PilotoSeries

Primeras impresiones Tales from the Loop

posted by Omar Little 1 abril, 2020 0 comments

Por el momento, 2020, aparte de mostrarnos su perfil más aciago y despiadado, está resultando generoso en entradas televisivas. Estos tres meses completados también han resultado proclives para la sci-fi. Si Devs va camino de convertirse en una de las ficciones de la temporada, Tales from the Loop promete salirse de esta como una de las tapadas y sorpresas del año.

Será el viernes 3 de abril cuando Amazon Prime pondrá su nuevo producto en circulación. El serial, producido por Matt Reeves y creado por Nathaniel Halpern, se basa en el libro homónimo de ilustraciones y relatos del sueco Simon Stålenhag. La historia cambia el marco de los paisajes nevados escandinavos por el medio oeste norteamericano, Sus ocho capítulos transcurren en un pequeño pueblo que gravita alrededor del Bucle, un misterioso complejo financiado por el gobierno para llevar a cabo experimentos de física cuántica. Como bien introduce el personaje de Jonathan Pryce en su primer episodio, alrededor de este edifico se descubren los grandes misterios de la existencia – así como fenómenos imposibles, añadiría desde este reducto.

Por delante siete historias independientes que comparten lugar y personajes y que se entrelazan de una manera sorprendente. La primera de estas aborda el misterio y la búsqueda desesperada de un niña afligida por la desaparición de su madre. Una historia sobre la maternidad, y los vínculos afectivos familiares que emite una primera señal en “bucle” de la naturaleza de los relatos que esta serie pretende abordar en próximas entregas.

Más interesante resulta el cubículo estético y formal desde el que se despliega esta ficción. Tales from the Loop acontece en una realidad medio retro, medio futurista. Vestuarios y líneas arquitectónicas de los 50 conviven con paisajes de robots e inexplicables presencias y fuerzas debajo de la tierra, como si sus artífices se hubieran espejado en el videojuego Bioshock.

Todo ello maquetado con el tino del reputado director, y poco prolífico, Mark Romanek. También Philip Glass y el director de fotografía Jeff Cronenweth, así como el reparto encabezado por el mentado Pryce y Rebecca Hall, apuntalan la solidez de este serial.

Buenas sensaciones en el primer envite de esta serie de narrativa nada explícita, incluso despreocupada por dar ciertas explicaciones y en enredarse en demasiadas preguntas, pero con cierto fulgor lírico en sus imágenes. Se avecinan dosis estimables.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.