Review

The Walking Dead: Review 7×02 “The Well”

posted by Omar Little 31 octubre, 2016 0 comments

The Walking Dead 7x02

Sin habernos repuesto aún del mazazo de Lucille y la maldad inherente en su portador, nos enfrentamos a la segunda ración de la séptima temporada de The Walking Dead. Y lo hacemos conscientes de que no se va igualar el tobogán de sensaciones que despertó el anterior, pero satisfechos con lo dispuesto.

Si todavía no has conocido al domador de circo de escuela teatral mejor no sigas con tu avance.

Un capítulo que ha servido para recuperar a los dos personajes separados del gran grupo. Con una Carol malherida y custodiada por Morgan y los “American Gladiator” que ya habían asomado al final de la temporada anterior.

Aunque el minutaje se ha utilizado principalmente para introducirnos en una nueva comunidad, secta, microuniverso, o lo que sea, conocido como El reino  (¿en las afueras de Atlanta?). Otra población idílica y estrafalaria, con sesiones de películas, coros que interpretan al premio Nobel de literatura, tigres  seguidores de Shakespeare. En definitiva una especie de paraíso colectivo con cantidad insana de fruta dirigido por un Lenny Kravitz rastafari amante de la puesta en escena opulenta, las frases rimbombantes y el teatro de Mourinho.

Todo con su punto cómico y extravagante que remite a una mala representación de Isla mágica y de la que el telespectador solo puede permanecer en el escepticismo y el WTF. Pero para bien, los guionistas deciden enterrar las dinámicas ya utilizadas de intentar sorprender al adicto con un pueblo y grupo de apariencia afable y tranquila pero de secretos oscuros, mediante un Ezequiel, que como buen líder, se pone en el centro del relato para explicar a una Carol, que desconfía y solo piensa en largarse de ese Pleasantville, el porqué de ese cuento de hadas montado, el porqué del tigre y todo ese paripé teatral tan definitorio. Algo de agradecer que se haya producido a las primeras de cambio y no hayan utilizado ese recurso como intriga de escaso gancho.

También hemos descubierto, a través de un Morgan mucho más adaptado que Carol, ayudando a la comunidad con clases de palo a un jóven inútil con las artes de la guerra, y saliendo a cazar cerdos, que este nuevo grupo de gente, los del Reino, también tienen que hacer ofrendas a “los salvadores” si no quieren terminar degollados, lo que insinúa de primeras una alianza más que probable entre el grupo de Rick (lo que queda) y los fieles a Ezequiel.

Finalmente Carol se ha instalado en una casa a las afueras, donde Morgan tiene números para hacerle de cartero desde dentro del Reino, lugar en el que se ha instalado porque se siente muy cómodo con la amabilidad reinante, la decencia y los brotes de civilización tras tanto horror a cuestas.

Un capítulo diametralmente opuesto en tono, intensidad y mordedura al anterior, pero que se salda con un interés bastante elevado por el cúmulo de personajes, escenarios y reglas que se presentan. Aún habrá que esperar para el primer bajonazo de la temporada.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.