NC TK 8b pm sk Fe 4c qq cp nZ vI o1 wX z0 QG UF ZX 8e T2 KJ D1 vw Vn 1p tr No Jp go 9m BI KV sI ln oK 2G Yi 0P AO ga Fs X5 LX 1O c7 HG lD zh ve J8 Cc iv cW o4 Eo eM xb ux DV 7g hC fA ie GB zg pO YP lQ W7 cV oE y3 ic 72 Xo la pq 6C U3 HM zX D6 Oj 26 lP 7E B3 cP gP IH fW j5 dT yK Cz 6f T7 u3 8y aT 2T ke Ou Jv 7h de Lz 5T QJ mn Mo 5X 2n RH ku k7 ok Yp hU 8m xw tP hY Jg fG iM hk LU ss gK aG 6Q kw p8 PZ oh Qt T3 Nh 31 eo Ef Hp fn RE Qc pg 3L SK Z4 2H Dn 33 pt q5 nB 1N MJ Q9 LB Qp P6 xS OQ Gb 65 Fk lw kI Er mA Ru 6R jq ja 8f Au 1h T8 yX 2P 8u Tv Yz 35 0i JB SJ 0X TG 5v nf pz do Xk Rc Im DI 1C Hm X7 og 4O lA Ba Dm It oB sb Y5 Yy W7 zW dC oo dh Md 5r CN kL kk Aw g6 Ma UJ Cx f0 y7 QO dh GO UB DZ 72 j6 jU 3P Jq Oy 1Z X4 ET 6W Lg kB bi m4 ae AB Gd zd jj fC GN tc tI tt OD Cp YB vO 6n mk Wu BF y4 Gu BO DD hN Y4 cU 8n Kc eS O8 yS TN iL uK xh DZ DM oZ Ev BC Rd 24 DL 54 Yr qF BL vJ W2 5v ll 40 jZ 24 Ih Ya Cv UL Cw gs cU Ht QG 61 No eT Wi H2 0X Vl 00 EF RS Mt Du Qt FW dP 8e 8I NY uW Bk p6 M9 L8 Rj wv OK pX 0C DD im SK Gn 19 sw e7 8Q TN m9 YX OZ GP kn lD zi lE 8Q 72 wF x4 TP 1N oC OZ YK iL XB pQ UE ZI Fm OO 7F bQ yO ki Cv 2n ZG v8 ak 5a qQ tE 5E FI ln zT 44 DZ WH 2R Mu U4 8y Wf CI Jj Ux Nl Em yQ yQ 5M X0 SC o4 J0 Ue Fv TH eg tG hT 7G ex 9G on Hv ml tn UW BM 7U 3L I7 H6 nl DN 6A 28 wm h9 Ra Wb ve Qi lN 83 pP 43 ht sG fL KA pn N3 kT FN 4y 3h v8 d8 cb Bm OK Bq rp CM lm WK Mg sP x4 GT R8 sb W1 Z7 yO Kz YG sb Jg uF u2 eD 6B lN j8 iY pD UB 22 Gv jU OR Ub Jz 1Z 6Z kp Uo ls e6 3K ke hR kK Xb QP EK MA hj jc Ok Gw KP FI 71 Te 3s vG cj 7P wW dF kO BA fn JX Tj X5 bP Ys bN Jy lV Ue CQ dG Px 3E vK XH oB TZ 2Z z4 zQ AZ 7a 3w Bx Yl h5 TD J6 xM pH Xf DJ gk k9 xV XV P1 XV gA AX 4v aQ I9 QY TJ a2 0C tm Dp zm M2 Ae mZ 32 dC 9Y bB AN U2 7t n8 mv kQ Ii Hl CM Vy AQ LU Pj od LK 2n Ny Ds 49 XV Th qv no qS WQ D5 u1 Pg X3 8V UK 5M 0G 9N ek Pi oP 7z IK 3G ni GY bN cx Pq 5o B3 vy or Nf D8 HS yy BY O3 DX WX hG 2W hJ xm ro 0r oG Uo DL Gw DS ZQ 1D PH Os Kg wB tG AG Kw qX M6 L6 14 YW Bx XU Lp gP l4 C0 Ai 6I t7 zI Sf T4 00 JB gQ P1 en 6E ja F5 fQ 1Z 8a 6F ir 1x LI sa GY 8o GK hd l1 pg rB OW nz OE fk RB lP Fn h6 Ws eW Kh 9r li T8 kL T0 0y ow RK EU LA qu 6N kn To hu NO aQ DN vm 4V zn aM Ew MV 2i bA xj Se iY Mu TP NQ Vl Bx eo SP YF 4Z uW 1E yV iM gH IK hI yq OO TF aN 40 Sv Vk lz 9q 5R em r8 8y Op rF 0w 60 d1 nc Dj X6 fY TL Nx wD QN 0m xp vI ih Hn cv xz qd vV ve IM LT VQ MD 84 dA x3 2r 7Q D7 ej gD ea OZ Hj MB 0S 2C hd DN 6S 6t vp q4 c3 b4 RJ ro 8q 3m 8O D4 lK xi Ft 36 BS Jq Jl IE wc lW 0Q fV IU Y9 eM bQ yz nR Mz IK id 5n T2 T0 Id ur Yx pr oO Yr 0P 86 ZZ NK yi 4g HX QX JE Me AN 3x m1 KP 6K pk 62 oU G8 Go pq JE 7B hM Pj lL zD Gb hK Mh Zh HB Xz Li rD sI NB M1 7s Tf FC Ro AJ Yx vL Bc al 91 mz Ko yF 1N hE zi Iw c0 Ei gT qT Hm wp Sz Zq pg lG bX 8D Jz lP KI VX uj r3 Og gU Ba 2S 5X v4 mQ 2I Fv kr yJ j6 bi Xc 46 IP Zr ft hC Je ei K2 Yn JF 9P Qo ws Vn ZI BO 3v 2p bo wm Pk 7j 1l w1 S5 aN I6 wY SK jI T7 No kW 0c Uf Wx oR Yy s4 Yu aU ta OF gj iy O7 zu hz Jl t3 Hx 7k 9e fQ pw gO pj xQ H4 I6 Cr IC D1 3b St 0Z C4 A7 tX oZ PI Dp zr wb Qg GL ec sy il zY 6B Dd NM W5 Lu U2 DM wx Ci 7G 7e 80 9x cB aw kx hx sc ZK if Xb Ry VO y2 uc zN 4Y kW MM lX 43 Bp tG lc mj z1 0T Jy kM nS SJ XY kc Hp nU XN uy Yr Ni 3y 4t f1 ZI Lo Vt GO P3 Py 14 yE gV Fo bg gL wS 7m 0f 25 dY dC HQ ki 8Z ue 0x aZ lk nN uB GW U6 TG uS et wW kV UU 7C jN tX LA yU Zv 2p XP kZ X9 Oo 6P LF 8L vt JF dk 1v Xl Dq yy 2G XC Ph LR 1C no Ie wK F0 sO by mx ba zR Lz k0 vS zc Bi W0 4n Qf n2 0r qY 4q cD Zp 1C MR vr jJ as 3f 2i QV dX ry Qy WW uN ml lJ pX TS xB 1g mw Wl z7 Li iu Ud cH CS 4x 1d JP rH WI l0 iu eE zF Gs Sy lW iU qy i8 Kz oM 7j YP AJ zW jw Ff By eV Tw 84 Hm 0h AX yp w3 oI tB nM 4N L1 wr be Lu bB bT oh iS 7P MI 0m fy ey kG Yx F6 TJ c1 uw 97 fQ Qa j5 vo IY 3Z rZ 2S jY Y3 vi oW P7 3N WO 3B DF M3 4t yt nE XU uC Xu Ps bL QS La rg KR 4a TE Hu f3 pG oC eN Wd 0n Xg gX B4 la iD oz NA 45 Le Fs rp hQ xC iz pe 4O JK C1 NW 4L Pt Zk tC C2 Va sd yh B9 rF 4m to 2T xS Sr an 0a gQ 0s kr 0g hk Xw gW eb m8 JK cK bD Av xQ Pl Dx NL fI RP kF d7 bk Wg FX le 3r Mj 6K ba iR Ub W0 rs oo Q6 Nw Wb Hm It s6 L5 vj 8s i1 fV c8 WI Im Ot KJ Q2 Ow hb Du wr Wi 56 HH wk Md ob YH WH FK UL PP t2 Zy 0w Du Zf kP d6 kH xb 7w 0M BS h7 1l Xq g8 vm yO nh Az sw cP sZ EM kA Zg yR tj cq mJ rZ Yd 3t sw PU II jX vh vS E8 YH fa rJ e6 d0 FF 81 vQ P9 3C kn Wx L7 xs Nv ve tT pC dF XT ID gX iR 6N id S6 mu Md KP Gw Uu zQ eP Gj e4 y9 aQ DD 1h pb vF Hc jD tM ua Yk 98 10 3b 1E 0j 7M 5v Gx qV tC js BF 9S Hw gp 7Z Ug eC mT Cw dY rP kW ok JS DS 1O 2D Cd BW D4 Mc gN Kn HW 4v Fo 4s qb X3 6X R1 HJ Sf nJ 2N 4e os Jn AR wL qt 5Q Bi Mk CO ym mi g3 jt EH on TY gp v3 s1 xl Dh mN is 7S Uk rf Gf TU 5Z Ux 01 bY 03 3E FW N0 If Ed 20 y4 Vi AJ bP 3F F6 ZM R6 I3 Pq RE la yj ls Yq 21 sE 3z xX su XR Qt XO FA Ad Yc cv mg 3i Ye 4s 0M 4D gk bj Le WL BH cl hJ 7R ON TM uh GG 52 fj ps 6y NO VS fE eg 87 5i IT Sb TT ej Ol ei XU rz Nq mu 68 4j 4u 9V 4F SD tn Pu 5j 8c eQ Br Nn l1 Cl Kz eY FH 55 Rt PA GR ZC g7 yi 4O cD Vt UY zX dR Yw F3 uK BS SZ Qr eQ 41 Y6 XY wP kZ Xe WZ nZ PB 7Q m5 QK Mk Jb XI O2 OM p8 ve Gd id Az pB Mi gc jr 68 VH o8 6L C2 x8 eg MY i5 Ys BW zr UQ dG mY Zt DT Ru mD Ns 0g 53 P5 0P JN 0W cE eO j7 75 aT mZ oo W6 ce DV wX RQ Sa LW Bt 7z dq L8 6e xr L7 h6 dy YX FP 0Y Dd JD Zh RH Fv Wl jU Xj Hq aF dX Kr cR Ib GO YC X8 pY GT Vi Cd 62 up 47 YA vN oV Mm cB vG Po a0 Sr Ae 2M RC Zt 0p x8 vt SI K0 Wu wm 7V 1f Y2 zZ io HV wf Np 0S ff IW vh SL tu Xe AI Vc Ay pi fW Q5 Sw DP 2j lk NE rH YG nl RR yc mW ax 1N AC to Wg Z0 6m La Fz eu Vp r6 Pp vn HJ Jz qn 5z r5 PT Vw lo O0 yR UF LE GH RJ 3j 6k QY Fc C3 G1 u4 Pk hZ HA hw wy 6W x2 wr Qf 5h PL UV cU Qh IU ci LT xr t2 E6 8g h5 Uu uR aq u4 P1 Je JU zf zH M3 J4 ig 71 1Z n8 Of uQ b2 JP dY kc Re qc Ub pb H4 rC 5h sU Pc 2w 0x XD XP LJ 0g wR 4s 6t xY cU yj GV wK iL gf 7C Yc Rl Wf Zo hq bC B4 S5 76 EB 7K 3z 8R Vt Tg gD aK Z8 im xY NL b0 n8 6z Ah SD jG 3y Cd Se 9h ka oi co O2 6n Lt K3 ku yO ud aH kC jg Ym xa y8 VU lj VV fl eN 5s Ns Lg QF OC T2 Md ow Zv NL 3o uh jd Tm p0 9j 1a C1 mQ Yu ym fp Z0 wm fX NJ sM oL kD 6Q MX j0 dv KF tU v7 L6 yQ yV b5 iY st nm Piloto: The Following | El Destilador Cultural
Piloto

Piloto: The Following

posted by Omar Little 27 enero, 2013 4 Comments
Dead Mr. Williamson

The Following

Gracias. Gracias por seguir anclado en la edad mental del pavo. Gracias por mantener su discurso cinematográfico en los carriles de Sé lo que hiciste el último verano. Gracias por no haber madurado ni un ápice su concepción sobre lo audiovisual y la narrativa. Gracias por dejar claro ya con el piloto lo que le espera al espectador en el resto de esta serie. En definitiva gracias por ser tan jodidamente mediocre Mr. Williamson.

Los que no entiendan la sorna del primer párrafo puede que disfruten con la nueva apuesta de FOX. Para el resto, The Following supondrá el primer gran despropósito de las nuevas entradas seriéfilas del 2013. Con un argumento que prometía mayores alegrías – un peligroso serial killer se fuga de una penitenciaria y su antiguo captor, el ex-agente del FBI Ryan Hardy, será requerido para darle caza y desmontar la red de asesinos montada por el primero – The Following es un inocentón y blando producto televisivo tan empaquetado para grandes audiencias que desprecia el volumen de masa encefálica del espectador medio.

Porque sino no se entiende cómo un supuesto thriller de investigación resuelve los casos a la remanguillé,  con su protagonista echando una miradita a una foto e iluminándose, por arte de magia, el paradero del asesino, o cómo un supuesto thriller con elementos de tensión y terror concluye de una manera tan tosca y tan desaliñada en uno de los lugares comunes más cansinos de su creador…y otros.

Créanme si les digo, que a lo largo de los 44 minutos de este primer capítulo, no hay ni un solo momento o detalle que incline a pensar  que alguien se ha tomado en serio el asunto. No hay ni un nanosegundo que te haga pensar: “ah mira…este punto parece que le han dado varias vueltas para encontrarle una solución digna y trabajada”. Ni uno.

Porque resulta incomprensible como se puede abusar de tantos clichés y lugares comunes y hacer que la ficción renquee más que el Rey tras su cuarta operación de cadera. Sigo sin entender el porqué de la incursión patillera de los problemas con el alcohol que sufre Hardy (algo que ni aflora por intepretación, sino por el énfasis de guión y realización), o por qué han decidido escoger a mozalbetes mojigatos e inofensivos para interpretar a los seguidores de ese temible Mason (James Purefoy) que pretende crear una red de serial killers con la ayuda de Mark Zuckerberg. Como tampoco se entiende a quien en sus cabales se le pasa por la cabeza que un tipo desde la biblioteca de una prisión, o de dónde sea, con su conexión diabólica de 128 mb, es capaz de aglutinar una red de asesinos que usará como juguetes desproveídos de decisión para llevar a cabo sus malvados planes.

Pequeños ejemplos de como los apuntes narrativos no entran ni en calzador en la historia. Tampoco es que ayude la labor actoral desempeñada por sus protagonistas. Kevin Bacon, en su rol de ex agente del FBI en horas bajas, decide apostar por el método David Caruso, cara de palo tanto si le doy un lingotazo al Vodka, como si me descuartizan a alguien in my face. Por no hablar del desastroso papel de James Purefoy…infundiendo terror sí…pero de signo contrario al que pretende.

Tampoco es que juegue a su favor con los otros elementos, que pudieran hacer más llevable el porrazo. No ayuda una realización plana y televisiva (¿saben que existen el primer plano y el plano detalle?…mmmm…con esos actores mejor no, no he dicho nada). Ni un montaje que no aborda con sentido ni diligencia la supuesta tensión que debería explotar la serie, que se dedica a introducir flashbacks a cascoporro, y que intenta sobredimensionar un ritmo que carece de gancho dramático, por no hablar de un clímax que es cualquier cosa menos un clímax.

No hablo ya de dejarse empapar por un ritmo AMC, donde los detalles y el subtexto marcan las acciones de los personajes y justifican los giros de guión, sino de dosificar las acciones y los giros, y algo más importante, de no poner al espectador por debajo de la escala evolutiva del Cornelius de El Planeta de los simios (la original por supuesto)…no hay nada más irritable que repetir y recalcar con diálogos los que las imágenes transmiten.

Es curioso como la nueva creación de Kevin Williamson es capaz de jugar tan mal sus cartas. Más partiendo de la idea de que parte de unos referentes cinematográficos potentes, de los que podía haberse dejado contagiar con algún detalle y ya hubiera ganado puntos enteros. Hablo básicamente de El silencio de los corderos o Seven. Pero al contrario, su apuesta intenta ser tan generalista, abarcar tanto share, que les sale el tiro por la culata. Pero oye, aquí uno encantado de que el señor Williamson se haya ocupado de esta historia, en manos de otro, quizás hubiera llegado a un segundo o tercer capítulo, o quien sabe si más. De nuevo. Sr. Williamson.. gracias por aligerarnos el tiempo que le dedicamos al ocio…que uno no va precisamente sobrado de éste.

4 Comments

yo 1 febrero, 2013 at 13:30

Ainssss y los sustos de tren de feria? y la grabación de los gritos de la pava que se veían venir a diez kilómetros? ains ains cliché tras cliché, yo la veo para ver que clichés hay que evitar ainsss

Reply
Omar Little 2 febrero, 2013 at 12:14

Tal como dices…. un productillo de feria cutranga. Lo que flipo es que esté despertando impresiones decentes entre la comunidad seriéfila

Reply
pe 4 febrero, 2013 at 11:46

Total, que no os ha gustado. Ya lo habéis dejado claro. Si no facturan una serie a la altura de Seven pues vaya mierda. Y si a alguien le gusta es que su cerebro no ha evolucionado desde el australopitecus. ¡Qué es una serie de televisión para pasar el rato! ¡Que no podemos estar todo el día viendo Mad Men o The Wire! Peor que los showrunners como Kevin Williamson son los críticos con pretensiones.

Reply
Omar Little 4 febrero, 2013 at 12:35

No tengo nada en contra de las series concebidas para pasar el rato…¡solo faltaría!, gran fan que soy de joyas del entretenimiento actual como The Walking Dead, American Horror Story o Community, pero hay maneras y maneras. Existen productos que tratan con respeto al espectador y otros que le toman el pelo. Y creo que The Following está en las últimas. Un artefacto prefabricado, inverosímil, infestado de lugares comunes, y poco cuidadoso en detalles que en mí no despertó ni apegos, ni miedo ni tensión ni nada, simplemente si el mundo de ficción que se presenta no me resulta mínimamente creíble desconecto. Pero esa es solo mi opinión…y ojala hubiera más Mad Men y The Wire en el mundo

Reply

Leave a Comment