Piloto

Pilotos Amazon: Sneaky Pete vs Casanova

posted by Omar Little 9 agosto, 2015 0 comments

Sneaky pete vs Casanova

Es temporada veraniega de pilotos en Amazon, y este año han acotado la oferta a dos únicas series, ambas fornidas y prometedoras. Vistas Sneaky Pete y Casanova, es momento de valorar, votar, reseñar y decantar la balanza para que Amazon tenga más clara la decisión…¿¡o lo que sea que determine dar luz verde a un piloto para convertirse en serie (el que lo entienda que lo expresa a la salida en forma de comentario, gracias).

Y empezamos con la que más atención acapara, más que nada por contar con un secundario de lujo entre sus filas, un Bryan Cranston en el papel de un villano de armas tomar. Aunque no es la única cara reconocible, de hecho, Sneaky Pete se favorece de un reparto solvente: Giovanni Ribisi en la piel de este Enric Marco, usurpador de identidades. Pero luego, aparte del mencionado Walter White, uno también se congratula de toparse con Dominick Lombardozzi, y con Margo Martindale y Peter Gerety en los papeles de los abuelos, dos rostros muy familiares entre la seriefilia.

No reduce el apetito un argumento que sigue los pasos de un estafador de poca monta que cuando queda en libertad, alentado por una pequeña confesión de su compañero de celda, y con el aliento de unos matones que no le perdonan la deuda pegado a su cogote, decide irse a la afueras de la ciudad y presentarse en casa de la familia de su compañero de celda haciéndose pasar por éste. Una situación muy hitchcockiana  que de entrada dará frutos cómicos con la recepción por parte de la familia, y las fintas de Pete para no meter la pata y ser descubierto a las primeras de cambio. Pronto lo aceptan como miembro de la familia hasta el punto que empieza a trabajar en el negocio familiar  – una especie de cobradores del frac a lo judicial  – con su prima como jefa, con la que no tardarán en fluir destellos de tensión sexual, algún acercamiento ha habido ya con el piloto.

Aunque el tono general es cómico, también hay toda la parte criminal, que afecta el pasado del protagonista, y que podría suponer las notas dramáticas.  Por si todo esto no resultará suficiente para dar el sí quiero, saber que David Shore (House y Ley y orden) es el responsable del libreto, y que al fin y al cabo, estamos hablando de una historia de estafadores y criminales de perfil bajo, y el recuerdo de Better Call Saul, una de las mejores recepciones del año, sigue demasiado dulce.

Por su parte Casanova se aleja de su rival en tono, exigencias de producción y género. En menos de un minuto ya se nos pone en situación de que esto no es una serie para la NBC o FOX y que aquí se pueden ver tetas y peña fornicando. Solo faltaría tratándose de uno de los fuckers más reconocidos e históricos que ha dejado la humanidad. Pero en lugar de centrarse en esta etapa de hedonismo y pasión carnal, el piloto se centra en un Giacomo Casanova escapando de prisión para empezar una nueva vida en París, intentando dejar atrás su fama de gigoló incorregible. Sin embargo, mientras intenta labrarse una nueva imagen y ganarse el pan, los fantasmas de su pasado se ceñirán sobre él como esa pesada sombra de la que no puede desprenderse.

Casanova se construye así como un drama de época alrededor de esta figura y su influjo en las altas esferas de la corona francesa de la época. Aunque también refleja un interesante conflicto sobre el protagonista que hace ganar puntos al conjunto y promete capítulos interesantes: la lucha de uno mismo para dejar atrás su fama de fornicador y vividor a tiempo completo y abrazar el camino de la rectitud y el equilibrio.

Diego Luna es la punta visible de esta ficción, interpretando al famoso Casanova (¿acaso no habían italianos más guapos que el actor mexicano?), quien se pone a las órdenes de Jean Pierre-Jeunet. Aunque bien lo podría haber dirigido Milos Forman 30 años atrás o Saul Dibb, con lo que vengo a decir que ni rastro del estilo del de Amelie.

Sin embargo, y gracias a la libertad que supone trabajar para una plataforma online, no se cortan ni un pelo a la hora de mostrar pechuga o vísceras. De hecho hay una escena de tortura que ya quisiera haberla imaginado Takashi Miike.

Casanova es un drama de época muy bien armado, con un trabajo artístico y de producción encomiable, con un conflicto interesante y que aborda la parte menos masticada del famosos personaje histórico tantas veces capturado en la ficción.

Resumiendo, ambas series funcionan más que aceptablemente con sus pilotos, con lo que resulta verdaderamente difícil decidirse por una de ellas. Pero al no interferirse ni ser incompatibles quizás no haya que apostar por una sola, siendo solo dos, quizás al señor Jeff Bezos le da por aprobar ambas. Estaríamos de suerte.

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.