Series

The Walking Dead: Impresiones 5×08 “Coda”

posted by Omar Little 1 diciembre, 2014 6 Comments

The Walking Dead Coda

Como cada lunes nos reunimos en este espacio los feligreses de The Walking Dead para compartir el análisis despreocupado de su último capítulo. Pero este lunes es diferente a los demás, va a ser el último hasta nuevo aviso (8/2 del 2015) porque la serie ha llegado al ecuador con unos de esos capítulos que nos hacen recobrar la fe hacia la principal fuente de ingresos de la AMC. Tras dos, y tres, capítulos de olvido, The Walking Dead despide su primera tanda de capítulos de su quinta temporada dándonos una sonora bofetada emocional.

Si no lees estas líneas con ojos vidriosos no deberías de seguir.

El capítulo “Coda” arranca a lo grande, como se espera de un mid-season finale que aglutina a tantos millones de ojos. Bob, el policía a la fuga, intentado salir por patas del lugar tras dejar a Sasha noqueada, y un Rick con muy malas pulgas siguiendo sus pasos. Tras hacer caso omiso a las órdenes de Rick para que se detenga, el poli sale disparado hasta comerse al asfalto con los dientes, después de que Rick lo atropelle, tal y como hace el grupo del hospital con todo el que se cruza. Tras intercambias impresiones, a ras de suelo uno, y a contraluz el otro, Rick ajusticia a Bob como si fuera un perro. Latigazo inesperado que pone de relieve la deshumanización de los personajes de la serie a estas alturas del partido, especialmente Rick, un tipo que las ha sufrido de todos los colores y cuyo carácter ha mutado hacia la violencia más descarnada.

Pese a que Rick no ha titubeado en aplacar el intento de fuga de la forma más salvaje, dejando su misericordia enterrada a miles de kilómetros bajo la tierra, el plan del grupo permanece intacto: Intercambiar los dos rehenes por Beth y Carol.

Aunque no todo han sido alegrías para los bajos, y pinchazos en la espina dorsal, el capítulo también ha tenido sus minutos de la basura. Ojala Rick hubiera ajusticiado al sacerdote, un personaje, que más allá de la particularidad de la sotana (supongo que a nivel gráfico se le sacará su jugo en los cómics) se ha convertido en un pelmazo, ese tipo que entorpece el ritmo, y al que nadie comprende, ni quiere comprender. En un nuevo capítulo de sus ida y venidas aleatorias, el tipo se ha ido a la escuela para comprobar como la pierna de Bob se había convertido en nutriente para gusanos, con la mala fortuna que los zombies retenidos en la escuela han logrado zafarse de las barreras arquitectónicas del lugar para ir a su caza. El hombre no ha tenido mejor idea que llevárselos de vuelta a la iglesia, donde han puesto enseguida de manifiesto que las defensas armadas eran un juguete para los no muertos, no solo no se han cargado a nadie, sino que tenían más vía libre para entrar que un político catalán en los bancos de Andorra.

Pero la cosa no ha ido a mayores, porque Carl y Michonne lo han dejado entrar en la iglesia, y con él una tromba de zombies, con lo que no han tenido más remedio que salir de ahí por la vía secreta del sacerdote, a lo que nos lleva de nuevo a apuntar la absurdidad de todo el asunto: ¿por qué no entra por allí el sacerdote en lugar de molestar a los otros y dejar la iglesia abierta al público? ¿Todo ha sido para intentar subrayar un acto de redención de su personaje? Ni lo sé, ni me importa, pero ruego a Dios que le lance un rayo y nos libre de sus actos impunes, chorras y molestos. Y no me cago más en él, porque todo ese camino inverso chupa minutos, al menos, nos ha ofrecido un par de brillantes y hermosas ejecuciones de zombies por parte de la katana de Michonne. Hasta Tarantino, de ver la serie, se hubiera empalmado.

Ya fuera de la iglesia, los tres y medio han cerrado a los zombies dentro, pero no del todo bien, porque cuando éstos estaban a punto de salir de nuevo, el camión de los bomberos pilotado por el luchador WWF se ha tenido que cruzar en su camino para impedirles salir. Lo mejor ha sido la reunificación del grupo, así la sombra del cura quedará diluida (por cierto, parece que el científico trolas sigue out).

Cerca de esos minutos de la basura, ha sido todo el metraje volcado en la relación de amor y odio entre Beth y la mandamás en el hospital. Mucho diálogo inocuo para intentar dar algo de sentido y mayor perfil a ese personaje. Lo poco que he sacado claro, es la purga interna que lleva a cabo la mujer para seguir destacada como líder, con más víctimas que en las filas del PSC. El último uno de los policías malotes que le viene a discutir el liderazgo y que sale de ahí literalmente por el hueco del ascensor, con la ayuda de Beth.

Hasta aquí, y exceptuando el potente arranque, todo han sido preámbulos ejecutados por manos temblorosas e inexpertas en busca de zonas erógenas sin demasiada fortuna. Pero por fin, en su último tercio, el capítulo ha hecho los deberes que se le exigían.

El plan de Tyresse ha empezado en la azotea de un edificio de Atlanta, con varios francotiradores apuntando el parking donde Rick se reunía a solas con dos policías de los secuestradores para proponer el plan del intercambio. Con una necesaria elipsis, tras chuparse muchos minutos en sandeces, el grupo ha entrado en el hospital para llevar a cabo el intercambio. Antes de producirse, mi alarma interna ha supuesto que algo no iría como se esperaba, observamos cómo Beth recoger sus cosas, y de paso, se guarda unas tijeras entre el yeso de su brazo.

El intercambio ha tenido lugar en un frío pasillo, sin rincón para muchas sorpresas, huidas o emboscadas. Uno por uno han procedido al intercambio sin respirar demasiada tensión ni mal rollo en el ambiente. Sin embargo todo se ha ido al traste – y de qué manera cabritos- cuando ya a las puertas de irse todos vivos y contentos, la jefa ambigua ha exigido que Will Smith Jr. tenía que quedarse en el hospi. Tras las quejas de Rick, finalmente ha sido el propio heredero de la casa Smith quien ha decidido dar un paso adelante y atender las reclamas de su ex-capo. Al instante ha saltado Beth, quien después de abrazarlo, y mirar desafiando a la jefa de ellos, ha llevado su síndrome de Estocolmo al peor callejón (y al más incompresible), al atestar a su secuestradora las tijeras que escondía en su yeso, con la mala fortuna que ha provocado que ésta, al sentir la calvada, le disparase una bala a bocajarro que ha acabado con su vida.

Tras dejarnos a todos como Fernando Trueba, pero sin tiempo a derramar lágrimas, Daryl se ha acercado a la verdugo para que recibiera su propia bala letal, dejando dos muertos en los pasillos, y dando paso a un duelo al Ok Corral entre ambos lados no resuelto, que no ha ido a más, por lo tanto no ha habido que lamentar más víctimas, gracias a los esfuerzos de la policía rehén por intentar que el río no llevara más sangre.

Aún atónitos y con la cara desencajada por lo que acababa de ocurrir, hemos salido con los ojos llorosos al exterior donde el grupo de Rick, con un recuperado Will Smith Jr., se ha encontrado con la otra parte del grupo. Sin embargo la imagen más cruda, ha sido la última cuando Daryl ha salido de allí con el cuerpo de Beth sobre sus brazos, y el llanto desolador de su hermana al presenciar la imagen. Un doble nudo marítimo sobre nuestra nuez con las que los guionistas han puesto el punto final al capítulo, y a la mid-season de la quinta.

 

 

 

Post reflexiones

¿Qué os ha parecido como final de mid-season?

Se esperaba alguna muerte a lo largo de este capítulo, pero la de Beth, y la forma en que se ha producido, ha sido realmente cruda. Aún peor por eso, ha sido el desgarrador llanto de su hermana, convirtiendo este en uno de los capítulos más tristes y emotivos de la serie, ¿o me equivoco?

Ahora a rezar a que vuelvan en buena forma de aquí dos meses y medio. Y por cierto, ni una pista de hacia donde se dirigen los derroteros en los nuevos capítulos: ¿Un estadio?, ¿una comisaría?, ¿una lonja de pescado?, ¿un gimnasio?, ¿Centro comercial?, ¿Woodstock?…mmm, si por mí fuera… Wall Street.

¿Algún día sabremos algo más sobre el ninja misterioso de la capucha?


6 Comments

Merle Dix 1 diciembre, 2014 at 09:34

Pues a mi no me ha gustado tanto, fue puro bla bla bla y la muerte de Beth estuvo bien.
Era un personaje que no aportaba nada y además caía un poco mal.

Reply
Omar Little 1 diciembre, 2014 at 09:38

No, a ver, a mí tampoco es que me haya flipado pero viniendo de donde veníamos, creo que ha sido un buen capítulo. El bla bla de la serie me exaspera, pero al menos el capítulo ha dejado tres o cuatro momentazos, y sobre la muerte de Beth…. caerá mejor o peor la chica, pero tenía una cara demasiado angelical para destrozarla con un balazo, y tal y cómo se ha filmado, pues me ha tocado la fibra.

Reply
savio 1 diciembre, 2014 at 18:51

Hay que ver con qúe velocidad sale la critica- resumen.. enhorabuena. Respectoal Ninja:

http://walkingdead.wikia.com/wiki/Morgan_Jones_%28TV_Series%29

Reply
Omar Little 1 diciembre, 2014 at 23:21

Gracias Savio por el enlace. ¿Pero esas apariciones se refieren a la serie o al cómic? porque yo creo que solo he visto al tipo en un par de ocasiones, una en toda esta quinta. ¿Qué te ha parecido esta mid-season?, por cierto

Reply
savio 2 diciembre, 2014 at 10:30

Buenas Omar, son de la serie. Lo he encontrado en castellano, además viene con fotos,así que es más fácil recordar, a mi me cuesta mucho… la temporada, pues empezó mejor de lo que termina. Creo que algunos giros de guión tienen cierto tufillo Deus ex machina. Tiene que morir Beth, a lo mejor porque ha sido fichada para la ultima pelicula de un dorector de moda,o porque un grupo de opinion valora que el personaje es cansino… y ahí vamos. Despues de dos episodios en el hospital más absurdo Del(o desde el ) Reino deciden matarla así.. ma hubiera valido una caida por la puerta del ascensor en el minuto uno y seguir cualquiera de las otras historias abiertas…
Semi-decepción, o más bien, seguir en la linea. Entretenida.

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.