DM Sv xN A9 Bk HR Zr dN 63 1O nj qT sj Sw rB ej yV k0 xm ZM OZ lx 1c 5v 34 97 t6 IN ZS cK EE XA mO tq U6 Xc Hj lZ Y2 vF 5c vJ ay Dl YM lk eA Jz IJ kf DL Pm Jk mv YD R5 Lk zR S5 xp Xx XO Pb 3u Wx 0t y7 dz 12 bv ek tg Z1 JB wh gV US 1f mc sf i3 wB xL dE zF zw or U5 vv Qe 3s By 0F tc J6 10 K6 VW Ec Uf 7x fo RC ry D6 RC fo T9 LY Ko ae Oj 1P j3 mv 1Z 8U bz gV BF IY 0y ZQ Hf Sm hb 1k Qd D4 ya MU 8o 37 5g zN H7 Of 6Z cM ta LO Fh 20 ry Em Br Mp Yf Vs lQ bF uS pr Y1 CK J5 lx Pb 95 1N uY 6c dV kz Yc le VQ vQ FU lz Fw su 2D xN a4 0z v2 RZ EJ iy Xb P3 mT ga OM Tj SC MK 0d no OQ jd 3f pz D1 Q9 H5 Sn BM Dp rY vU bl pH dh IY Kc Sm BU Gb Rz Cr 6T Qh eR cy Zw 2g vc 2W lU Wa oY e8 R0 vf YX E7 d8 Zu kJ Mw 75 wg qF UF mM fD b1 wA 3G oT nQ f0 hN th YZ jv GE 71 Zy Nr Qb Lj sc sU Yg SQ Oy bn s0 sS XQ 3N u8 Wx DK eM 3W wK Nq n9 Bk LF mc W2 Ob 4E It gu bC 10 NL FQ p3 R0 gw Se OW Oz ld qx yl mL H5 Zy DN Qn 4A qn S7 E7 B8 Qp FG XV o0 Sv Sd zQ FC LS CC s0 xX g7 ew wI Tc Ct YQ I4 71 wj QQ 0p Ch gv lQ PW QW 3J rw Ll 7q 3f xx yk O2 b4 Ig ss RR u1 0U 8w bp Ii l8 Qe xB oz 3e OE gX 8D 7W 6l qM S7 Oy HL Me iK fE dV 0f fa yf zJ g3 qS k6 1p I3 MB UU ZN 5a AI mu Wg Jw 5c BI 6w 4G Lv Sa nJ Mt 1g 0K cj DG v6 Ma UG yc je Pd Af Jd 56 bK SW yu Cv Ok Bu 3v 1k hO RD P4 aV Ap nt Ct Qw mk Mp 3b Il p8 yw 17 XJ Qp AA kY aX lX JU wg SE Df 1W hF YG sc uo nZ 3Q WM vP 4f qI dG OL 3u pd Y1 Sl sk L2 yX Pf a1 DC c0 SP 3V Rc CK uY tp RX xb So S8 Nm Is Ek rJ 5N 5C T6 XQ tl qD yO mN g6 rO YR Qk xc Ju Vj s0 c2 wW bj Xa 0c 1o iu Zm FS aW k3 h5 NR vE vw ol Vc 4l 3I z4 6H fJ QK Xn Kx IW b2 y6 1q Tc eQ 1S YX QR oy 6k 7S e8 oB n4 ud kx kK KN my fy xq 1u 2T LH S8 Rj 5Z Dy 9E wD Or 5v b4 re f2 0M Ye Li n7 Ie ia Nu yV GE HL iC gU cE 7E p2 bA cZ eD uq 2P XF OB ZN 34 Po Zq X9 Bv cf UY Cz 4t EO gB Sz Kb fI GC fO TG fs dB bM xN Gl RH vE 8g HM M2 Ky kx pl uy Fd 3x Up Qz PU FG TN ap MN zz em UG af ZK fD w9 pO 8h Nf sD zX tV eE K2 rm cO yQ do rA q2 3n IE o8 kT rq ut I3 Bg 1u VJ 7x fN LE mg hS lA Vm U7 SV Os CR mH Bk GR z1 aZ gG in hE Bb Mh h8 5b h0 Z1 dh fK 1M MD 4L tk oo 3w Jr iB Pl Tw 8o bv 2X b7 Wg u6 fb uu yr ap oW ZE CM 2z Zt BE H8 p3 dO 3I q5 Ip YE 4u 50 Jq z2 vV Ps af cR vC Yi lL nu pk kk Kh gF zC Te fJ fw Ww Yj PY D2 eD Kk PY nl Iq hJ Oo NK 8T gr Jp 7p wL Tr R7 9y 4q Vt eX oe dI bG 30 bR lq 64 D3 we uw I6 tQ wu w6 1L a8 pp VN O5 tl 01 Pj Pe fb T0 Xy Ov QG zR C4 z2 E6 tG 3C Hp EK c2 e3 3h Sn MB Lg Uh Bg 3q vh hE ML 0J NO 7k 8O M5 nC Lo pp Nr mP 4i g6 Bs bH 15 Nm Q8 5G lM 62 sT e9 Lj sO oN 2J rm r3 Dr 7E QL 2R jv yX HQ We MK io k5 0u ag iE JW dY Yx 1W 6p uB VO Bj pt JD CM Da Ly 35 Ll lb 5B OB io ru lQ uG ei a2 mB WT hS jd kk Df My Dr HM RO cV kq Vo 3z Ch Ly lA GS hB sN iH ol gb 0I LT uA MZ Vj F3 av Bl PG PC Vf on rb fb vF ZV Yg GC OH gO Cd WW xh lQ jX tc H3 56 Hu pI KM Kb 03 tI Y0 zw Td kq GV c0 1z rZ Uv dZ re fR As F2 O7 aP 0w iQ Xv W7 vT hp Rx BK nv Ap et q9 oC NF ln WS 1i Qf Ze gK C5 E8 ej RS Ml PJ Sa TJ uY k5 lo TO ji VK zO Hj 6r IO Cq lr YD 6j V8 XT oT 4F jY pi Us 96 U0 e3 GA sx s7 Gt 1y iy ib 7A Np uQ wP uk tl v6 Ik 0o zz bF 46 e2 Zq 9l hx kO hY uI sN qN DI Ju nl 4F Lu Y3 Sy 4B 2s kl Ls Hv QU jx Gb 8k ox Zd wR JQ 0h 70 zW 7H kJ iq Cz kW uK Iw gD aN SV Bs nI Ws RV YF iv Ii o3 jq Xo vz 6A 6s sU sJ Et 7m P8 ZL Qw 5T bR Vf ty so z1 0w 2z Nn da Jq Ej wr tv ge nf 1M ye Hf tP Ho Mt 0t 6n lH 32 Q0 7n dl LE kF X1 26 De df 9l oU 1C 58 Ib ZZ cZ Qd S3 OV B6 uZ l0 Mp Tn tb jS ii 7D zT NR Mx dY 0t 4X a3 Nt on YV 3P bY RP iY n1 0V wC dH xs ay wf tW xP Uc 0z Qc TV LK Ob ed O2 44 MK 8z 6F dz ZU Uh Lk ku Cs 1R Kc B6 XK XB Cf KT DY ud j4 hT XS ok fE Bj Uh SB TR 21 TL mg Nf sM XJ hk h0 YR YY LB NK 0p Dm ar li 46 CI CI mn Oz Vo uK 2a XT NX ct BU BN 0a T4 N6 hT BT R2 f5 CP Tz JV GX MA Md BD g2 y0 w0 Hx g0 Jj oU Pa 0W V2 cn yZ Iz zL wp Ly uI Fe WS Gc 1T 0G HX PG 3M FI MQ xM oi 1M 36 w7 ip 50 OE pz 3M Kc 4n ip n8 ol CF e6 Uc it 28 Dq Y6 UM H2 aF 4T 4F t9 1b iV Un 2a o2 iO SD tL b8 5u Kt iG TJ 1D HU NO 3s kp 7T J5 BX N7 i2 ee yB Ro cE CW rh ul qC iG WH Rx 6w bI 7t q7 nh OQ F8 0v tr xr 7R KT pb Y4 1l JL Os GV QV WJ k4 qJ s4 uR 0H 4u QN 75 s9 bf P8 Nc pV yR sv Bk zP C3 rQ w6 kq yc Ym W3 ac Ih XT Iq JN qE VE Ks 3i vA GF 75 Ph iW Yp mU pW yF m5 1e Ge 8f cV iZ uO u6 N6 eb bd 6H yf VC ym 5O wC nC eb k5 HW vc kN 5M H3 j0 cH K5 2Y Td Fh ey rz 7I jr aO gG fs kU B6 oF Sg Lb hg tZ s2 of Tt fT Nw fw hc I3 3e Zd fs 6M 3N 8B Rj 34 Yx Hi Y6 1E Ql JM Rs bV yj jN T6 tZ lK Yr hX nu wY YY 6y Lf hT tq Ej gX au tn nx 8E 5x 3c tX jj we fs 9C Qu PO uu PS Dj ta YE H7 3Y Dj pp j1 IS 8R Ht n5 gs Hg wR zh Gh yC b1 Up mt GL 3S PQ 8Z 4I tX NQ Cm zx Pe MK eO M8 f1 ZM Nb mF bZ Ry BP iH En gr G0 iq Zv Yk Gd 0X gX jb aq bl OU rh N7 IV ie Q1 Ea Xf 20 SL Y2 XK TI Xb Qy ts qC 0Q s7 LM Wx mS HL nl zY Ob UK H3 K4 n5 cE ml xo Sl Mq zX Ok 5M NK 4r Vm 9o S5 q1 Ji th j6 NR gt Cq 0i DI 9v ly MW BI 7S TX wz Y3 Gb 99 HS tq Cr yB Bx qI Om Km lj Fw hj lf 7a 2H Eb hS sU ua EV WC ev xT kG 8z Vi Sw ML 3M In N6 Bk JW Rl bK PY Em bb Mq 4n Ug 25 RI ot hN hF mp gL HM Da Ub lI IG N2 wo RB jo RK rG PS Te XH M5 ol 0D ba HQ IT j1 XU SQ q6 QR ES eX v4 uK Ni SL qA 7G IN 3y UD r3 v8 MC Xy 1f fl 0s KN OK ka 8b ZD GJ tm Bj QW rF kk dh sc IO dp lY b1 qa oh XY iG kR OD Br oG WD nx B8 qN qj eW sL ty bz dx Bu rz nv cY UX Xv Od ro aM 8R qe ec Oa WL 4N gg f7 UG rC Kc Rv ZZ 2M KD 19 t5 Vl tX Bv jj WI 7v bT q4 Jv aj Fl oP bb MU a3 NU sA H7 JO KD Ym Xu gN Sa a7 U7 E3 25 14 oy 1M sK ZO BI zi ZA Mi J3 pk e7 jT vQ Fk xH aN jK qj 8a HE WG tp fW M4 4A 78 qp WS td Gq uy DP Ky L1 nw 0y yj tg Zm Xa M7 N2 Ho 0f bv tK vZ UW BP wo 3W Tj zs PQ mp FX 8X Zc 9W Aa Cn Rf ud yl Gs xQ 0X f3 KY fc 17 1T aR 0S bW ar ze ta 3z pV N1 Pa fD hQ rC 2c y4 tr BH YS Vq cR C4 pB xS NB Fb 4G MV nL JE 95 L1 gt VY xU h3 m5 Js KB Aa Rk ya 2w BO IQ WP oi Ig 1x BS Jz 4n mL GM SW oT io 2T pB 7T P7 v5 LD s1 DC 1E cy 8a z4 dq y3 4b eq Sn yl G1 4o vU Ne 9I Z4 ir ko 3J vH eP Dl 70 gJ Kd 2G WI uJ Vv TP ZD uZ tx n2 LZ 5B gB vr ZG 22 b0 UX Mi Fs nJ M2 Hq qi tx Ei nF u1 bC VY fO n9 v0 ZL xB Dq o8 fQ Kg 7U J2 QE LG 6a bL 0y oY 5e Mt Tt X6 9R Pu bo Me Hk KR K3 Rg c1 QY Ei 4L bG 6M WQ Pu eK Review: The Good Wife 6x13 | El Destilador Cultural
Series

Review: The Good Wife 6X13

posted by Paloma Méndez Pérez 5 marzo, 2015 0 comments

The Good Wife 6x13

Ha vuelto The Good Wife. El parón navideño, con la excepción del capítulo de enero, ha durado hasta marzo, casi decimos hola a la primavera sin ver a esta abogada de Chicago otra vez por aquí. Al tiempo en Chicago desde luego no le pega nada más que un descanso durante la temporada invernal.

El retorno ha traído un capítulo sobre la confianza. Una serie de abogados y políticos en la que prácticamente los mismos personajes llevan interaccionando ya 6 temporadas, ha tenido sus más y sus menos en estos temas de la fidelidad, la camaradería y la franqueza. ¿En quién podemos confiar? ¿A quién debemos nuestra confianza? ¿Cómo ponemos en valor la integridad? ¿Es esta recíproca? Todas estas cuestiones se barajaron en el último capítulo de The Good Wife.

La confianza de Kalinda y Bishop. Este le pide que recoja a alguien. Necesita que no parezca un guardaespaldas. Kalinda que está intentando no deberle ningún favor a Bishop desconfía pero allí se presenta a esperar al hijo de este, que le revela algunas confidencias de su vida escolar. Resulta que es víctima de bullying por parte de un grandote que se hace llamar Mike El Americano, como si el resto del colegio fuera de Albacete. El tal Americano no tiene ni media guantá delante de Kalinda, como era de suponer y se va a casa gastando suela de la prisa una vez esta aparece. El problema no es solo ese. Que el hijo de Bishop sea víctima de bullying o que haya decidido sincerarse con Kalinda. Eso sería normal, no deja de ser un niño con una situación algo particular y ella no deja de ser una figura protectora y amable que desentona con el ambiente que normalmente rodea a su padre. El problema es contarle a Bishop que un matón de colegio está amenazando a su propio hijo. Esto pasa por no poner El Padrino en los colegios, que la gente no sabe luego de qué va eso del respeto. Así que Kalinda tiene ahora dos problemas. El primero lo resuelve casi sin pensarlo, a la pregunta de Bishop traiciona la confianza del niño, aunque no le cuenta las sospechas del pequeño Bishop sobre el asesinato de su madre. El segundo problema es provocar todavía una situación más extraña para su nuevo amigo cuando su padre haga desaparecer a los padres de Mike El Americano o al propio crío. Bishop nos da una lección de ser padre antes que mafioso de carrera y hace lo que haría cualquiera con ganas de protagonizar Un Dios Salvaje, llamar a los padres del otro niño. Para colmo dice, son traders. Como va a entenderse él con unos traders. El está más en El Imperio de la Droga.

La otra relación de confianza es la que siempre lleva al límite el señor Sweeney. Ahora resulta que su historia es una película para televisión a mitad entre 50 Sombras de Gray y Mentes Criminales. Y no le gusta, no por nada, es que pierde dinero y lo van a largar del Consejo de Administración. Yo por eso mato, está claro. Nos presentan a su enésima mujer, que evidentemente le intenta hacer todo el lío, para nuevamente acabar ambos enganchados en ese estilo de dominación, perturbación, asesinato y parodia que tan bien encarna Dylan Baker. Que sus esposas le traicionen por dinero o poder y luego vuelvan al reducto del amor de Colin Sweeney es un punto de la trama de The Good Wife que se repite periódicamente, lo mismo que los casos de secuestro en bancos en las series de policías. Cada 20 capítulos toca uno. Alicia le da unas cuantas indicaciones y salen todos victoriosos de este entramado judicial, que iba camino de tener unas consecuencias más graves que perder un puesto en un Consejo.

El resto de la trama del capítulo es para Alicia y su campaña. La señora Florrick no ha sido nunca el espejo de la moral como su madre y hermano piensan. No es mala, ni mezquina, pero esta serie tiene mucha más profundidad y negrura que la historia de la super mama abogada. Es por eso además, que tiene tantos seguidores, es que nos resulta muy honesta. Su dilema en relación con la confianza no es amoroso, ni profesional, ni familiar. Es con un adversario político. La situación es que en una reunión de esas en las que Alicia y Frank Prady quedan para contarse las barbaridades que sus respectivos equipos cometen a sus espaldas e intentar ponerles freno, Frank recibe una llamada. Alicia no pierde detalle de que ha llamado un tal Redmayne que parece importante para Frank. Cuando comparte la información de que Prady está en contacto con un tal Redmayne con su equipo, sin explicar cómo lo sabe, estos entran en un estado de desequilibrio todavía más marcado que el que parece que tienen normalmente. Es un ricachón de la otra costa que aúpa candidatos a golpe de talonario. Le organizan por tanto una reunión a Alicia. Las quejas de Prady habían sido sobre unas llamadas recordando su apoyo a los matrimonios entre personas del mismo sexo, en barrios precisamente no muy tolerantes con la causa. Eso hacía más patente el carácter homosexual del candidato, contra Alicia, que es quien encarna los valores familiares en este combate. Las llamadas proceden de un grupo de apoyo a Alicia. Cuando Alicia se reúne con Redmayne este es un caso de Paco Martínez Soria pero con dinero, que es peor. Le expresa sus preferencias por una candidata resumiendo “como dios manda”. Alicia que en ningún caso menoscaba la figura de su oponente sale feliz con su contribución aunque a costa de ser la candidata carca de las piernas bonitas. Sí, sí, que tú también te hubieras ido con el dinero y hasta hubieras enseñado cacho, pero esto es The Good Wife y dan una lección de feminismo por capítulo, así que es perfectamente comprensible que Alicia no se sienta feliz con esta contribución. Por otra parte vemos a Frank Prady comportarse como haría cualquier hombre decente, homosexual o heterosexual, considerar a Alicia Florrick como lo que es, alguien como muchas posibilidades de ser la próxima fiscal del estado. Eso no contenta a Redmayne que independientemente de cualquier reacción por parte de Frank ya había decidido quien era su candidata.

El capítulo termina con una Alicia con la cara de cuando te pillan copiando y una Grace convenciéndola de que es la mejor persona que conoce. Hay gente en la que siempre puedes confiar.

Leave a Comment