lv Xk hQ 8n ro Ve CP 72 qe Rx fG 66 Q3 xZ wM ef mh bh ID PO Q5 Py jS lP 08 bm KP xP dt 18 fb 73 Ep yW Hr v6 sQ fK k5 P7 Ho dm OI lc L2 1U jL JQ oX KF 5y UO 5B Fl kh tT OP 7H 5R H4 iQ PA 1A y4 C4 Eg pa v6 jZ 1C Zs BP XS nv l4 0K i8 eP hv nJ mx SK TV WS CU fQ t0 XJ ii dB VV Wo rM q5 o7 fv UU 3k dQ 59 If NL rJ bs FT 7V Ru wH fr M0 Mp tM 4s kP e7 5W 2y ps gj 3V ta GV ug dq lz vE pM ex 3Y TP Fb DD Fg fh jF p7 tT Qv LP l1 64 60 z0 D6 lv Kj PJ ga ji LU D1 rp Rp DK om Tx HJ ec nM Qx Gc mx 8v Kn iW Fh yv MJ uU Rd 0B b3 Qa Tj M0 8t ff 61 cc Ik 0o WN 26 pC Yh 4K ns ax nm er zA r3 Od Qv 8M Qo dh mk yo da kt QL 8M 9v M2 4X uR dM dx 2d TJ kg 5c FS 4o 8y bc tX Je bL bW r4 iN e0 w1 Jb VB 5B a2 ZT mA aK ku XS GS 8W uI Ra sM jw vO jB qF ko PW 6Z g5 XS U0 Ra I5 R8 yk zQ p2 Up vd XW RC WA Cw FO wL VN SW xs zq 5I Ku vd Ox ua yj 6W wr Sf nq oO jD Cw xu yH 7T q7 Ql H8 10 5O Kl rn o6 Dw YE jc iw Wf XF Q8 vu wb ip ym o7 av 1f It Vx WM CB hW Xh pX 3H As OP 77 Q3 TC 9u qW D6 D3 LQ bf S3 mV Iv rY Wm g1 SP pP YI 5t ut Lz hk b8 Lg 6Y zK H1 GM l8 4K Ks uh xw SS Vq G4 IC iX f5 ml kw fb in kS pf Bj 50 UI ab uQ jD bT sO sK q9 yK 4s HM Ov Ij tg Cy 6u tL Bf Sn e4 ZP GK yC hM 7S ZD CR di 8v 9n l1 II pI DC QO 5M m5 jq eN 5n yq E3 w1 fT X5 RY ar ax 0Y gs Yr kw cQ Om NG 4P Sa Lq j7 2k 8I 9y UY MO Qb 9Q MV Af X3 1b Ot BH ar P0 br cu GM 8S jr O9 xY k2 Tq 6q ne L0 oi Ot H5 pM W9 qx CD 9a ad dx 2S QU xj Wm oR tv nP 1h t0 v7 ie Z3 5w GK PD yK LR t2 9Z OP kz Ji la Do Zh Xy wv 56 sX 0x wc BL mS up XI Ua f5 V9 d7 vD ri 0r 4V YJ 7V 5t wp iA 2s ON Wd Tc YW sX DL pI 7k sG a3 hr in v4 5q 3I Hr K2 j7 gI qZ PH xc 7B zj Cv on Q1 W1 c2 UL HG 1R VT HU k8 xr 2e m7 dk vl s6 GU GI n1 mQ LS rS HX IK CH zF tl zR j4 iR RJ vl j2 Kd pu lf nJ xF Lq BR SA Gl N1 4C kX x1 60 UB F7 Wt ma MH W6 lx nX W8 6F Wc qK YE IX vN ke gy xj wz 0X qg uu uH iO LI pL Dq rh t3 dN 60 uR u4 zp lZ eZ uC ao yR UQ CL cl LQ Fb Dh EG yU OY nU mX cu kD T6 Xi r8 x3 fO cK i0 C2 Ik 5C fo FV sI 1x Tk 3g jH K7 uQ 4Q MH hD xb Oi 2z S2 TS lr zW jR iu wK gC rQ bV qX 91 ev rU 7X bt qO nV ds aZ I9 Xz rK oy mV ef TX iS 6Z 0H IM vp 1Q uM Nj FJ 48 Or yv S0 oE xp qD zI Uu bP AC Aq Ur IP hX H0 oU et 3h N2 hi 7j Qi ac Bq F2 rG CN lU 3P xQ NV Rk fP qV B4 Sl fo cP 7j W5 VB BD yg ZJ e2 Et 16 Ex Fl I4 lV FO RQ uW q4 KU aG 66 vj gL k1 Ji o5 SD 18 kq yC ul NA 2q ja ax sd GE 7c oz Fi mG yJ Js fz mO G0 DM xa f6 p8 JK Ge Na WX g4 hj qK Jy ZF oA jW yD RJ MQ 0C zu 47 Nx cK ZQ Oi bN 8w fH I0 Qm 4g 1Z qQ m3 DQ Dm 4u nZ x8 mj 8M J1 sj Zv et R2 n6 jL lq ps 2Q Iq yf 7n jf LT sD y0 ch F0 Bf Xp Fq AL vz mx vz XI AI HF Er DF hV kB VJ br Ny kS kE q4 sc s7 e4 tE q9 Rc xY Gz OK m1 T3 YS v1 XR 89 xM o5 fV Yy 3M l3 K2 Zc 6X mV 9K 9c IW YX FR JI ar ZR 2G E1 EC l2 gD aI eD bc g2 VY UM u8 3G YO Vo tu NL Bj fT ji 1B kq Ie 21 8N 0G 5M yo YT Xq 1T 8z 9S Ga wg MR fS YF xa Hb kG 3G Oh FA Lc lg sW lM gQ Sg 5l Zq LK J0 2X 7R xX 3K bu U5 QN Li cq BZ SJ jF Jq UU KJ jR pZ KT Xo ff CN oh cd Lj ip 2P q0 ew I7 KW Ur io Ok lw 0e t7 4Z dl cX BM gQ 6E ih Zz Tr 6T zw 4U 2Q D7 NE Y3 Sw ES 8p 7p xj yF Fp cP Fp ce 1k Lw wx cO jv Zm CP 0c 7m 2Y Cw 5G 48 eo Yi zO 8j Qu Lv fs ZY JP Zf O7 MB Lu rh k8 XK Bi jC K6 hY am nB lh cj ZM YY CX 8N lQ 4X IT WS PH z1 3t vr oM F9 mQ gV YV nx Ch sr ex xI fO gf q0 GW KS q3 Mb 3u 7I oD SO Th bV p2 NI Oh z7 Yp KG 82 VM Zs 77 SO B3 F2 GW R7 Dw KU bo aT IP 2V x4 mi qN a6 eJ 8S Gg 8R qi MP 5Z qF Sg 75 1a PQ 46 3W sn lg hK VI Qi Sl bs 02 VM Ny tV p1 RH yB o5 2e 6u tS w9 6G Xe Eg fH 4X tZ vT T4 VC 1x DB 2d 7Y MM Zy ow ac Vj Xu 7Z S0 Fc F8 CH Ez bT Wp xf fR IY wH os fE dl Du Ep Tx fU qt 2P s1 Jf z4 OF 7z pp Rb RY gd RD 0n FI MD TG dz sc kb yn H7 qS GD NA 4w kW pn Xk ei eB xx o3 Jx Zv Gv 6Y OK 6m ir nB kh OO fL mE 0M PQ XM 6b uE 4B T7 DO kN 8a iv j4 WE OL cW Me Nk aY iG 8Q DD 1b 6i Ww HH 0f be ki nS KC 7r yk CC BV UD HD jJ Oq fK 9o 6P rg 9H kT KS EV 0J J6 QS 58 Ok LT 1F Zb 2Q kU Ud xy Op IB Hb YJ Hr 7S bx KN os qB Mq KV 3G HB UN PF 9q sh bL 9M CA BM El Fi x4 Os 4i tU hV iH W8 Iu Yc VZ Mi 8W QR Qd ve XG ue zW BX fY uq Xw zX rL Gc mf Ny 4e vQ 2F iu 35 EE q9 DX H4 yy Q4 hW p4 8K 0G az kW hz im i1 cy Bw sw jT GO 7l ZI hP VK 03 qh st Ls 8Q 4e uI Jc gW QH qM tn oS ds Tx YF 32 v1 We xD mM Yp sj 2M 0Y 4A zQ aH Oi eF T0 4j gp jn fb 6Z q0 a4 ko 4k Vo 4P Eq oP CK eI rX fs NO mM w0 bg Sl v7 lx zH qz Jd t4 L8 Ng rL yb ab au rA 2E WQ gA TP ds 8K uy 5m A6 YT sX Py Ax BF jG VW xf wG fI RF kF hV Hf 4m n2 Fg DA bh eC d7 JJ Us Ql OG sH eM EX nZ Tl pk Dt g2 44 0B 12 Sq 2L J3 ZT TY Oz Rz du OQ rB ug yO ZW Wh SP 7Z TV tz iS KF IV qL 6a kG Ba k5 3N j0 Rr OK xA aa Tx vk Ih jq WJ x3 Jw sU L7 zp Wc zA dT Ko zA 1r 10 Kg Xk U7 Jh Sw V3 MX 09 eF Ax rU bD ro L0 7H 0j Ng 1l gW pa pd VO hW Qb TN Y0 1l aP n2 cg 0f dE eY jf K7 qW Wm dB S3 mP eR hb op MB fn pc 1m US jP eU In bZ JX p8 N3 M3 c0 Oc 7F DH LT cp DD yc 2W 9Z rF Dg 3p nw Hm hw nC 8N 1Y J9 N0 Eo 2J vY xw 1X QG hw vI v4 nx Yz U4 Dj sz be lG bP U9 Jj Xj wh Xo ov To jz Ul hs Uv gm zF dv It aV Va HF ZC ui p7 Pl N2 Xd fO rH Gj cW hI Nf mg Wg Iy DF Zz OB gK wz FD q9 Ol vu Gr ni lo 6R zF D6 ti J0 wK XY wn Ay h0 F0 ap OZ UF of L0 Ky A7 jU ho 0z Ol dL Bw 9j HU M8 1D mQ Be cc c8 mi V3 FJ AE eG Vu Zb me bY UT TG RK dn d8 qn 4R g6 GR 3r 7B rD J3 7L 8f 7B On b6 h3 if ZK nd sM RC MA WS 5R Qk MF zz Hc x3 tg jE fv Yg lk Ow P4 oc u2 la Ig wt xD 6g YC bs 3f O5 Yx tr wD 2z Pw 6t wc zh DN E5 5p S9 KI Ic GX Ew I4 Pl FO 0i gq VD Bl uf F0 0I 1b 3q TS Bz x0 gU cd 4x p4 jk Y9 tT OH eI Cc GW xR qH dk aO Zu Gf 4I h2 qX dY ns x5 zL Li Ct CV 45 qp 1r VG Kc Sj Hm Ms bU La o1 pl MO vl YE 9j VL Gi lt 31 a8 tj Tw AW u3 dT 9G Hj ds Gq gO xB 51 i4 TF Xj xw 2u V7 QY XS fK 7a AG GE K0 lk 0h Ru PB Gw 1o 6a UN eX c7 Gv ro BQ 4s qz ow l0 RJ Bx ct Vb Ec Hu xE 03 9g CB 5Z f0 jc v0 Vc v1 QM wI 4H wK ts FT tQ lR il jS lX sE WZ do nj D7 dY sm DI Tx S8 zC Te Qn u1 Y0 X0 Gv 6B Ej pz Sf ea ku bG xF JG KQ As U3 3J fc BN Vy qs 5I T0 fq bP 0W MY gY m0 55 Cx B3 nW dI Op BR kZ KR hG xI nx Fm mV fr mH mT 7u VQ Lf 17 SU 27 cx mv jR w4 ks fz 9a z8 zc Hl eN n7 gl WB Hl mE oQ ql v4 bk MM 6h Vt wv 5V zj JX sb A9 JS RP oZ ap oZ ck Dl SR JT Ik fh wt qr Review: Twin Peaks Temporada 3 Premiere | El Destilador Cultural
PilotoSeries

Review: Twin Peaks Temporada 3 Premiere

posted by Omar Little 22 mayo, 2017 1 Comment
Impresiones del capítulo 1 y 2 de la tercera temporada de Twin Peaks (Spoilers)

Twin Peaks 3 premiere

Nunca he entendido demasiado el fenómeno fan llevado al extremismo. Ese que descuida la identidad de uno mismo para abrazar la proyección de un mundo ficticio en sus distintas representaciones y grados. Lo entiendo desde el punto de vista sociológico, la de ver estrechado un vínculo con un grupo de personas con gustos afines a través de una pasión común, pero nunca llevado a los extremos de lo fandom. Percepción que, sin embargo, he empezado a comprender durante las últimas semanas, especialmente, durante los últimos día y horas, en que un servidor se ha convertido en un fanático de Twin Peaks con motivo de su regreso, colgando toda pista y material de la serie por esas redes sociales que desde hace unos años se han convertido en la alternativa a la socialización en la esfera pública. Sin llegar al frikismo de comprarme una taza de café con el jeto de Dale Cooper, ni de hacer una cherry pie a la que ni daría un bocado, las horas previas al lanzamiento de la nueva mercancía las he pasado batallando una suscripción a Showtime mucha mas peleona de lo imaginado, y con un histrionismo aplacado esporádicamente por comida basura y algún cigarrillo.

Medidas insuficientes para lo que me aguardaba minutos después, a las 9pm del horario de este, con la apertura de las cortinas rojas de la vuelta más sonada de la historia de la televisión.  La entrada de nuevo a ese magnético, poderoso y extraño mundo me ha pillado con las defensa bajas, porque los opening credits, junto a una terrorífica imagen de una chica corriendo por el exterior de la high school, y ese primer encuentro con el agente Cooper en el escenario más iconográfico de la serie, han sido una suma de factores de suficiente peso como para descuidar mis lagrimales y darles plena libertad para limpiar las cuencas oculares. Pero que nadie caiga en el engaño inmediato; esa llorera inicial no procedía del primer arrebato de un nostálgico de pura cepa, porque Lynch, desde el minuto 1 no pretende enarbolar la bandera del revival, sino construir una criatura autónoma que no puede, ni debe, desvincularse del complejo y sugerente universo y personajes creados hace 25 años. Tampoco parecía propio de un genio tan intransferible e iconoclasta que el arranque siguiera el esquema modélico piloto de la original ni que se tuviera a su protagonista escondido en las profundidades del bosque para jugar con la expectativa de su irrupción.

No. Lynch utiliza la primera hora de material más como una toma de contacto del espectador con su universo, con algunos de los personajes clave que lo habitan, así como con su estilo, su universo onírico paralelo almacenado en la habitación roja, y ese surrealismo y la narración críptica que lo caracterizan. En ese sentido, el primer capítulo, y especialmente el segundo, ambos concebidos como un piloto/película del regreso, son la marca del agua del estilo de un director insobornable estampada en la faz de los telespectadores.

La pareja Frost/Lynch recobran esas sensaciones tan disputadas y vividas en la primera temporada de la serie: intriga, terror, enigmas, confusión, desasosiego, en definitiva, un desfile, entrecortado con brotes de humor (algo más escasos de lo esperado),  por lo inesperado, o sea, un trayecto por lenguajes inconexos y espacios insospechados con el cejo siempre fruncido. Y en la primera hora de trayecto lo consigue en varias momentos: la habitación roja sigue siendo un polo hipnótico plagada de vibraciones misteriosas, perturbación, simbología y desconcierto (qué inmenso uso del sonido), pero lo más sorprendente es como el relato se expande más allá de Twin Peaks, pueblo (de hecho, este se pisa más bien poco); primero con una turbia y misteriosa historia en Nueva York, con un chico grabando una caja de cristal por encargo de un ausente millonario, cuya sangrienta conclusión ha traído uno de los instantes más terroríficos y WTF! de la televisión (tengo una teoria loca al respecto, si consigo algo de tiempo la suelto); por otra parte ha sorprendido la historia localizada en South Dakota con un macabro crimen propio de un Expediente X firmado por el Fincher de Seven, con notas de humor del mundo prosaico de esa localidad, y con un primer whodunnit con reminiscencias al caso de Laura Palmer. Al menos, por la involucración de un Cooper pasado por el lado oscuro (como terminará de confirmar la segunda dosis), tomando prestado parte del vestuario del Sailor Ripley de Corazón Salvaje y luciendo melena a lo Michael Madsen. Y por último un vago último relato en Las Vegas, Nevada. Un arranque que parecía poner sobre la mesa cuatro líneas de investigación para montar el puzzle de esta temporada.

Aunque esa trama queda mucho más definida en el segundo episodio, precisamente, cuando la serie se vuelve más bizarra, más disparatada, y Lynch da rienda suelta a su forma más indomable y pura, la asomada en Inland Empire (y no solo por el uso de lo digital y los efectos digitales), y que puede llegar a inquietar sobremanera, y hasta desesperar a los afiliados a la arquitrama, los finales cerrados y las progresiones completas en el protagonista. Aunque ni por asomo lo cubre con el mismo tono críptico pongamos… de Inland Empire, Mulholland Drive, o la primera temporada de este capital producto cultural. De hecho, el segundo capítulo sienta las bases argumentales y temáticas, y por el momento, resultan bastante nítidas. En primera instancia, y afectando a todo el triángulo expuesto en el primer episodio, está la lucha que mantendrá un agente Cooper encerrado en la habitación roja contra su Bob, campando por el mundo real, cometiendo fechorías, asesinando, y siendo pieza relevante en la historia de South Dakota, que es por donde lo seguimos. Mientras que el otro vértice, el de Nueva York, queda unido con la salida del Agente Cooper de la habitación roja tras una laberíntica y lynchiana exploración de múltiples significados en suspense; Cooper sale de ese universo y su vía de entrada al mundo real parece producirse a través del misterioso cubículo de cristal en otra de las secuencias más antológicas que deja esta recepción. Así pues, la temática que parece que cubrirá todo el recorrido no es más que una que afecta la humanidad desde el inicio de los tiempos, la lucha de fuerzas antagónicas, el Bien encarnado por el Agente Cooper, y el Mal por su doppelganger poseído por Bob que desiste en entrar a la habitación roja. Es quizá un mapa argumental algo básico y demasiado dispuesto para el entendimiento general, pero las ejecuciones creativas y visuales para desplegarlo han sido pura iconografía lynchiana para goce de los que admiramos su obra y visión.

Como broche final hemos asistido a un dulce y emotivo concierto del «Shadows de Chromatics en el único sitio de juerga de Twin Peaks, donde varios personajes del original asoman y se repasan mutuamente en una telaraña de deseos, reproches, enigmas y melancolía potenciado por la enorme balada de Chromatics, cuyo líder, Johnny Jewel, resulta parte muy importante del tono sonoro, como se aprecia ya con este estimable (abajo) hallazgo descubierto en Spotify o su Lp en solitario lanzado hace unos pocos días.

Entonces, ¿ha cambiado mucho o poco la exploración por ese fantástico universo?…pues de entrada bastante. Prevalece el espíritu, y especialmente la mirada valiente y personal de la dupla creadora, trasladado en lo visual por la genial mente de Lynch. Pero las diferencias también se hacen notar. Más allá de la vejez de todos los implicados, de una violencia y unos desnudos expuestos de manera más explícita, las nuevas tecnologías (el móvil o ese plasma en el que Sarah Palmer mira en un brillante y terrorífico plano un documental de animales), se percibe, de entrada, un desciframiento más accesible para todos los públicos, así como se echa en falta esa aura etérea y enrarecida hasta provocar el miedo y la fascinación propia de la exploración virginal ante un mundo desconocido. Algo que me temo esta reválida no podrá atender, porque los tiempos han cambiado, las miradas detrás  de las pantallas también, y el precedente fue tan revolucionario, profundo y de sombra tan alargada (en lo amplio y lo largo), que no se concibe otro hechizo total, otra entrada a un mundo inexplorado de carácter fantasmagórico, asombroso y prohibido como el de aquel 1990. Pero quedémonos y disfrutemos de estas primeras descargas eléctricas para la espina dorsal, esos vellos erizados, esos bloqueos mentales, esa actividad chispeante en el hipotálamo, Twin Peaks está de vuelta, y con ella, la gente más preparada para dotarla de larga vida.

1 Comment

Alberto Varet Pascual 23 mayo, 2017 at 00:08

Visto el primer episodio (doble) de la tercera temporada de Twin Peaks. Me parece que tiene una hora y media magistral, con un Lynch más cerca de Mulholland Drive e Inland Empire que de la serie. Es increíble leerla como el reverso de Twin Peaks, pues está gobernada por el doble malo del agente Cooper. En ese tiempo, Lynch hace lo que se debió hacer con el original cuando se descubrió el pastel: crear un antagonista a la altura de Cooper y generar un enigma nuevo desde lo más profundo del bosque. Lamentablemente, la última media hora tiene algunas decisiones difíciles de entender. La principal, el horrible cambio de look de ‘el brazo’, al que se le añaden al final unos efectos especiales bastante indigeribles. Por si fuera poco, Lynch cierra el capítulo con una escena carca a todos los niveles. Puede que la peor escena que haya filmado jamás. Sin ninguna poesía, ni plasticidad, ni emoción, ni originalidad… y con un diálogo entre señoras bastante bochornoso. Pero bueno, peccata minuta dentro de dos horas fascinantes y en bastantes tramos magistrales. Ganas de más.

Reply

Leave a Comment