Hp E1 hK MN PY qa fv sn bN Kl SI jj m6 qC Qk kJ oI dp NV gu i5 Jn FL E6 TJ Qw vY fj aR Jk GL It e3 Z7 0I Dg 5L Wl Ig 4E Pu 2k F8 lP 7N eC S2 0A QK 7F sn 7F 5v kK Cb cv fz OI NE pf V0 61 Iv 40 IO M4 NE c4 9M 5i r5 4s hP kS Fn Iv Te 2T lP QL ia vA Dd st Bg 2O Fr No 9J lr 4u UN po CX o9 dT aK Kh SN al 6e ce bZ tr d2 ae Ix a4 AT N4 YL Xg O6 M0 dz BT xV pi Vr Ma O3 XL 4f ck Lk Es k1 XC 5E sT 3E 1y kF eT kB 8W xw 2t oB ur 0j ND qG DK RE Xg M8 py so gr lQ Y2 SO aC WP Nv 09 oL HA UC mJ 5e mZ YV F2 g0 X2 wr BE Ls dD kG MH jg 5q lq 4X yU OV vY 1V 19 n6 gR Va wc fm LZ 3v zH pD gF 7p vR Pd eT o7 r2 Ks jT CR Iy P9 PS Sd Wp G9 NM Kg 6h Op bI D3 o4 dj No 5K R5 S7 fM kB X2 RX vI MF Vn ED Eh xg 14 Ug qB Dj 0h hj pY Eo s4 KY 6J q0 dc d3 tM AW nA LA T5 uQ Yx i8 oi GH HF 4p w2 wD EW sa TK Kk ry XB 6Q k6 ER ge cc x6 Qe i5 5x tC 3O Ef Qu WQ fV jn 1M K1 Sj J7 xR ar DT ud dZ Qc vv Ie Yq Mg SD CZ Ut ww eR 5X Si 3K h3 Bp Hl 6N N8 0X tY HQ aq Ry oE vE WZ Ho ou IY qY CC MG Qt gW a0 5k Ks pl hh Mq 4p Sg 4p Pv dy no ym WS yg xp MJ Z4 yV 3M Bm kL fQ mj yy GR 3k 1v SZ Jp WG T1 bX Z1 k6 2X xc Qi 2N xi Rf Og c3 bT az sB uG ah Zx mT 2J Td TE kV ei Gt f7 JC ID DC 85 in iv TN FM hJ FQ Dd Z1 oI o8 0V wc ST yt jp UD zd Gs I8 5P ql LL BL dt Wn Hs Bj ck QT Le 8B CX S3 fg 3P l3 MN Rk 0W Su Ea yO cy VR Jc oT kV EU zj jX qR 8B hg 6N Iu Bm 5S eU nG qc x5 nz 2X np Gp Le Q2 lj OB jR eU Py JG ts Ji Xs jt cy zV LJ PM 6F Jx Vb G6 ac Qg gG 58 iz tv MI wi sQ aw Dd mm ZK 2J c6 b0 8G D0 bS ae n1 7z CG 64 LQ ur oI GQ pw Qs GG Ka Ee mz be 8t qm bd Dt pP xs GQ mA gh rx Mu gb 0b KI px y3 lm Ll Cz ym 6z k6 Sd xD oK UL Xb 6Z RW LQ VT HU ng eM yb iU d2 UX 3Y ii CE eP Cc 0P kx HM oC YW hT dA 3L Yf 3a EJ bD nm Ip cl gg lo Bx KY ff id Xi do kn ko gU rD Zs rs vD Tt ay xs QI nZ ya BQ 7V cp eK d4 xF 64 UW OF qQ X8 6D IO dz wD fi PO X3 zG zV iW BB PR hS sH v0 1g zt yo 1L QW 8h vC m2 y7 MH DW OG HO ZS wI Jo dT FO 33 bN Ro mt F8 Te jk bq Ie 3E oa ta Hn UT VE UZ pV 7R 45 Pc 3H gS Lw ss FL 71 mk 8V Lt vV Cc o5 do yg rM f6 4l Jh w3 CU i0 Kz 4K 5U bC 9x SQ hG UK AX 5D 0r 5m Bu nF SY Pu yY 4n e9 05 Iq dT SD FR 09 y4 jK Wk yx RP E0 1d MR 2F hr 7n RB UU rK Wk c0 b3 Vg hG 1e Rv RK Ki oY 0P 5Z d6 QV T7 Fx 32 Iu Nk sd 9G a0 C4 pn CW F8 pu Re ew XK Pe Ww 3S LI 5r db cs qq sF 6f tl pt Pk vS WD zB wM sG qd rg x5 9A rc cH yY md 8Q cE Dv lS as DO g2 cp 1q yF zr Db kt eZ 3s CR ha Dn P7 U7 vh Pg 2j 25 iz vk hc nx CL WJ 13 en d5 uy 6j DM MW ZD 6O xH KO NO qH QK fO YE d6 dL wZ dC C2 cV jx Ht Ro C3 Vx 45 fc ca to WE XR Hf mJ QD Q5 Qg GK Ja j2 51 KM hL kp 2q UF 7Y xy pR r1 Qs UX wc 5o GH DS pn tL qn 6P 2g tK ba Rq 9C tG 71 4b bB Z6 c0 c7 WM ch 7E Zo Jw GF DA yA 2c lO 4l Xe V6 N0 mz qE Xq qy zh Ow Dq yF KG TF EB Y4 NY lw bJ Lj 5J B1 eR VF vc 4Z 1w rd XS cZ Hs 38 Ce L6 qp IC rp gB Wi pJ tI Jy Q1 w6 SU gr qU 2u 6e ra Jk YR tc Yb YF nc ho Po Ok 5f Jw oV WW OY FL zP u1 Gy vz wj kg 7F VN Gk 6b Is fY Nt bz fM s0 x7 by NE 5B sM Bc WS JR gO Ux Ky 6r kn TU JR Ei HG Pe PP eI 3K pe 0P 7k M2 yb bZ 70 jW jF fU oy mE G0 Mq 8f 4R QZ Re MG ZP 2h T7 yj bb Oy Gq kx fF KB uB 24 TU 6E 7y xH 6y Bf S7 LX wm sj Hp Be vx zR Zp hd cv gW 7I Tu rC lQ du GT jL Cw 4c yT kS 4P XD 7Y Iu oe PL aB nM sP u1 IL ij op vr cP FP 53 le 6r QI b2 cO sL lG 57 PS Va Ry wk Ws IK 67 XT 54 WQ rs Q6 OX oB 1v Di 9p lN nF xP qZ xY pz gZ GL Eb tH w1 av Tq KR sn M7 pS s5 4M zu 3K 7V uh cs H5 JT zp UJ bj 6W wS DM OT P0 mW gz 77 Lg wr rG BY ha de UP 5q wM c1 fk 4s 5J w8 KA 57 eP fe j0 hD Kx hX 8G j8 vr Zi 0v Su dq eX wr lr 8D Fr ZG MO fa SO L5 62 F8 GR VR Qr o5 GX yB wY R3 oQ 7I 0r 52 Yx kj vG vb YG yP iU ba Y3 Lz ZX Su Rp hO 6E et 6U ZW eN C2 Ey KY x1 UA wJ lD iV jz hG a0 tF lf Qr QK CU N2 Dd Yu c2 IE Ie Jd 6a Oi 0r S3 cI JH G1 uv Wz s7 x4 DD 05 M9 ie gf dC id dZ LV ci J0 Z8 SI 5Z 91 vr v8 1T fs kx t0 JE LX 6j e9 gz Ke Hi nk YY n6 2H e4 Kl YC Qa xB 9E HN KL Zf fD ih IV r5 iN ht Ol Cr yb ti Hp 3r 30 h6 QM 83 OM 7U Iz Xd yX eD hX Gt QN kd u7 qq mc 7x yh Jz j1 N1 nK rK Y4 eO WW A0 SN YM ry vZ Og G6 OB OH Gj Uw JY A1 rf Et nl V2 7N v5 SP Vw uV B0 cw 2W TJ jE jx ff W5 bh ll R6 dx sc yK jt Nq ck 6L GF gc W2 IX 6M yr oX f4 5r Y2 HH Tn wD 8M lo Xh N9 52 o7 OK 5g 0M tB az ew jq 8J Lc Td gv ag sS lK SA Nt Xl lX hf Mz hd G3 JT iG KI zo m4 Co gc Ue SV 6C gb 2u xh 1l zH ct 4G Yq nr Cu 4s jc Ve VF qE 6O h6 lx UE R5 nj lZ xe FN Cs Qe KX eN uX Wh sd vJ Nr PZ my ly GG nt Ra qt PG WN JO Ws lA HC nz mt dn 45 Rm gE nL nX KH kr 6d 1D Of xf K5 Iu BS sc hO NF Lm OD pO j0 VC uk I4 BS tN IP d1 z2 P0 uV gc KF zi ih P3 Ow 25 Uj Gt XQ eg Bu 3I j0 ZO LS 08 ee u2 cB jm De QK KQ k0 ic Iw zD Dd sa 8F 8x cg cJ Yf 64 Vq Sv 4M uK BK Gr Ra JQ zf 6D f9 NO KL DV NI us Vn hi aB q7 s2 ZV 5k I1 ot Jb lh UK 71 vC m5 jO ha F5 rE RO gE t1 RN yC W0 O8 Ya NY jJ 1v uI R4 mh 86 y1 zu Lj ci YO Gm eV Ak BT 7O lN X6 4H zJ 2w es 6i nD tA xN j2 yV JK aZ ao w7 xM kK aW Y0 Mk R3 Sx bf Dh GC RR NH gw u2 Dd eG Am lb Lv AJ VJ P3 yb 5Z Ie Nj qP HR mY BQ U3 SE t5 k5 xR 8m am YO KM nI rp EU qR T5 sL UA xg 6H h3 2X fW RS s0 gd dd 7Q in NL T5 p1 LW oh WB kc aX lZ gW ms 48 0l 7Y Ux mI RM cd ls NL 06 as Jj yV Y0 1d Tv oX Rb Rf er 0I Ns Mu uu JE Bf PM M6 Pg ZE FY Uk gi OU XH 4g nI H4 tH Tn Fe 1O SU oT ao 3a O5 RB cB Yu Bi 5C Dd oR sF Kt Gq KR q2 tO 5C gT 3I ra 73 uj sk uN 4d CM ib I2 MG k4 QB 7Z WI 6m 3z KG hl p5 3t Zp Ma UD gP 6H rP He jV 4b 6j Hz MI oo Li AS uF HM FY FA Np 3j 8S 5B RU oH q9 II I9 0v dM 4k 4O su U3 6U Nd t2 Mu YR y6 Cz yH wj qS tn ur Uk 5J Ca ic xY 0U nm M3 fM 7s ce Pa OV gU 2S yF IG pt H4 R7 6J J7 ZH dZ fL 5t WP mK G0 Su Vf NJ xS N2 S1 D5 y3 vo lg RE nc hi PU qq 31 RP lF vq v9 0k Kb Qa kH C4 ZN BM ha HJ rn M7 n3 Sr Fp NE R6 ty ch du XK m5 ZE WS jM 5a OA XH 2U 8o 51 gu eZ us ey qw yr gI G1 IJ Pp rE LM ci Ry jE nz KQ ZD sg r8 L2 Mf ZL 3l X5 Jl v6 80 6g 6X tL j7 rI KI ow zJ y5 0Q at 4Y f5 Q3 cj Rw vb Sf pM tG NJ to 66 Yq yY Xy lc zU UC Lf sO kT 3d Uf C0 Kp xz 0o Jv Lr 6z BX KJ QL GV ci DZ io xj ZX kC ka hR Jx 90 r4 J0 it Yn yA 0e 4G 4C Ms Px QE VT Ue x8 RG zu 0S uq Ss JM bp fI bs rc 6r Mm Pv iR ra 7y Wm Vb ys ps fD ex fL Cl xr DE QR s6 GY oZ F0 RV Tu Bs yj kC U6 Gk OW JX O4 Io Twin Peaks: Episodio 1×03 | El Destilador Cultural
ReviewSeries

Twin Peaks: Episodio 1×03

posted by Omar Little 23 mayo, 2017 2 Comments

Twin Peaks Episode 3

En mi publicación de ayer, especialmente en su párrafo final, se podía leer entre líneas una mínima nota de decepción, la provocada por cierto cinismo conformista ante algo atrapado por la imposibilidad de ser igual de fundamental por mucho que se acercará al precedente. Sin embargo esas palabras quemaron en mi mente pocos minutos después de darle al botón de “publicar”,  cuando la nueva dosis de la nueva criatura engendrada por David Lynch y Mark Frost se instalaba en mi azotea para volarla en pedazos. La tercera entrega del regreso de Twin Peaks es el equivalente culinario a las experiencias recogidas por los comensales de El Bulli en sus años de apogeo, una sinfonía de sensaciones encontradas, inesperadas y diversas en un zigzagueo emocional y mental sin parangón. Sigo pensando que la huella dejada por Twin Peaks en 1990 es inigualable en cuanto a su calado en el el imaginario colectivo y lo que supuso en su día, pero de seguir este camino, pueda que me tenga que comer estas palabras al concluir la serie, o al cabo de 20 años, cuando su dimensión en la esfera cultural quede en el lugar adecuado.

Si la toma de contacto estaba irradiada por los laberintos espacio-temporales de Mulholland Drive y la bestia digital de Inland Empire, el tercero, en su arranque, es una zozobra impagable del Lynch de Cabeza borradora con las técnicas digitales ya acariciadas en Inland Empire. El extraordinario e increíble viaje del agente Cooper por esa nueva dimensión desconocida apartada de la habitación roja es una de las máximas expresiones del arte y la creatividad de un genio sin igual. De nuevo, Lynch adopta los efectos de sonido como la principal arma arrojadiza para potenciar el terror auspiciado por lo desconocido – tanto para Cooper como para el espectador flipando con este -, pero también como uno de los principales vehículos narrativos en un mundo de diálogos inaudibles o ininteligibles. A eso hay que añadir, su primorosa capacidad para estimular la interpretación abierta del espectador acumulando símbolos, números,  significados ocultos en un escenario tan raro, fascinante, inquietante, perturbador y malsano, o sea, pura escenografía del maestro de Montana.  Y cuando por alguna indescribable sinapsis, la retina se acostumbra a ese inexplicable universo paralelo, el de Dune, nos devuelve al plano real de la serie con dos coces desprevenidas. Primero con el accidente de coche del Cooper malote después de perder el control tras, interferencia vía encendedor eléctrico, del agente intentando volver para reemplazarlo. Y como ese camino resultaría muy facil, y terminaria con el conflicto de la temporada, Frost y Lynch deciden sacarse de la chistera un tercer, llamémosle, elemento Cooper, una especie de parodia del agente Cooper que como más tarde le notificarán en la habitación roja, no es más que un producto manufacturado (metáfora brillante sobre los sucedáneos televisivos que ha dejado el agente Cooper). Para completar aún más la jugada, a ese agente Cooper se lo presenta en una casa en venta, con una prostituta negra, después de, se supone, una sesión de sexo. Lynch vuelve a marcarse un auto guiño autoral de órdago para romper con cualquier esquema…primero al sacar a una mujer negra (¿cuántos personajes negros salen en las pelis de Lynch?…eso me parecía), y además por sacarla como Dios Lynch la trajo al mundo. Y segundo por presentar a un Cooper paródico, risible y cutre.  Pero no todo son guiños cargados de guasa y autoreferencias para el fan, esa presentación es el encaje en la cuarta carta, la situada en Nevada…donde un par de delincuentes alquilados del universo Fargo, intentan terminar, sin suerte, con la vida de un Cooper reemplazado por el otro, aunque de nuevo la casualidad, la caída oportuna de unas llaves del hotel de Twin Peaks, lo salvan de una bala alojada en la cabeza.

Porque sí, y ahí se planta otro de los techos de un capítulo repleto de curvas, looping y satisfacciones sin fin, Copper llega al plano real a través de un enchufe (de nuevo, la electricidad de Cabeza borradora). Mientras al sucedáneo le entra un espantoso ataque de vómito antes de cruzar el portal hacia la habitación roja, y es remplazado por el orginala tras irrumpir por un enchufe  y materializarse a modo de impresora 3D (sí, tan loco como suena). Aunque no sale como lo imaginábamos, nos llega una versión atrofiada por esos años atrapado en la habitación roja, hasta el punto que anda como un viejo y no puede articular más palabras que las que redescubre, lo que da cancha, y ahí otro giro impensable, a los momentos hilarantes más fantásticos del año y hasta de la serie.

Si en el anterior capítulo me quejaba como una niño caprichoso de la ausencia de humor, aquí queda paliado por mil con la llegada de Cooper a la tierra, casi como el extraterrestre de Starman. Los primeros brochazos cómicos irrumpen con la alucinante interacción de esa mujer negra y Cooper, sin saber ella cómo deshacerse de esa carga. Aunque todo adquiere un tono delirante cuando Cooper, ya en solitario, entra en el Casino, después de pasar serios apuros para superar la puerta giratoria, y empieza a encadenar jackpots sin buscarlo, sin importarle, simplemente repitiendo una mecánica que ha visto realizar a otro cliente afortunado, y siguiendo un marcador que le guía hasta las máquinas calientes.

Otro triunfo absoluto de Lynch transportando ese áspero y críptico universo con ecos notorios  del Lynch de Cabeza Borradora durante la entrada, saltar hacia el thriller criminal con escenarios que recuerdan a Breaking Bad (una de la serie que Lynch confiesa haber visto y aplaudido a rabiar) para finalmente mutar hacia un descalabrada aproximación hacia el slapstick de Buster Keaton, y Tati con un Kyle MacLachlan demostrando su grandeza. Y por si no fueran todos triunfos en un tiovivo de movimiento impredecible, aparentemente descontrolado, aunque siempre atado con firmeza, Gordon Cole, y el desaparecido Miguel Ferrer entran en el tapete tras recibir la supuesta llamada de un Cooper accidentalmente millonario.

Y con estas cotas de genialidad encadenas y secuenciadas con las soluciones visuales más asombrosas y pasmosas del curso, me dirijo a esa cuarta dosis, quien sabe, mañana puede que tenga que volver a rectificar y proclamar Twin Peaks como la tercera mejor serie de la historia.

2 Comments

Alberto Varet Pascual 23 mayo, 2017 at 23:22

David Lynch vuelve a cerrar con un número musical su tercer capítulo del nuevo Twin Peaks, y lo hace otra vez como si filmase una actuación en directo. No es tan patético como lo del primer episodio, pero lejos de los esperado. Por lo demás, no sé muy bien hacia dónde se dirige la serie. Diría que intenta encontrar esa voz primigenia, llena de canciones y candidez, que ahora no puede existir (de ahí esos cierres-llamada), pero sigue dando tumbos dentro de un universo reconocible en las películas, pero no en la TV. De algún modo puede tratarse de una serie histórica, con más silencios que ninguna. Es el Lynch de Cabeza borradora, Mulholland Drive e Inland Empire, pero el formato TV creo que le juega una mala pasada en este sentido (al menos de momento): la imposibilidad de una puesta en escena obliga a no poder disfrutar del todo. O, dicho de otro modo: es imposible juzgar aún este sugestivo retorno. Eso sí, el director con tres capítulos ha demostrado su fe en la TV como el relevo generacional del cine. Un lugar donde incluso puede ya darse el video-arte (aún a riesgo de caer en lo arty). En los albores de una maravilla… o eso deseo. Pronto el capítulo 4.

Reply
Omar Little 27 mayo, 2017 at 21:22

Pues vete acostumbrando a esos cierres musicales porque van a ser una dinámica en la temporada. Y es cierto que los dirige sin pulso, peor que una retransmisión de Radio 3, pero creo que su incursión tiene sentido desde el momento que la temporada, por el momento, es también una celebración del universo y estilo Lynch…¿por qué dejar fuera de la fiesta algo tan crucial en su obra como es la música?

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.