Review

La chica del tambor: Review 1×06

posted by Paloma Méndez Pérez 23 febrero, 2019 0 comments

La chica del tambor 1x06

En general en la vida es mejor no contradecirse. Con esta afirmación le gustaría estar de acuerdo a mucha gente, pero no pueden porque la coherencia es una falta hoy en día más que una virtud. Para La chica del tambor una contradicción es la muerte y en un mundo anterior a las redes sociales y a la comunicación inmediata la coherencia se basa en la confianza. Charlie (Florence Pugh) es por lo tanto una mentirosa coherente y con eso Martin (Michael Shannon) está feliz y Khalil (Charif Ghattas) también.

Gran monólogo de Khalil elucubrando con la personalidad de su contraparte en Israel. Competencia la suya en dos frentes: en lo personal por la atracción que siente hacia Charlie y como presa que escapa.

Los británicos entran en juego y aparecen cada vez más implicados en un momento en el que se va a falsear un ataque terrorista. Charlie carga la bomba hasta la conferencia de Londres y allí la entrega a Gadi a quien se le ven las intenciones desde lejos. Magnífico soldado y gran estratega en las distancias cortas prepara un plan para permitir a Charlie escapar a las primeras de cambio; mientras que Martin ya le había organizado el quinquenio.

Solo la muerte de Khalil y la de sus colaboradores puede liberar a Charlie aunque como bien dice Martin no se puede matar al diablo, solo a los hombre que actúan en su nombre. Metáfora por cierto aplicable a cualquier creencia si se me permite el comentario.

Termina siendo el propio Khalil el que precipita su muerte al entrar en pánico y quitarle las pilas a la radio. Llama a ambos servicios secretos a su casa y tiene uno de los mejores dialogo de la serie con Charlie cuando intenta confirmar que ella es absolutamente impermeable a las convenciones políticas. Es una actriz, no cree en nada. Es una espía de Israel, que no es judía, que no simpatiza con la causa israelí y que solo está en ello porque va libre al empuje de las emociones y la han llevado hasta aquí.

Gran capítulo en lo visual, la dirección articula impecable, mucho uso de primeros planos en grandes momentos de intensidad. Esto no es cine pero se debe a él.

Se agradece un capítulo de cierre sin cabos sueltos, más allá de los otros seguidores del diablo, como ya sabíamos que pasaría.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.