Series

Review: The good wife 7×20 “Party”

posted by Paloma Méndez Pérez 28 abril, 2016 0 comments

The Good Wife Party

The good wife homenajea a Los diez negritos de Agatha Christie y lo hace en una boda. Y es que hay llamadas de abogados que son peor que caer muerta de un candelabrazo en la cocina. En su episodio 20 The Good Wife las tuvo todas.

Empecemos por lo absurdo. Con la baja de Mike Tascioni o mejor dicho de su perro, los payasos de la tele no acudían al capítulo. Necesitaban un sustituto y llegó Jason (Jeffrey Dean Morgan) con una parcela en Marte. Unas cuantas fanegas en el planeta rojo a nombre de Alicia Florrick. ¿Qué más se puede pedir? A mí me regala eso un novio que no sea un hipster y en carnaval vamos de los Caballeros que dicen Ni. Alicia no es fan del humor irracional y se queda con cara de comer arroz cocido. Una maldita almáciga. Para no dejar a Jason solo, las flores de la boda de Jackie y Howard resultan ser coronas de muerto. Que se casan unos quinceañeros y te partes, pero se casan dos criaturas de 80 años y te quedas con regomello. A Jackie le gustan, que ya es algo.

A esa fiesta acuden además muchos invitados. Veronica (Stockard Channing) que viene con su hijo y se van juntos y ella con una mula en forma de borrachera, Diane (Christine Baranski) y su toy boy vaquero (Gary Cole) ofreciéndole a Alicia un puesto de socia, Eli (Alan Cumming) con Marisa (Sarah Steele) que va a estudiar derecho, a lo mejor hasta puede representar a su padre. Además vuelve Zach (Graham Phillip) a la boda de su abuela, para anunciar su compromiso, mientras sus padres anuncian su divorcio, no porque quieran sino porque alguien debería separar a Veronica del vino. Entre medias viene Jason, el gobernador parece abocado a la prisión (aunque la conversación entre Jason y la técnica de laboratorio nos aporte alguna esperanza) y Cary (Matt Czuchry) se hace el interesante y llama a Louis Canning (Michael J. Fox).

Lo mismo de siempre pero vestidos de boda. Eso sí, hay declaración de amor de Jason a la propietaria de la parcela en Marte. Buena solución para uno de los últimos capítulos en los que lo último que quieres es que un juicio te impida enterarte de lo que quieres saber. Qué curioso, que una serie que se especializó en el clásico caso por capítulo haya acabado evitando este tipo de tramas, porque el interés en sus personajes es tan grande y hay tantos secundarios interesantes, que no hay más tiempo que perder.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.