PilotoSeries

Primeras impresiones Devs

posted by Omar Little 8 marzo, 2020 0 comments

Aprovecho la entrada de este post para entonar un “Mea culpa” más sincero que el de Plácido Domingo por la primera cagada de la influyente lista de las series más esperadas del curso (sic). Me refiero a ese Hunters que no saca jugo ni de su pastiche referencial ni de su inmejorable premisa y escenario. Dicho esto, también es momento de sacar pecho con la segunda entrada recomendada que ya ha sido estrenada. Hago ahora alusión a Devs, la nueva criatura de FX abastecida por la masa gris del reconocido nuevo mago de la sci-fi Alex Garland.

Bajo el suministro de HBO España – quien tiene los derechos en España – se nos ha abierto la primera puerta a un universo que se perfila de estímulo alargado. Empezando por una premisa muy jugosa. En un futuro indeterminado, con suficientes elementos como para determinar que es un tiempo por venir, pero aún con mayores señales que la conectan con nuestro presente, su trama se desarrolla en una start up tocha de Sillicon Valley. Ahí un desarrollador ruso llama la atención del singular CEO. Tras una exitosa reunión, este joven logra un ascenso a una división secreta y misteriosa cuyo nombre comparte con la miniserie. Sin embargo, todo cobra un nuevo matiz más misterioso cuando en el primer día en esta división top, con una arquitectura y diseño de alucine (entre Cube, 2001 y su Annihilation) el chico desaparece. Desde ese momento el foco se centra en una novia que desconfía de la versión oficial de los hechos que ofrece la empresa, así que decide emprender la búsqueda por su cuenta.

Devs se introduce como un thriller tecnológico embutido de reflexiones filosóficas accesibles y una trama que busca su valor calórico a través del misterio que rodea el producto, empezando ya por esas gigantes esculturas con forma de niña. A ello, hay que sumarle todo un aparato visual fascinante que dificulta apartar la vista de las pantallas.

Por el momento encontramos un producto con un diseño de producción y artístico de desabrocharse el último botón, una trama bien puñetera en la generación de preguntas y dudas, pero que a su vez, augura a pensar que quedarán cerradas de una manera convincente. Y por último, un plantel de actores que facilitan las ventajas asociadas a los puntos anteriores.

Garland invierte perfectamente el abultado dividendo acumulado durante en su trayectoria de guionista y director en un producto sci-fi inquietante y siniestro de adhesión instantánea.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.