PilotoSeries

Primeras impresiones: I Am The Night

posted by Omar Little 30 enero, 2019 0 comments

I am the night

El pasado 28 de enero TNT estrenó el que ha perfilado e insinuado como uno de los productos estrella de su programación 2019. I Am The Night llega respaldada por una premisa sugerente y por un elenco creativo y actoral de cierto renombre. Sin embargo, vistos sus dos primeros episodios, la sensación dejada en este servidor vacila entre el aprecio y la desconfianza. Una ambivalencia generada por el salto de calidad que existe entre el primer y el segundo episodio.

Si bien el primero sirve para dibujar la línea de partida: una chica de una población rural que, al descubrir que es adoptada por una familia negra, decide desprecintar los secretos de su pasado hasta llegar a LA, donde arrancará la pista (seguida en paralelo por un periodista alcohólico en horas bajas) hacia un prominente (y siniestro) doctor de Hollywood relacionado, de algún modo, con el caso de La Dalia Negra. A todo ello, se añade además una capa extra dramática con la identidad racial de la chica protagonista, descolocada ante una tez ni demasiado oscura, ni demasiado clara, que la deja en un lugar indefinido e intermedio en una época de segregación racial y racismo institucional (años 50). Sin embargo, estas premisas y apuntes,  se ven empaquetadas bajo los patrones de producción clásicos de TNT, o sea, un inflamado tufillo a artificioso y a papel mache (casi como esa serie noir….¿cómo cojones se llamaba?…eso, Mob City, que, al final, tampoco resultó tan fallida). Contrapesa esa sensación un Chris Pine acallando (y ya van tres, como mínimo) a todos aquellos que veíamos en él un Ken, un rostro bello y un cuerpo fornido para forrar carpetas de colegialas. Pine acapara las mismas notas de drama y humor con sus irrupciones en pantalla. La joven India Esley no está para lanzar cohetes, pero resiste los embistes de gracia de su compañero de reparto. El cotarro lo dirige Patty Jenkins (al menos dos de sus cartuchos), porque Carl Franklin y Victoria Mahoney también figuran en los créditos.

Sensaciones mucho más positivas se extraen de su segunda dosis. Desconozco si hay un cambio sustancial en las riendas de la ficción, o la causa que lleva a que este capítulo resulte bastante más satisfactorio que el anterior. Con la protagonista ya instalada en LA, e intentando iluminar más sombras de su pasado, la serie abraza con mayor ímpetu, y mejor resultado, la icongrafía del LA noir cincelada por clásicos del cine negro. Es fácil ver destellos de Chinatown o LA Confidential a medida que los dos protagonistas empiezan a revelar los secretos más inconfesables de la ciudad y sus élites. Aún es pronto para tener una imagen global del calado de estos misterios, si dejarán huella o serán un trasunto seriéfilo pasajero. Quedan cuatro episodios, y la ambivalencia de estilos y resultados de las dos primeras tomas de contacto casi que obliga a este adicto a finalizar el trayecto por mucho que sus próximas curvas parece bastante obvias, con lo que la intriga, seguramente, no provoque ninguna voladura. Volveremos a informar


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.