Series

Review: Masters of Sex 3×03 “The Excitement of Release”

posted by Paloma Méndez Pérez 28 julio, 2015 0 comments
Ve donde te respeten

Masters of Sex 3x03

Capítulo más calmado para nuestros protagonistas. Hemos rescatado lo que quizá fue la parte menos interesante de la segunda temporada. Repasamos:

Madre trabajadora. Virginia que a propósito tiene un hijo en la guerra, además de un bebé, que solo hace dos capítulos que eso pasó, también tiene una adolescente (Isabelle Furhman) suelta por casa en busca de amigos y conocidos como todos los adolescentes, que no duda en echar mano del libro de mamá para ver qué pesca. Se ve que el buen ejemplo y las enseñanzas de casa no son suficientes cuando una tiene que salir sola al mundo y así es víctima de lo que hoy llamaríamos violación y entonces llamaban cita. Virginia sin acertar tampoco dándole un trato de adulta cuando está pidiendo a gritos un modelo de conducta. Que no digo yo que esto sea fácil, no se me entienda mal. La escena de apagar la luz para el sexo, a mi liberado entender, sobraba en esta serie y con estos protagonistas que hemos visto mucho ya, y ellos más.

La revolución sexual. Y no es la canción de La Casa Azul, es un saco con 300 cartas diarias de quejas, llamadas al apocalipsis, amenazas de muerte y un testigo de Jehová en la puerta de regalo… como un Twitter pero por carta, que los tiempos mandan. Volvemos otra vez a la incomprensión aunque esta vez cuentan con algo más de aceptación académica aunque esto de las aceptaciones y el respeto ya se sabe, nunca vienen de donde gustaría. Por lo menos nos sacan a Beau Bridge en escena de nuevo para que esta vez le aclaren lo que es un rumor y lo que es una certeza.

Money makes the world go round…. Buscan un inversor y pescan o son pescados por Josh Charles (Will, en paz descanse, Gadner en The Good Wife). Esto promete trama para el resto de la temporada porque ha tardado poco en insinuarse a Virginia y en mostrar que piensa del negocio.

Libby, la vecina, el protocolo. Libby, a quien su marido le lleva siendo infiel prácticamente desde que lo conocemos, y hace ya como 13 años, quien parece que se liberó para volver a encerrarse., ha cambiado de oyente de su discurso moral y se ha quedado hasta satisfecha de ver como los infartos cerebrales van fulminando a las esposas que piensan en abandonar sus hogares. Parece que le podíamos leer en la cara, “yo a este hombre no lo perdía”. El colmo de la infelicidad es ser feliz con los castigos divinos sobre tus compañeras de farras. Yo mantengo que merece una serie ella sola ambientada en un psiquiátrico. Alguien voló sobre el nido del cuco, pero femenina y en serie. Arrasarían. Veo hasta el título, “Blanco es el nuevo negro”.

Como comentamos, capítulo con lo peor de los viejos tiempos, con tramas que no parece tengan mucha continuación descartando al playboy y la escena en la que el agresor le acaricia la cara a la hija de Virginia, que eso sí es para tener arcadas.

Esperamos más para la semana próxima.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.