Series

The Walking Dead: Impresiones 5×03 “Four Walls and a roof”

posted by Omar Little 27 octubre, 2014 3 Comments

The Walking Dead 5x3

Alto y claro. Así están llegando las consignas de lo que quiere el aficionado a la oficina de guionistas de TWD: acción, crudeza, sangre a mansalva, ¿diálogos?…. los mínimos gracias, y sobre todo no encallarse en ningún sitio donde no se filtre la luz natural. Y tras un segundo capítulo que encendió algunos signos de preocupación, el masivo producto de la AMC recupera la compostura en un tercer capítulo que parece encarrilar la quinta temporada hacia la mecánica que funciona para la serie.

Si aún no has expulsado tus pecados viendo el tercer capítulo de The Walking Dead es mejor que te encierres en casa y lo hagas. Hasta entonces no sigas leyendo.

El capítulo ha arrancado justo donde el anterior lo había dejado. Con un Bob sirviendo de cena a los caníbales de Terminus. Como era de esperar, a Bob no le ha supuesto demasiado esfuerzo provocar que se les atragantase la pierna comida, solo ha tenido que enseñar el mordisco en su omoplato con una risa de interno de Alguien voló sobre el nido del cuco para que todos expulsarán trocitos de su pierna en sus respectivos vómitos.

Tras comprobar que la mercancía estaba infectada han decidido devolverla al proveedor original. Previamente Gareth se había preocupado en calmar a los suyos diciéndoles que si la carne está cocinada no hay riesgo de infección – me temo que nos quedaremos sin averiguar la teoría que comentaban los lectores Cor y Clau en la última review.

Mientras tanto en el interior de la iglesia se han sucedido algunos episodios dignos de mención. Por un lado el gran secreto que guardaba el sacerdote no ha resultado ser un pecado capital, no al menos para los que recelábamos considerablemente de él. Simplemente que se atrincheró en la guarida del señor negando ese lujo a otros, por lo tanto privándoles de la vida….pero peores cosas hemos presenciado en la viña de Kirkman.

También ha habido un episodio de confrontación, en el que el ex luchador de Pressing Catch se ha puesto gallito con Rick, y viceversa, cuando ambos no se han puesto de acuerdo con los siguientes pasos a tomar. Mientras la parodia de Dolph Lundgren optaba por irse de noche hacia DC, Rick se ha negado en rotundo dando como principal razón la ausencia de Daryl y Carol. Tras varios rifirrafes entre ellos, que casi terminan a tortazo limpio, se ha impuesto la cordura y la rectitud, y el gigantón pelirrojo ha cedido a esperar 12 horas más para partir con su equipo.

12 horas que el grupo ha aprovechado para salir a la caza de los caníbales, mientras que la otra mitad del grupo se ocultaba en la habitación del sacerdote con el moribundo Bob y la pequeña Grimes. Como era previsible, el grupo de caníbales ha llegado a las inmediaciones de la iglesia mientras los cazadores del grupo liderado por Rick estaban fuera buscándoles.  Ya dentro de la iglesia el grupo de Gareth ha estrechado el cerco a los que aguardaban escondidos en la habitación del cura, y cuando parecía que una tormenta de balas era inevitable, el grupo de Rick ha irrumpido en la iglesia para llevar a cabo su propia matanza de San Patricio. Rick, y algunos de los suyos, se han cargado a los caníbales por mucho que éstos, a través de Gareth, imploraran por su libertad. En una secuencia cruda, en la que otra vez se ha manifestado esta violencia visceral y animal que está ofreciendo la serie en sus últimos bocados.

Y bravo. No solo por eso, sino por haberse desprendido de un villano que no tenía la entidad suficiente para hacerse cargo de ese rol durante el resto de capítulos. Como ya dije en la anterior ocasión, Gareth no infunde temor ni nada, casi que me causa más impresión su segundo de a bordo, ese al que hay que repetirle que deje la arma antes de atestarle varios culatazos mortales.

Tras esa masacre en la casa del señor, que ha dejado sin habla al reverendo, y a más de uno del grupo, que han presenciado acojonados y sobrecogidos cómo Rick llevaba a cabo, de la forma más salvaje, su ansiada venganza hacia esos repudiables carnívoros humanos, manteniéndose al margen de un sangriento espectáculo que ha puesto de relieve la frágil frontera que los separa de los animales, un tema que sobrevuela y que están explotando desde hace ya varios episodios sin que colapse la trama, en su justa medida…¿y decía?… sí, que tras eso han intentado poner unas notas de sentimiento y emoción con la secuencia del grupo dándole el último adiós a un Bob a las puertas de la muerte. Vano intento comparado con el más efectivo que tuvimos con Carol en el primer capítulo, pero algo mejor cuando Bob le ha dado las gracias a Rick por acogerle en el grupo y por demostrarle que aún existe la bondad en la tierra, quedando claro que el tío estaba demasiado grogui para enterarse de la matanza de la noche siguiente.

Finalmente Bob ha fallecido al lado de su Sasha, justo cuando ha irrumpido en escena Tyresse (Aka Barry White), ahora mismo la brújula moral a la que agarrarse, para llevar cabo la dura tarea de impedir a Bob convertirse en un zombi.

En los últimos suspiros del capítulo hemos sido testigos, y ya van…, de cómo el grupo se dividía en dos. Por un lado el grupo de Hulk Hogan y el científico “d’en món de Beakman” enfilaba con un autobús escolar (¿ha caído del cielo como regalo divino?) hacia Washington DC. Mientras que los fieles a Rick, con un mapa de la ruta que tomarán los otros, han permanecido en la iglesia a la espera de noticias sobre Daryl y Carol.

Unas noticias que han llegado de forma inmediata, cuando Michonne, alertada por unos ruidos en el bosque, ha ido hasta allí para ser sorprendida por un Daryl irrumpiendo desde las sombras. Y lo que para ella ha sido una alegría, la cara de Daryl señalaba todo lo contrario, justo antes de que indicara a Carol y a los otros que podían salir ya de dónde estuvieran. Tremendo cliffhanger que da pie a conjeturar sobre con quien están esos dos. A mí me ha parecido evidente que Daryl no está contento de estar allí, con lo que me imagino que los tipos que perseguían en ese coche negro con la cruz son los mismos que los han obligado a personificarse en la iglesia con malas intenciones. Es más, me aventuro a pronosticar que estos nuevos chungos, caníbales o no, son los que van dejando sus pintadas y mensajes apocalípticos en las paredes de la iglesia, y que tienen algún tipo de relación con el sacerdote.

Sea lo que sea, lo sabremos en un próximo capítulo que se prevé calentito, ardiente. Hasta entonces toca celebrar éste, no tanto por lo que ha sucedido, sino por las decisiones tomadas, todas ellas necesarias y muy inteligentes. Primero por finiquitar por la vía rápida el tema de Gareth, como he dicho en cansinas ocasiones, un villano de pacotilla. Segundo porque parece que la acción se va a desplazar pronto de escenario, nada de encerrase en la iglesia por favor. Y eso lleva al tercer punto…la temporada se mantiene en su ritmo vibrante, yendo a toda castaña. Y cuarto, y más importante, por posibilitar que Michonne recupere su katana.

 

 

PD: No he acabado de entender el diálogo entre Rick y Tyreese mientras cavan el agujero para los cadáveres que se amontonan a la puerta de la iglesia. ¿A qué se refieren?


3 Comments

nico 28 octubre, 2014 at 04:17

Nada importante solo que Tyreese dice en el camino a Terminus el murio, por lo q paso con las niñas y su novia al enterarse de quien la mató, y Rick le contesta q no, haciendo alusión a q literalmente esta vivo y devuelta al grupo, y lo q no te mata te hace mas fuerte

Reply
Omar Little 28 octubre, 2014 at 06:11

Sí, Nico, en esa línea iba la conversación. Lo apuntaba también Diego arriba, en los comentarios de Facebook.

Un saludo

Reply
Arbitrario 29 octubre, 2014 at 17:43

El cliffhanger que yo vi es que Carol puede estar muerta. Las imágenes del 5×04 filtradas muestran a Beth, pero no a Carol. Así que lo que comentas de la mala cara de Daryl puede ser debido a la que se quedó en el camino… ¡se verá en el próximo capítulo!

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.