AcciónAnálisisVideojuegos

Absolver (PC)

posted by Xavi Roldan 26 septiembre, 2017 0 comments
Honor a bofetadas

Absolver

Confieso que en mis primeras horas de Absolver iba más perdido que el Papa en Eurovegas. Muy entregado a la causa de la campaña en solitario, no terminaba de entender cuál era la argamasa que aglutinaba todos los elementos dispersos por el gameplay. Toques de RPG de acción soulslike por aquí, un poco de técnica avanzada de combate por allá, objetivos y metas poco delineados y el componente online que no me llevaba a ningún lado más allá de zurrar sin motivo aparente a desconocidos para conseguir no sabía muy bien qué. Me veía vagando por unos escenarios relativamente bonitos siguiendo una questline poco atractiva. Es, en parte, culpa de mi obtuso rechazo al juego en linea y, principalmente, a un enfoque erróneo de las mecánicas. Porque Absolver es, en esencia, un título que crece y se desenvuelve en su vertiente más social. Un MMORPG con el foco puesto en la interacción, no sólo hostil sino también cooperativa, de los jugadores entre si no tanto como hacia una A.I. no especialmente sofisticada.

Otra revelación: el combate pide trabajo, perseverancia y técnica meticulosa. Lanzarse a aplastar cabezas partiendo de un sistema de golpe rápido, golpe contundente y dodging y esperar que la cosa dé por si sola sus frutos es poco menos que insensato en Absolver. Tuve que obligarme a hincar codos, focalizar toda mi atención en el tutorial y centrarme en la práctica para encontrar la lógica a un sistema de combate que finalmente se reveló absolutamente deslumbrante. El sistema de dos botones elude las combinaciones imposibles para marcar una suerte de narrativa del combo en el que el jugador debe planificar sus golpes en virtud de su postura y de la que vendrá después. Para que se entienda, debe adoptar una de las cuatro posturas de ataque distintas y asignarle dos golpes (uno rápido y uno contundente), a elegir entre las decenas posibles. Y tener en cuenta que esa postura, una vez ejecutado el ataque, terminará derivando en otra, que al mismo tiempo deberá tener asignados sus propios golpes. Todo a puñetazo limpio, patada o arma, y con un par de habilidades extra desbloqueables, también a elegir de entre un abanico de ellas.

Suena complicado. Y lo es. Pero ya se sabe que el trabajo constante siempre termina arrojando resultados más satisfactorios. Que se lo digan a cualquier fan de la obra de From. Porque como la obra de Miyazaki Absolver no es un juego planteado para cualquier tipo de jugador. Es duro y exigente, y pide inversión de horas y esfuerzos, sangre y sudor. Disciplina y autocontrol. Simple coherencia conceptual en un juego que gira entorno a las artes marciales y está empapado de una cierta mística oriental. El garrotazo descerebrado, como digo, está fuera de lugar. Aquí hay que alcanzar una cierta -digamos- iluminación para poder clavar la combinación de movimiento perfecta: atacar, esquivar, cubrirse, leer al enemigo esperando pacientemente, buscar el momentum para ejecutar un parry, absorber daño sin dejar de gestionar la barra de stamina, cambiar la postura, perseguir el combo impecable. Un sistema de combate, en resumen, refinadísimo, rico y trufado de posibilidades. Complejo y un poco antipático de entrada, pero que en cuanto empieza a hundir sus garras en el jugador, ahí se queda.

Y si combinamos la perfección mecánica con un puñado de buenas ideas en el plano social la cosa funciona admirablemente: el jugador pondrá su técnica al servicio no sólo de dislocar vértebras ajenas sino también de unirse a clanes, formar grupos con otros jugadores e incluso de instruirlos, acompañarlos y ayudarlos. Absolver busca una comunidad entregada, respetuosa y afín a los preceptos orientales de sus planteamientos jugables y artísticos. Potencia, o eso pretende, un matchmaking limpio y equilibrado. Y por el momento lo está logrando. Desde luego cada área está poblada por jugadores dispuestos a enzarzarse en una pelea por el simple hecho de hacer morder el polvo al primer incauto. Pero también es cierto que resulta excitante meterse en una pelea en la que cuatro personajes controlados por la IA están crujiendo a un jugador y sacarle las castañas del fuego por un simple placer altruista, por el mero compañerismo furtivo.

Bien. Hasta aquí irreprochable. El problema es que cuando examinamos el resto de elementos de la obra de Sloclap es donde esta empieza a perder algunos enteros. El factor RPG es entretenido pero funcional. Absolver no es ajeno al farmeo y premia las subidas de nivel con puntos de experiencia. Los equipos se pueden ir mejorando cada vez que un enemigo derrotado dropea algo y, esto sí es realmente interesante, la experiencia en combate desbloquea distintos tipos de golpes a ejecutar. Sin embargo a nivel campaña flaquea. La historia es bastante simple y, aun así, algo críptica. Es fácil plantearse cuáles son nuestras motivaciones y complicado encontrar respuestas a nuestras acciones. Los NPC son poco más que monigotes quietos en medio del campo, sin hacer nada, pero dispuestos a partirnos la cara no se sabe muy bien por qué. Y la ausencia de minimapa opaca más el asunto y acentúa la sensación de no saber muy bien qué tenemos que hacer más que zurrarnos con desconocidos. El resultado se traduce, en muchos momentos, en un correteo incesante por una especie de mundo abierto artísticamente agradable pero demasiado limitado en posibilidades, con un diseño de niveles que cumple sin maravillar y que, en general, se siente un tanto escaso. Como si le faltara algo, como si pretendiera simplemente cumplir, ser un lienzo donde desplegar sus mecánicas.

Absolver es, en definitiva, un juego un tanto desequilibrado en sus resultados. Insuficiente desde muchos puntos de vista. No fracasado, pero sí incompleto. Pero también es, en sus fortalezas, una carta de presentación deslumbrante para este estudio Sloclap que, haciendo parecer fácil lo que en realidad es complicadísimo, ha logrado asimilar la mayor ambición posible en el diseño de videojuegos: una mecánica impoluta, tan sólida, certera e infalible como el maldito puño de Shang-Chi.

7


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.