Series

The Walking Dead: Impresiones 5×14 “Spend”

posted by Omar Little 16 marzo, 2015 0 comments

the walking dead spend

El muerto millonario de la AMC ha entrado en la recta final de su quinta temporada a trompicones. Tras un capítulo reflexivo, con apuntes sociológicos y filosóficos, en el último han optado por dar carnaza insípida a los fans más acríticos.
Terreno sembrado de spoilers

Tras disminuir el ritmo para desesperación de algunos, los guionistas estaban obligados a dar sangre y vísceras a los fieles, y como suelo ocurrir, si no hay un pretexto para ello, se lo sacan de la manga sin mayor complicación.
Robert McKee se estiraría de los pelos del escroto con las estructuras narrativas de los capítulos de esta serie. Avances en círculo, o sea progresión inexistente, o mínima. Como es el caso.  Todo un capítulo utilizado para remarcar que el grupo de Rick, ante la inaptitud, soft behaviour y comportamientos gallina de los Otros, toman las riendas en distintas áreas de Alexandria, y van ganando terreno en ese golpe de estado silencioso

Todo ello es una excusa barda para separar al grupo, poner a diferentes personajes, –los secundarios y aburridos-, en situaciones límite y cargarse unos cuantos por el camino.

Lo único a rescatar de este capítulo ha sido la secuencia en la que Glenn, Will SMith Jr y el otro quedan atrapados en una puerta corredera, cuyo enredo se resuelve con una jugosa Tomatina cargada de sangre, máscaras exploit y tufillo al gore de la edad dorada, y que deja una pregunta al aire sin resolver…¿para llegar hasta aquí era necesario darle protagonismo a ese personaje? ¿Alguien se ha inmutado con su muerte?

El único apunte interesante, que enlaza con observaciones lanzadas en capítulos anteriores, es cuando irrumpe el cura, (sí, sigue vivo el cabrito), para dejar constancia ante Diane, que el grupo de Rick es peligroso, y que ha cometido un error acogiéndolos. Por si quedan dudas de que la brújula moral del grupo está muy desequilibrada, a continuación insertan a Carol y Rick conspirando para cargarse al marido de la rubita de la que Rick siente debilidad, mediante no sé qué mierda de subtrama sacada de la nada, en la que el marido de la rubia, y padre de criaturas, estaría abusando de ellas…una patillada más a sumar a la serie.

Las relaciones entre los dos grupos parece que se siguen agitando, pero no termina de estallar el conflicto que dé algo de vida, e imprima emociones en la tanda final. Quedan dos capítulos, pero el horizonte no parece demasiado alentador, aunque con esta serie, pese a seguir derroteros de lo más previsible en la construcción de su guion, alguna vez, rara vez, nos sorprende.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.