Acción

¿Qué podemos esperar de Red Dead Redemption 2?

posted by Xavi Roldan 20 septiembre, 2018 0 comments
Red Dead Redemption II

En 2010 Rockstar echaba temporalmente el freno al monstruo GTA y se marcaba un movimiento estilístico arriesgado, una maniobra chalada con la que sólo podían subirse a los hombros del gigante o despeñarse lastimosamente. Ciertamente, pretender una especie de continuación oficiosa a su Red Dead Revolver para rescatar el western como género en los videojuegos parecía un gesto suicida cuyos resultados no admitían medias tintas. Afortunadamente la cosa salió bien y el primer Red Dead Redemption se convirtió no sólo en el título más relevante de su año sino también en un clásico moderno y un paradigma que deberían haber seguido los que vinieron detrás con sus juegos de mundo abierto, cada vez bigger and longer y perdidos en su propio paroxismo de contenidos.

La jugada debería repetirse ahora. Los de Rockstar, ya está probado, hacen gala de un sentido propio del sandbox. Sin escudarse en cuestiones más o menos pueriles como el tamaño del mapa (ojo, se lo podrían permitir: esto promete ser pantagruélico) suelen centrar más su atención en engarzar un buen sistema de misiones secundarias y personajes interesantes que generan subtramas poderosas más que en atiborrar el terreno de coleccionables interminables y tareas mecánicas y repetitivas. Porque incluso los sandbox más prestigiosos de los últimos años se han autoesclavizado en el modelo Ubisoft y han terminado sufriendo de un horror vacui que ha desembocado en dilataciones artificiales, en sobreabundancia de estímulos prescindibles. Para Red Dead Redemption 2 esperamos que todo vuelva a ser orgánico y trabaje en una misma dirección, en beneficio de la historia y del mundo que desarrolla, más que del afán coleccionista y del contenido fugaz.

Porque la materia prima tasa en muchísimos kilates. Confiamos que, como hizo su predecesor, esta secuela se enmarque en los estilemas del western crepuscular para dar un repaso a los elementos clave de más de un siglo de historia cinematográfica. Aquel narraba un relato sucio, parduzco, herrumbroso, de una América que entraba en su propio ocaso moral relatado a través de su propio folklore. Aquí, suerte de precuela centrada en la banda de John Marston, esperamos que se profundice aún más en esa visión a medio camino de lo idealizado y lo decadente. Y que de nuevo ello se materialice en un grupo de personajes con profundidad y personalidad, arquetipos de una realidad que nos resulta a pesar de todo bastante familiar.

Todo ello, obviamente, al margen de cuestiones técnicas. Lo más probable, y lo que proponen los varios trailers aparecidos hasta el momento, es que esto va a exhibir un músculo gráfico con poco rival en el mercado actual. Se intuye un trabajo brutal relacionado no tanto con las texturas como con la iluminación, las físicas y la ambientación especialmente impactante teniendo en cuenta las medidas del mapa y el carácter emergente de la narrativa. Pero no sólo eso. Si la inteligencia artificial resulta lo suficientemente pulida y se da un buen uso a los planteamientos de diseño sistémico esto puede convertirse fácilmente en el mundo más vivo, reactivo e inmersivo jamás ofrecido en un videojuego.

Todo ello potenciado además por un sistema online que, de recibir los cuidados que a día de hoy sigue recibiendo el de GTA V, promete hacer crecer aún más la experiencia y alargarla en el tiempo de modo casi indefinido. Rockstar promete un juego en línea en competitivo o cooperativo muy personal, fundamentado en los principios estéticos y en la filosofía del juego base. Un nuevo enfoque original y lleno de posibilidades impredecibles, a disponibilidad de todo el que haya adquirido una copia. Esto puede ser casi infinito.

Y sí, con semejante precedente y con el factor expectativa disparado a alturas exosféricas, Dead Red Redemption 2 lo tiene difícil para sorprender. Puede cumplir, convencer y encandilar, pero tantos años de espera y hype también podrían pasarle factura. Es poco probable, sin embargo: a poco que juegue bien sus cartas va a terminar convirtiéndose en un rival a la altura de Kratos de cara a la elección del GOTY mainstream y si demuestra toda la sabiduría narrativa, garra expositiva y sentido del entretenimiento que siempre ha caracterizado a Rockstar, esto va a ser un auténtico mastodonte.

La vida empieza de nuevo el próximo 26 de octubre.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.