ReviewSeries

The Walking Dead: Review 7×03 “La celda”

posted by Omar Little 8 noviembre, 2016 0 comments

The Walking Dead 7x03

Después de mal acostumbrarnos con dos capítulos seguidos de alto voltaje y interés consensuado, The Walking Dead vuelve a las riendas con su faceta menos loable en un capítulo bastante indoloro.

Si no te sangran los oídos por una dichosa canción mejor sigas a tu bola.

Tocaba serenar los ánimos, volver a esos desarrollos lentos y farragosos, de uno, dos, a los sumo tres personajes envueltos. Y “La celda” ha sido el turno de Daryl en su nueva celda de acogida, de la que prácticamente la cámara no se ha separado.

Todo ha empezado con un montaje musical para presentar el santuario que Negan dirige con mano de Lucille. Un santuario menos punk de lo que me imaginaba, bastante bien organizado, con un patio en el que circulan rebeldes convertidos en zombis, y con algunas malas bestias pululando por ahí.

Luego hemos descubierto que Negan es un devoto de Donald Rumsfeld, aunque en lugar del nu-metal o el noise, para Daryl prefieren torturarlo con un tema de pop azucarado. Por lo demás alguna paliza con trampa, tostadas de paté la piara, y las clásicas vejaciones que se estilan en estos ambientes.

Paralelamente hemos ido conociendo a su carcelero, un Dwight a quien los guionistas han decidido humanizar al revelarnos su cruel relación con Negan. Alguien a quien no cuestiona después de que le birlara a su esposa a cambio de mantener la vida. Dos personajes, Dwight y su ex, que seguro se convertirán en los aliados de Daryl. Una relación, y especialmente el vínculo de ella con Daryl que queda mal explicado  recordado por servidor- ¿o acaso he sido el único que se ha pensado que se conocían previamente cuando se han cruzado en la consulta del ginecólogo? 

No se ha terminado de entender esa foto que Dwight le deja a Daryl para removerle la consciencia y el estómago – ¿Tengo el televisor mal equilibrado o no se ha visto quién era? Más entendible ha sido ver cómo Dwight se cepillaba a un amigo fugado, después de que éste prefiriese ser ejecutado antes que volver al santuario de Negan.

Finalmente, Daryl ha vivido su segundo encuentro con Negan, después del de la escapada infructuosa que acaba con paliza de sus hombres, con un momento Espartaco a la inversa, cuando Negan le ha exigido responder una pregunta sencilla, y Daryl, sin arrodillarse, le ha respondido con su nombre en lugar de Negan, que hubiera sido la clave para dar el primer paso de rendición y aceptación.

Lo dicho, un episodio de lo más insustancial.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.