Piloto

Primeras impresiones: Patria

posted by Omar Little 28 septiembre, 2020 0 comments

Después de varios retrasos promovidos por el estallido del Covid y la situación derivada, por fin ayer se estrenó Patria, la ambiciosa adaptación del bestseller de Fernando Aramburu. Pregonada desde su anuncio como una de las producciones más ambiciosas de la factoría propia de HBO España. El resultado dispensado en su primer cartucho está a la altura de ese propósito avanzado por Miguel Salvat hace unos años durante su anuncio oficial y se alinea, sin ir cabizbaja, con el sello de calidad que garantiza la empresa matriz norteamericana.

“Octubre benigno” arranca con el acontecimiento que marcará de por vida los personajes que pueblan este relato sobre el conflicto vasco y las huellas emocionales grabadas con sangre y goma-2 sobre sus implicados directos. La trama resigue así el enfrentamiento entre una viuda de una víctima de ETA y la madre de su asesino encarcelado. Una chispa con visos de western rural que se inicia con el alto el fuego de ETA con Rubalcaba de ministro de interior y la decisión de esta mujer de volver al pueblo donde una tarde lluviosa cambiaría para siempre su vida. Los recelos y suspicacias del los habitantes del pueblo chocan con la voluntad férrea de esta mujer por recuperar su espacio público sin la lacra del terrorismo.

La narración diseñada por Aitor Gabilondo, showrunner y responsable de la adaptación, se lleva a cabo con saltos en el tiempo entre la línea del presente (2011), y los saltos temporales a los puntos calientes del conflicto armado vasco que sirven para entretejer las relaciones entre los distintos personajes, cuyo destino marcado por la tragedia y el horror ya nos queda rápidamente desvelada en la presentación de los personajes en la línea temporal más cercana. Sin embargo, y ahí estriba el acierto, esos flashbacks ayudan a construir el sinsentido de un relato reproducible en la mayoría de pueblos de País Vasco, donde amigos y familiares quedaron divididos y enfrentados con la deriva violenta de ETA.

El primer capítulo sienta una bases de calidad altas, tanto por la dirección artística, las localizaciones, así como un impecable casting ( ver sino al actor que da vida a Joxe Mari) y un prodigioso retrato de los ambientes colindantes, especialmente acertado con el dibujo de los espacios abertzales. Quizá lo único mejorable, sin que afecte apenas el conjunto, es la realización y el setpiece elegido para ciertas secuencias; como la manifestación de la kale borroka en Donosti, o cierto acting subrayado de los figurantes del pueblo. Como digo, detalles sin importancia de un producto que luce en todos sus apartados, especialmente mediante el interés que suscita el material original y el traslado a relato audiovisual por parte de un equipo tan competente.

Es solo la puerta de entrada, pero todo parece indicar, dispuestos los personajes y el tablero dramático, que estamos ante una de los visionados más relevantes de este curso, sin distinciones de formato o nacionalidad.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.