Series

Review: The Good Wife 6×03

posted by Paloma Méndez Pérez 16 octubre, 2014 0 comments
Tercer capitulo. Matar a un ruiseñor

The Good Wife 6x03

Descubro que mis quejas sobre la trama de las drogas y el encarcelamiento de Cary eran absolutamente injustificadas. Mea culpa, ni una sola vez más desconfiaré del buen criterio de los guionistas de The Good Wife. Pero de verdad que tanto rollo sobre mi papá no me quiere, cómo voy a conseguir la fianza y a ver si con la ayuda de mi antes rollo, después nada, después rollo otra vez y después novia y con mucha pericia judicial logro abandonar el encierro. Pero que ni por esas. Pues resulta que hasta ahora nos ha dado leña para 3 capítulos y parece que va a dar fuego para más y después vendrán los rescoldos, que es eso que las abuelas dicen que queda cuando te deja tu novio. Así que desde aquí queremos dar la bienvenida a la trama carcelaria de Cary, sustituta de otras tramas como el trío con Will, el ex marido mafioso de Kalinda o cuando nominamos a jueza a Diane para luego desecharla.

Original planteamiento en el desarrollo y montaje del capítulo en el que vamos conociendo las distintas situaciones acontecidas por medio de las entrevistas con la consejera del tribunal. Sabemos por ella que Cary pasó su primera noche en libertad con Kalinda, que tuvo varias desavenencias con Alicia y que la aceptación de su situación por parte de los clientes no fue tan unánime como podría ser. También sabemos de la incorporación de los nuevos socios y de su ayuda financiera a cambio de una cuota de poder más igualitaria.

Nuevamente el techo del humor, ironía e inteligencia lo toca Eli. Lo último es engañar a Alicia diciéndole que su marido va a apoyar al fiscal Castro, cosa que todos sabemos Peter Florrick jamás hará. Pero claro, en medio de la vorágine de The Good Wife ya te puedes creer cualquier cosa, más si te la empaqueta y te la sirve Eli Gold.

Nueva ración de feminismo, algo más de trama jurídica e investigación que ya lo echábamos de menos. Además se agradece la aparición menos extremista, más madura e inteligente de Grace, ayudando a su madre con el Proceso Mathew. Así es un placer que siga apareciendo, es posible que incluso sustituya el buen criterio adolescente de su hermano.

Normalmente esta serie no peca de romanticismos, ni de frases tiernas, pero la conversación sobre las creencias del nuevo socio nos muestra que es posible que “Matar a un ruiseñor” sea la biblia de los ateos, de los abogados y del resto de almas perdidas.

Parece que a partir del cuarto capítulo veremos un giro. Citando a Alicia: “¿Cuál es el plan?”.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.