Review

La chica del tambor: Review 1×03

posted by Paloma Méndez Pérez 28 enero, 2019 0 comments

La chica del tambor 1x03

Les ha dado por los diálogos en este tercer capítulo de La chica del tambor. Nada que objetar; lo hacen captando lo mejor de la esencia de la novela de John le Carré, su ambigüedad y su detallista descripción de la trama y lo juntan con el estilo de Park Chan Wook tan respetuoso con la violencia. Así que con este tenemos el mejor capítulo para poner atención a lo que se cuenta y enmarcarlo de la mejor manera posible, sin añadir florituras que rompan el encanto.

El capítulo desarrolla principalmente la trama de cómo lidiar con el engaño al que han sido sometidos por parte de Michel (Amir Khoury). Sin embargo, la tensión en el piso en Alemania se compensa con el buen ánimo de Charlie (Florence Pugh) quien va conduciendo a un destino equivocado.

El equipo decide revelarle la verdad a Michel y el mismo Martin Kurtz (Michael Shannon) le abre la puerta de la sala de incomunicación en la que pretenden que se encuentra en un campo de refugiados, para enseñarle la buena vida bávara que se descubre tras el cristal. Tras la sorpresa de encontrarse en Múnich, Michel acaba compartiendo el método para elegir objetivo y deciden que sea una pequeña ciudad de Austria.

La nueva ciudad objetivo se comunica a los alemanes y a Charlie también. Lo que nos sirve para indagar un poco más en las dotes de dirección de Martin y en su habilidad para tratar con Shimon (Michael Moshinov) y Gadi (Alexander Skarsgard), entre los que la tensión es más que evidente y cuya rivalidad parece claro que será el gran foco de discrepancia de los próximos capítulos.

El resto de los detalles del capítulo son casualidades y detalles tales como que el coche tenga dos llaves y la autentica novia de Michel lo intercepte más rápido que lo esperado y que Gadi acabe disfrazado de cura. Otra vez un clamor para el reparto, ni que lo vistas de violinista ese hombre pasa desapercibido, pero que conste que el detalle del cura pone un punto simpático a una serie con poco chiste por lo general. Otro detalle del buen humor de este capítulo lo pone Charlie, ingeniándose como salir indemne de la revisión en la frontera austriaca.

Hay tres grandes muestras de la huella del director coreano en el capítulo y las tres se refieren a momentos de violencia o amenaza de venganza. La serie pivota continuamente sobre la idea de la venganza por el atentado en las Olimpiadas de Munich, razón perfecta para darle campo a Park Chan Wook. Una de las escenas la hemos comentado ya. Es en la que se descubre el engaño a Michel y es precisamente cuando Michel entiende que las reglas son otras y que el estaba jugando al juego equivocado. Intenta ayudar para asegurarse unos días más de vida, pero la escena podría terminar con un Michel con un agujero en la cabeza y a nadie de extrañaría. Las otras dos son la detención de la novia de Michel y la posterior muerte de ambos amantes en el coche cargado de explosivos, con la lectura de la carta sobre la escopeta del abuelo de fondo, como metáfora a un final rodado de forma asépticamente magistral.

Amantes que deben sustituir Charlie y Gadi y cuya lectura de cartas es la parte más íntima vista en estos 3 capítulos de trampas y apariencias. Parecen ambos, Charlie y Gadi, alcanzados por la melancolía de lo que no será y ellos deben hacer que parezca y en algún momento se percibe en los dos un deseo irrefrenable de irse a casa y borrarse del mapa. Poco a poco van ganando en intimidad real mientras que la intimidad ficticia es cada vez más un juego de sombras. Se da la coincidencia de que son los personajes que pueden interaccionar en un plano más parecido al ser ambos unos outsiders del equipo. Su discusión sobre ser víctima y tirano y sobre las promesas del Reino Unido al pueblo palestino son de una sencillez que debería ser largamente agradecida en unos mundos como el de la diplomacia y el de las novelas de le Carré, de continuos eufemismos.

En el capítulo cuarto la trama se mueve a Londres, donde la caza está permitida y es precisamente esto lo que el equipo espera que pase. Pero no se refieren a la del ciervo.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.