Review

Juego de tronos: Review 8×01

posted by Omar Little 15 abril, 2019 0 comments

Juego de tronos 8x01

La excesiva espera para la conclusión de una de las series que han marcado la década y las pulsaciones de muchos serieadictos se ha visto rota esta pasada madrugada con la llegada de la primera dosis de este temporada que servirá de cierre con tan solo seis capítulos. Un episodio, este 8×01, sin apenas sobresaltos que ha funcionado más bien como retoma de contacto con el universo de los Siete Reinos y para recordar ( por ejemplo, a este servidor, que venía con prácticamente un blancazo sobre lo ocurrido en la última temporada, le ha ido bien) el estado en el que habíamos dejado a sus protagonistas por este.

Un capítulo, escrito por Dave Hill y dirigido por David Nutter, que sirve para explicar los preparativos previos a esa gran batalla épica que copará buena parte del desarrollo narrativo de la temporada y en la que se enfrentarán los vivos y los no muertos (y en el fragor de la batalla habrá otras tantas luchas internas), en avance tras la caída del Muro. De ahí que todo empiece con la llegada de la pareja de moda (Daenerys y Snow) a Winterfell, donde la comitiva Stark los espera en recepción. Al lado de los invitados de lujo un mastodóntico ejército y dos dragones que aterrorizan a los lugareños con su mero vuelo. Una foto de familia buscada por los Strakeros desde la eternidad, donde solo ha faltado una Arya que ha decidido quedarse en un segundo plano, mientras Bran y Sansa recibían a Jon emocionados, y con algo de mayor frialdad, a la autoproclamada reina. Un encuentro en el que ya se ha visto que van a saltar chispas entre Sansa y Daenerys, como dos gatas celosas.  En la comitiva de la pareja del año iban otros ilustres, como el enano favorito del reino, el eunuco de “El hombre de la rosa”, Mormont, etc. Aunque no han puesto demasiado foco en los preparativos en sí, sí que han señalado las discordancias y discrepancias que existe en el Norte con la guiri del sur. No todos ven con buenos ojos (la propia Sansa) que Snow se haya bajado los pantalones y que ahora todos deban arrodillarse ante la reina de los dragones. Unos animalejos (¿no tan bien hechos como otras veces o es cosa mía y del sueño?) que han cobrado protagonismo en el momento cursi del episodio, cuando Jon y Daenerys han hecho una vuelta a los lomos de los dos dragones (“cómo montar un dragón” era el título adecuado para el episodio) antes de darse un apasionado beso. También ha buscado la lágrima fácil el encuentro entre Arya y Jon, con un sentido abrazo, tras el cual la primera le ha recordado al noble bastardo que no se olvide de su familia.

En campo de los Lannister se ha visto a una Cersei tan malvada como de costumbre (el detalle de la ballesta para Custo Dalmau para que aniquile a los dos traidores del clan ha sido de nivel), y ha quedado expuesto que, además, los malos se atraen entre sí. Ya que la llegada de la flota naval de Euron y otro tipo que aún no sé quien coj…es ha terminado con un lío de alcoba entre Euron y la reina impecable. Siguiendo con Euron, un malo de manual, Theon ha irrumpido para rescatar a Yara de las garras del primero. Y así, uno ha puesto rumbo al norte, mientras la otra irá a asegurar las islas de su estirpe familiar. También se han producido algunos encuentros entre algunos personajes y sus archienemigos. De hecho, la primera cápsula de la octava temporada se cierra con la llegada de Jaime Lannister a Invernalia y su cruce de miradas con Bran.

Aunque  el hueso dramático con más peso ha estado el encuentro de Sam con Daenerys y Jonah, en que el primero descubre que tanto su padre como su hermano han sido ejecutados por la reina de dragones. Acto seguido, por recomendación de Bran (otro personaje clave del episodio) se ha ido a saludar a Snow en las bodegas del castillo familiar, y le ha terminado contando la VERDAD sobre su árbol genealógico, explicándole que es el heredero natural del Trono de hierro. El otro, alucinado, no le preocupa tanto el rol preferente que le tocaría desempeñar tras la revelación soltada, sino más en como esa revelación transforma su romance con Daenerys en un asunto incestuoso. Sin duda, uno de los focos dramáticos (unido a la luchas cainitas en el propio bando de los vivos) que marcará esta temporada que arranca tibia, con diálogos endebles, nula acción, con el enano comedido y de escaso efecto emocional. Pero que nadie se alarme, deberíamos tomárnoslo como la calma que precede a la tormenta… la final y definitiva.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.