Piloto

Piloto: Show me a hero (HBO)

posted by Omar Little 18 agosto, 2015 0 comments

Show me a hero

Tras una temporada estival de vacas flacas – extrapolable a lo ancho del año-, el seriéfilo gourmet por fin recibe algo de recompensa selecta. Hablamos por supuesto del regreso de Dios Simon a la casa que mejor lo ha acogido, a la que es de hecho su única vivienda, aquella donde desplegar su máxima de “que le jodan al espectador medio”.

Y lo hace con un producto tan tallado a su humanismo, a su mirada poliédrica, a su afilado ingenio, que difícilmente  podría salir algo fallido, incuso si me preguntasen antes de ver su piloto.

Un primer menú que nos aboca a Yonkers, una pequeña ciudad del Estado de Nueva York durante 1987. El primero en salir a la palestra es Nick Wasicsko, un resuelto e inexperto concejal que se lanza a la carrera de alcalde para desbancar a uno de vitalicio. Sin embargo, y tal como parece insinuar ese flash-forward de entrada, lo que en verdad recibe Wasicsko al tomar posesión como alcalde es un marrón épico que amenaza con destruir por la vía rápida el hito de ser el alcalde más joven de los Estados Unidos, y quien sabe, si algo más que su carrera. Un marrón que se presenta bajo una orden judicial que obliga al ayuntamiento a construir projects en zonas acomodadas de blanco, provocado un polvorín racista/clasista para que Simon se lance y se reboce a gusto.

Basada en una historia real, pocos materiales parecen más idóneos para que Simon vuelva a meter el dedo en la llaga en los hedores que supuran las cloacas del sistema político y social norteamericano. Por el momento, su piloto, lanza algunas balas de fogueo en esas direcciones, y de nuevo el diálogo y el subtexto juegan una parte importante – que nadie espere el más mínimo cliffhanger por favor. Pero por el momento no se ha visto la osadía ambiciosa ni la mirada afilada de The Wire, ni las bofetadas emocionales de Generation Kill, -para quien escribe sus dos mejores logros. Pero al contrario de la serie a la que sustituye en la franja del canal de cable norteamericano, por el momento todo sucede en los esquemas y términos previsibles, y la verdadera chicha, la balas de verdad, se prometen en la escalada de movidas que prometen acumularse en la oficina del alcalde electo. Además la excitación que provoca tener a Oscar Isaac de prota, al puto James Belushi de vuelta en el papel del alcalde dispuesto, y a secundarios de la talla de Alfred Molina, Winona Ryder y varios rostros habituales cubre cualquier vacío inicial que se pueda haber presentado. Así que sí, esperando ya el boletín de la próxima semana.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.