ella desde el principio.

Su trama se inicia con la llegada al submarino de un destacamento de Navy Seals en misión especial, a quien parece haberles salido la cosa mal, y quienes esconden sus objetivos e intenciones. Tras darles cobijo en el submarino Colorado, y transcurrir ciertos nanosegundos de calma (con penosa escena bailando “La bamba” incluida), reciben una llamada con ordenes de atacar a Pakistán con un mísil nuclear. Sin embargo, algo le huele mal al capitán Marcus Chaplin…. ni se ha seguido el protocolo habitual para estos casos, ni su país parece haber entrado en guerra, es la lectura que extrae al sintonizar la tele norteamericana y ver a Hannah Montana en pantalla. Así que decide desobedecer esas órdenes y con ello da lugar a un marrón internacional de descontroladas consecuencias, siendo ellos los que peor parte se llevan, perseguidos y atacados como traidores de la nación, motivo por el que deciden refugiarse en una isla, donde tampoco serán muy bienvenidos.

Nada super nuevo bajo el sol. Sin embargo, la forma de presentar esta nueva apuesta de la major norteamericana, y especialmente un ritmo frenético que te va dando violentos bandazos a medida que se van sucediendo los giros de guión bruscos, es para sacarse la gorra, y algo más…

La clave para su máximo deleite es no darle demasiadas vueltas a los sucesos que se narran en pantalla, y dejarse llevar por los tremendos y adrenalíticos tirabuzones, loopings y bajadas en picado que dispone esta montaña rusa televisiva. De esta forma, el submarino te proporcionará dosis estimables de acción sin pausa, ritmos acelerados, y espectáculo mayúsculo.

Aunque no todo son juegos artificiales, ciertos diálogos, la musiquilla a lo Jerry Goldsmith en presencia casi omnipresente, una fotografía muy ABC de producto fast food, las ñoñas escenas amorosas o flash-backs huecos con los que pretenden humanizar a los personajes resultan muy desechables, pero como digo poco importa cuando el tour es tan apasionante y sin cuartel, que apenas da tiempo para fijarse en todo eso.

Además tiene el plus de contar con personajes resultones. Solo por el colosal capitán Chaplin (Andre Braugher), quien demuestra tener un par de cojones más grandes que Eric Cantona emplazando a Chun-li en el campo de fútbol, esta serie merecía ser producida. También presenta atributos para aguantarle la mirada el oficial Sam Kendal (Scott Speedman) y Robert Patrick como tripulante malévolo. El resto de secundarios dejan bastante que desear, básicamente por el agravio comparativo entre las pelotas de hierro Chaplin y el resto de la tripulación.

Para un servidor es la primera incursión en terrenos minados por Shawn Ryan (The Shield) y la verdad es que salgo encantado con tanta dinamita y testosterona bien diseñada. Es lo más parecido que he visto en televisión al tour arrollador ofrecido por Michael Bay en La roca. Y lo dice alguien que nunca perdió el culo con Marea Roja ni La caza del octubre rojo. Además tiene ese plus de no ser propaganda militar, el rol de prescritos que juegan en contra del gobierno es otro punto a favor. Esperemos que la audiencia piense lo mismo, y nos lancen más dosis cargadas de explosivos para semanas venideras.


1 Comment

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.