ReviewSeries

The Good Fight: Review 2×09 “Day 464”

posted by Paloma Méndez Pérez 7 mayo, 2018 0 comments

The Good Fight 2x09

Vuelven a la carga con la que se ha descubierto como tema estrella de la temporada y que le ha valido la renovación por ahora por otra temporada más, pero, contando que Trump durará al menos hasta 2020, no descarto que haya una cuarta.

Capítulo ocupado casi en su totalidad con una subtrama de la trama rusa del presidente americano. Ese episodio en el que se rumoreó con unas señoritas en Moscú ensuciando la habitación en la que más adelante pernoctaría Obama, el entonces presidente americano.

Escatológico y de dudoso gusto y por eso cuando una de las participantes en el acto se presenta en el despacho de Boseman Redick para pedir que la ayuden a evitar la deportación las alarmas se encienden.

Primero, dudar de la credibilidad de la clienta y avisar a Ruth Eastman (Margot Martindale) de que quizá vayan a sufrir un ataque desde dentro haciéndoles partícipes de dar publicidad a una noticia falsa.

Una vez confirmado que es probable que la clienta diga la verdad, ya es el interés propio de Marissa Gold (Sarah Steele) y Diane Lockhart (Christine Baranski) el que las lleva a continuar ayudando a la clienta a evitar la deportación. Acuden al FBI en la figura de la conocida por el caso Rindle, Madeline Starkey (Jane Lynch) y salen de la reunión con más confianza en la credibilidad de la clienta, pero con una orden de expulsión casi inmediata.

La elección está entonces entre entregar el video de prueba de la fechoría al FBI y obtener la residencia o hacer público el vídeo pero ya desde la madre patria Rusia. La testigo toma la decisión de entregar el video, no sin antes permitir que el comité demócrata haga una copia reservada para 2020; como ya comentábamos año de las elecciones. Ahora me daría pena que esto terminase antes de que acabe el tiempo de Trump como presidente, porque The good fight ha sabido utilizar una situación claramente inoportuna y desgraciada, para convertirse en uno de los testigos más relevantes de la actualidad americana en televisión.

El otro caso del capítulo es el que afecta a Maia (una Rose Leslie cada vez más relegada) y Lucca Quinn (Cush Jumbo) para ayudar al amigo de Jay Dispersia (Nyambi Nyambi). Con el fichaje del raro Gabriel Kovac (Fisher Stevens) el caso se lleva ante el juez con bastantes pocas posibilidades de triunfar. La buena noticia es que un ayudante del fiscal en plena carrera por la candidatura demócrata tiene tal récord de afroamericanos encarcelados, que ni su afroamericana novia embarazada podrían conseguir que la imagen de pijo racista se borrase. Así que Colin Morello (Justin Bartha) no pierde la oportunidad de convertirse en el salvador de los hombres encarcelados injustamente por la corrupción policial y de paso mejorar un poco la estadística.

La próxima semana quizá estemos menos políticos ya que se acerca el final de la temporada y los casos de abogados asesinados no han avanzado desde hace varios episodios.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.