Series

Review: The Good Wife 6×05

posted by Paloma Méndez Pérez 30 octubre, 2014 0 comments

The Good Wife 6x05

Estamos en campaña. Para lo bueno y para lo malo. Para lo bueno, es decir para darnos una excusa para enfrentar a Peter y Alicia (flagrante ataque de celos de Peter). Y para lo malo o lo que es lo mismo perder algo de trama jurídica, aunque la verdad es que por lo menos hasta ahora reparten los minutos de juego con Diane, Kalinda, Eli y Cary muy dignamente.

Comenzamos el capítulo dándole la bienvenida en esta temporada a Elsbeth Tascioni. Esa pelirroja genial y al borde del la psicosis es un personaje que a grandes dosis cansa, pero que en versión wasabi (échele usted poco) resulta simpática y divertida. Está bien tener de vez en cuando alguna rival pizpireta y alternativa, aunque bordee la locura o la genialidad según se mire. Esta serie debe parte de su estilo dinámico y alegre al uso de secundarios poco convencionales. Un gran acierto que esa poca convencionalidad no sea el rasgo distintivo de los protagonistas, eso nos hubiese llevado a una reedición de Boston Legal y el nivel de Denny Crane es muy difícil de alcanzar.

Así tenemos algo de complejidad jurídica, un caso de sexismo y con Elsbeth Tascioni, y aun así nos hemos quedado con ganas de algo más. Vamos a darle hueco a la temporada que todavía nos traerá alguna que otra trama de juicios, que por algo la serie se ambienta en un despacho de abogados.

De quién confirmamos (en realidad no dudamos nunca) su lealtad es de Finn. “La otra vez no quisiste beber” le comenta a Alicia en lo que entendemos que estaba al tanto de que esta era susceptible de ser parada por la policía la semana anterior. Ahora es el invitado en la presentación de Alicia como candidata a la fiscalía. Su honradez, naturalidad, humildad y el hecho de que sea un héroe, se suman a su condición de miembro de la fiscalía bajo el fiscal Castro a quien Alicia busca sustituir. La elección de Finn como presentador y el compromiso con él, nos enseñan una vez más el estilo y los valores que regirán en la futura fiscalía.

Diane también protagoniza parte del capítulo al ser el bufete víctima de un secuestro informático de sus archivos y al enviarles la clave de rescate al correo de Lockhart-Gardner. Su negociación con David Lee debería estudiarse en los manuales “de cómo reaccionar cuando un abusón te responde con una obscenidad como argumentación”. Qué clase, qué estilo y qué manera de demostrar que cuando eres la más lista de la sala no necesitas estar continuamente alardeando de ello. Mala jugada de David Lee que culmina con Diane planteando una mudanza a sus viejas oficinas. Eso es hacer justicia.

También hace justicia la amante de Kalinda. Que la muchacha de origen indio era creyente del “por interés te quiero Andrés”, lo sabíamos todos. Que algún día le iban a decir “hasta aquí”, también. Ha tenido que ser la detective del FBI la que le deje claro lo que se llama no estar dispuesta a recibir cariño por lástima. Esta trama además suena a germen de pelea, desacuerdo, alteración del orden o lo que sea a lo que den lugar Cary y Kalinda en el futuro.

Final emotivo para enseñarnos “la foto”. Esa que Eli tanto temía que volviera a la fama. La del antes y el después. No os sintáis mal si no habéis mejorado tanto como Alicia Florrick, solo es porque ella lo ha tenido más difícil.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.