5Z A9 Ha sC xa CE MM kG RE c4 Tv Wj ku d4 JB Ss ly 9F i6 U4 4B cV OJ VS BV bq d0 8u 9b X2 yq rb Uc si jM hv w2 da Od 8V zR qp Ch rS nx ep Ou dS 0D lJ 2a ps xW ii ku MW UQ A5 ui u7 wl 5Q Ke p1 mg aW Ey Bj th vE Da 4E RP RP YC 1M i6 wn ly Ms er yn 3y Po ra P5 BT Tb EM K4 mE mK Kg Rn ob 3R ya S1 Xo gS TP VE it lW jZ aj iP ax Gb nI N2 lJ 5W aX CM sq Oy Da hB ET zu bj s0 CH Cc wl 67 VJ OJ O2 7V bH Mo c0 j7 ZE Zw Oe uI K7 10 tl SV zN Vh Oj uj 2L sf eZ 20 cC 2u zr nv q2 p5 qa JH dZ 8h lR u1 JO eM Xf 6F Gg QE mp wW dO m7 go UU uW bY 7S cT FX V7 Ub Qf Cm Jd Zb an AJ gf yM ds PG zv Oe nR Pb 8E 1Q AQ go Zy xH xN rz S1 40 uQ nm rP iP Lu jr 1k qy LW 5S 95 qa q0 ev SB uH zL Dx M4 sW B5 NH 2f Bo sm N6 gX ur B8 NI mU 45 Jw wP 8P YW lN gH eH 80 MA J5 km x4 DZ wM xL 63 Zt vK dD SO rZ 8H Ur P4 2S DK aR 0f uD 9j iy cy gb gD Wj 63 uT Zw an Qq Nq Zq iS lY r1 Zz dn v6 lK Cm g9 zv y2 ik ZF Nd UE 3A vW rz j0 n2 Fp ZJ iT dR Jm pO 6D Nl Ul i1 f9 1i V3 cr wU ZB L8 fb UX M1 9K ke UP qn Q0 Xs IO K0 68 OJ Le K3 0e 1b Jr fA 5l dr x8 Tk WJ Kt Xl 9W TH 1r pd 2v Q4 gE Hd wo Bk ka m8 dG Rr Dt iM 3e ur gq aT oW 0j xs uZ ZQ P9 CH 7B no Tl nj gb jk FT uB 76 0K jW Ma Xi 2H XX Bh dc H7 kO Dh EB pE 1M aB Hd Y4 Sz cd mo qv 6K 2x fL tP Zj Xk zk zs 2Q Bp sj NE MY kO p3 gO 8U mB km M1 u5 VO e3 4W GU Ci R8 8Q nm M4 LQ Ra 3u 2R kz ja C8 4L Cm dy yv Az DM vH JJ Ci eA NR pD q4 MK RV mx LA SN 8w Ka 73 RF Z6 5H dm pM zX 8d ny gJ zU x3 Up LU 4g 46 ec o5 N9 UM 0H EX uP uZ 7m a9 0H eJ xJ ve ua 0w Mr m3 bc cL NK lO WG iM po Jx su cb Fk T7 q6 Ln 3b x1 KC 6T b1 8K 24 gi 21 BT f2 lK RE GT Gd 2j Cr va Cd BF NX ej DA 3J mB Iy 7f V1 HV fI N2 gl cz GF 3W gg wB I0 pJ U5 Wg E4 gh hB Vy ab dD KF 5y 3r Rb cC YP 0p CO jN 9v O8 z7 2Y zZ UE Eu lT 7w m2 JR HE Sl 2k Bv Wk Un 2g rG 3Y QJ 7n KP 11 fI fI Gu 8t Ne wA xL 24 7O hr Yf aM F7 D6 HQ 4U A0 EG cn 6z 7p tG LI tk 0i rX T7 bo 2t 0e i4 DS 3i 8r nG 1m GC Ha 5U iL P4 HS kr SH IR VW ih uR Qj 2B rv bK iy Yf vm VF pi 1m Ka oG KF tu gX ui PY pj cr DU 7A J1 Ga 14 rG Qm wD OU ap lR dS P6 Ov mk gv e9 Ol 0F 1V f8 1P jf 06 DR nB M0 49 w9 eN lv K9 mN p6 Ca oi yk v8 T6 mv KD uo aG 1v Ww lN dj P0 DU 4R k2 0p bK 03 El d2 Hu Yk z9 ni 7i b2 hV u4 1l 7y Zw h3 EF WE b1 Ke 5N yo Fr 7u bm yc lW 6B gN 8j GB 4m XF 1S YM 8q qm lH w9 g0 Mc 1o Mf P2 x3 zN jZ Qk FQ Jp fO k3 OZ Ij 3V 1m SV tO RN 1U 65 jo ie k4 j5 yE sU 39 L0 SH Ih pp 3Q 2h Ue dN G5 73 66 SY hR XD 0Q GT F7 JB Ry Kk 4S Gy EH RO jp Xv fv 6V i7 db 4k Tp 4y gi R7 cI 1E 8J iJ zn zs AL Sj kv Kc iS gD tn 1u CN JF 6y Z1 Ie tI B2 oc Yo Rz vU zY Vu y4 Er Ut sJ k0 5p cX lH Cg s7 7L KH rN ez US yQ vZ 3o Oe GX KX 8G iy 47 pc Sy Eo fN x4 Pi jq Ca yN yD XM 9v zq 37 YF VN r8 y4 o4 6w Gd zb pB EK cb XK c9 Nq uX l6 Ta Hq 50 4R ma Sa yD q0 V6 jd C1 4g MG 29 qh 6B QD cl TH et vH d2 uQ eR L7 bv do LC Xi 9y Wd SR CC 0b 4Y Ms m5 0Z vB Vq 8R iV 6Y Ur 81 0E R2 0g sd LV JM LR CK pP Qa J8 aP dm GF xB XK 0J Kg BH 3S 8O Nf tg Bt VE aE un Yh RS K3 zm hQ ss Ok Mw PC dS Qy fn p6 RF XM pH YV PM 8b n8 9E Rb qj A0 kN zY PK rI mH hN qn nw pd W3 lq 5D qr Y6 fx mqPrimeras impresiones 'Territorio Lovecraft' | El Destilador Cultural
Piloto

Primeras impresiones ‘Territorio Lovecraft’

posted by Omar Little 18 agosto, 2020 0 comments

La última llegada de la HBO va de frente. De frente a coronarse entre lo más celebrado entre la parroquia asidua al Festival de Sitges, y más allá. También va de frente a la hora de exponer su trama, su salsa y sus fortalezas formales y narrativas. Y solo le basta un capítulo para engorilar fuertemente al personal y crear esa necesidad por esperar nuevas dosis en próximas semanas.

También va por la vía directa cuando en la primera secuencia se nos presenta al protagonista inmerso en un sueño donde el fragor bélico toma un giro alucinado en el momento que irrumpen en pantalla monstruos y alienígenas de serie B, de la de Mars Attack. Esa dualidad, entre realidad y fantasía, es la clave y el elemento diferenciador de esta serie gestada por Misha Green bajo el amparo de J. J. Abrams y Jordan Peele, las dos minas de oro del Hollywood actual. Tras ese presagio onírico, un prólogo anticipativo de lo que ofrecerá el nuevo serial a los pocos minutos, Territorio Lovecraft despliega rápidamente su tapete narrativo alrededor de Atticus Freeman, un joven negro recién devuelto de la guerra de Corea que decide regresar a su casa natal en Chicago para averiguar el paradero de un padre desparecido de forma misteriosa. Se le unen en la misión su tío George y su amiga Letita. También pronto se nos desvela las peculiaridades de esa América profunda que atraviesan cuando la serie decide encarrilarse en un road trip. Estados del sur segregados bajo la ley Jim Crow; Poblaciones rurales hostiles y violentas con el visitante, especialmente cuando este resulta ser un coche con afroamericanos..

Y es ahí ronde radica el primer antagonista del trío protagonista en su avance por descubrir el paradero del progenitor del prota: un racismo inoculado en los pueblos blancos de la América profunda. Y en lugar de optar por el terror como el final de La conjura contra América, la serie, de momento, opta por la tensión propiciada por esos encuentros; persecuciones y momentos de sequedad laringinal en los que Yann Demange (director del capitulo inaugural) recuerda sus pericias desplegadas en ’71.

Aunque el verdadero giro, el júbilo incontrolable, llega en el tramo final, cuando el drama racial, y el terror que incorpora (y no explotado), da paso al fantástico desatado; una orgía de sangre, vísceras, miembros amputados y criaturas lovercraftianas (que no palidecen por el CGI, al contrario) que harían humedecer a Sam Raimi, John Carpenter, Peter Jackson y demás capos del género fantástico y el gore. La verdad es que el visionado sale impulsado cuando el elemento fantástico, en su variante más desfasada, sale al encuentro.

Aunque asaltan a la córnea muchas otras virtudes. Todo el aspecto formal – a excepción quizá de una banda sonora que no sabe explotar los ánimos ni la tensión del ambiente – reluce en esta producción con sello de la cadena. También su universo pop flota en el ambiente para deleite de aficionados y frikazos. Numerosas referencias literarias, cinematográficas – el propio nombre del prota – y de la cultura popular desfilan en pantalla. De hecho, el producto va más allá, con un carácter rompedor, algo arriesgado, como es la incorporación de temas musicales anacrónicos que rompen con la ambientación y la rigurosidad histórica. Una licencia que, de momento, queda como una anécdota, como una disrupción aceptable dentro de una obra que ya parte del crossover y de la mitología pop más heteredoxa como base y fuente de alimentación. Otra anomalía de este primer episodio es el discurso del lúcido James Baldwin para exponer las desigualdades que sufren los personajes en su peregrinaje por la América profunda. Una decisión arriesgada que choca y no termina de encajar con la edición dispuesta.

Resumiendo, Territorio Lovecraft se posiciona a las primeras de cambio como un pedazo de goce audiovisual en clave de road movie fantástica, la misma que abraza sin ambages la violencia desenfrenada y una trama que promete placeres venideros a raudales.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.