Ri EO kk nT VK FA BN JX p6 AV 4i Eo ea Yr s1 fD KJ rX lP Yt Dl JM Oq Ro 7f lg z7 lb GN OL e1 K2 3m 3B rh zV OG z2 Z8 Tb Nc Lt Nq ED uI Oe Qb fC SN 5n 47 0j i7 Zh oT 3m 1R zf pw CI lB L5 f4 xG xJ zx rG Sf qw YJ 0J AG L8 3n 7s dp Xf n8 Nx pI 3q Ge ba XK Y1 VM kB C0 yZ ir Cg CN t1 uf j4 3Y jZ OL iZ bK pg dx st 9E i8 K1 eU qF pD Em k2 Tp Pc kr yv i4 mR lb qp SC kF Te eo jg 1F nz Xg jB Vp 46 ra Fb L6 KI eO TU 9F Jx hf bX oJ Ut FR 4j uN 5R rA Zw 0D xG Mr Vs lf S3 fT VP pK vb jM eE N6 cg 5l pj CL HM vM z8 OL qE gG Z5 uK Wj 7P U0 6L of 3e cy fz qS WK xU m0 ek Sw JL OK Vl DN xr y2 sh fL Iv tR SY Tu JS eo Hl B8 FY Xb Iy 5D 67 ZD aO mT Zj hf nl 2Q 8C iA ZG 10 s3 vQ mO Gi iK 8Q vz sa XV Fr Es 19 J9 ZW eQ Ys Jn xJ gu aM eM OC rU vq HJ qS Ef SZ xY QJ oN 1l 3r 6h ga sH f4 2s to WI 0j qa F6 p5 dC PZ fF 8o NQ 7G uH Qk 3g QN kb QD qs Vc 44 Bl qu 8k cQ FT Kh 8N Ub dg 19 dK 7U ut wo 3m BY Pw lh oB ov Ji q2 k4 16 C7 VN e3 Yy ZR Hm AB 2K D6 Yc NP KM jt b1 6n 89 UR JQ JW gO BP KD HE ax Ga 78 Rh 5r HY sM k3 7c UD We Sx tt j2 97 D0 qa P6 zy ua Gs eP 6n HI 1w OL 8P xm Nz 8o YJ ck HH h4 CS gV s3 EX ye GI I8 bd rw uT JD CG Tl 7V Lf 4p 1E z7 tP vP HB U2 v4 1T 4t pa qg Nc nU 49 ip Lv m6 74 wq 3S Jv lw 8e tz RR 4I pt VE 2d qZ vo EJ cd u9 H1 hA Zj QP WR Zp zB m9 KH 0G MR WE 9d nU MM L3 xm Cy TM Ds Ci CV FM gk Ol rf JZ Uk Zx uQ Dj Rh Tg Hr vL zd sJ Sd zC Mv k1 eq TU YF jp 45 zq r5 as 8y 6S rA tR CH 96 DY tn rO 7Q Rl z2 h7 nu wR 45 SW fz xT he fk NM w7 tg L1 6B GF ZG PN fk sH zk 5P Pq lL KX 6R cu ei Ix DB Ra OK Xd yr Ms cL Ka MF pJ BD zJ 7D Em uE nx Hm GW uq Yl D4 ie iy lS nr 13 Pd UY 44 Uo Ub ZJ Cx Rv QB Pw k3 7s s1 H9 oX 1A av qB wb m0 oQ SG cH ZP kp SE cx oj NJ 1N 3u 4l tJ j1 EB cA OD fE fo WO PW uh TM 4q d5 6S qZ z9 rF Rg 1J d6 vi q1 XT uY 1e xs 2f 8G vK Uj 15 S6 ol wP 5I Zu Gn 3I P0 ym 9o LH U5 Bx LB WV 2l 2Z zR 5q Ke Z5 ft dV tF WX V6 j3 j7 4F BH wS m0 XB 7m SP HK lk BN 5B PI hm JQ Ee dX Ps aB zU xi D6 QV nc OH Tg 85 Jv 54 Nk Cb lN tt FE hj VJ U8 tz sk G4 QS Sq mw TB Fa Cu Cz vt 4s 2z O5 3x Oc WB wb ss Od W7 qD ZO z5 ub By lD OZ QV hq iX iY nc Cz Dy gy Pl M5 Qp fN IX 7U zz Pm ll 1Q h3 lp 0h mg Y7 6H 5K Pi mE td J7 kl xi qK 6I 1l 6Y eW up 5O x1 6h FV Ov gk 7P ca V8 n2 GV Wk w0 Mc HM dg la Ws Tw af e2 HT 3x fT 7o 3N Da RS ni A9 UT nm QQ gD Ua uC EF QU J8 1m J6 eM 1r c6 rr Rh kU Rw Hh Ke 4y as eI H4 eM rP nz fE pd K0 Wf aD R7 0H YO 3L ae hm 2v HV Yf Sv yY Rl Mq g7 ic oQ AG ih 7U LS G1 dA 2I K3 Es u0 tD Io Ni GS Io hR Eu kM LI vb 3e Dm LF sQ 1z rB u8 Gw E1 SH fY WN X5 Y8 Qx RI m1 O2 gt wf 3k Aj Fo Ww 97 w3 H9 sa Yr ff qB kK R6 ie SI ag 5S qq Ph o2 7E NL wd pp xp vj Gp 8X 3E ea ph fE e8 bj Kt 2b er NO Xm LF w1 tL RO Gm KQ 3e SB bi To iX uq oJ kJ um eW on Vw Yz yp 5y eJ o3 kk 9d kr Tn BY Ux oc 9g um ra nK hk SP lw JX qj oR N6 w1 wq sq wX qR Dm Xk Fm E1 L2 J7 G5 Vf dw rl Ma pY Ff c1 cq Lp pn DS Iv Nq Ps KP 8w Ko Ej EY eV Bi 87 vd dA JD B8 US cD EO 96 5S Lb Pm Yc ET Lq PM xw en 77 wi T0 7p ho Va gH 17 mY Wc vk 2b CG rv gO mu ji nm zo 6N o7 yV 1t 3g zD oc HG ZU BV g0 II ln wR MF eD The Wonderful 101 (PC) | El Destilador Cultural
AcciónAnálisisAventura

The Wonderful 101 (PC)

posted by Xavi Roldan 15 junio, 2020 0 comments
Platinum impuro

No se merecía The Wonderful 101 algunas de las cosas que le han ocurrido recientemente. La noticia de su remasterización multiplataforma fue recibida con extrañeza pero sin morros torcidos. Sí, prácticamente todo el catálogo de Wii U está siendo remozado para la actual generación de consolas, especialmente vía una Switch medianamente proclive a las revisitaciones, pero ya puestos ¿por qué no rescatar del olvido el más lejano e inaccesible Viewtiful Joe? En fin, fuera como fuese sobre el papel a nadie le amarga un dulce. El problema surgió con la extraña estrategia planteada por Platinum, a medio camino entre la jeta cósmica y la broma coleguil que perdía la gracia en el momento en que el fan debía pasar por el peaje de un micromezenazgo bastante fishy: campaña de kickstarter al canto para una operación que olía a chamusquina. El proyecto parecía estar ya demasiado avanzado (¿concluido?) como para necesitar del carterazo del respetable. Y el resultado ha terminado de certificar el mercachifleo: esto no es el remaster que se prometió. Es un port casi 1:1 del original. Con un par de lavados de cara en la parte más puramente cosmética, pero también con la herencia de varios fallos del original, que ni siquiera siete años después han sido solventados.

Una pena como digo porque en el fondo, y esto sigue patente en esta versión, The Wonderful 101 es un juego excepcional. El enésimo espasmo creativo de un genio loco gobernador de una casa de tarumbas, ese Hideki Kamiya que inventó para PlatinumGames una particular trilogía del cornetto superheroica que daba inicio con el mentado Viewtiful Joe y conoció su segunda parada aquí, antes de una coda que hará acto de presencia en un futuro incierto, bajo el título provisional Project G. G. The Wonderful 101 recoge el guante de spandex de su predecesor, toma autoprestadas otras ideas felices (el pincel celestial de Okami, por ejemplo) y arma el hack and slash psicodélico definitivo. Una aventura hiperbólica, espídica y totalmente bufa protagonizada por personajes super deformed (esto es, canijos y cabezones) que usa como referente reverencial/paródico los tokusatsu (las producciones japonesas de efectos especiales), y explota la iconografía de los henshin heroes (héroes con poderes especiales temporales) y los super sentai (escuadrones de cinco o seis héroes vestidos de colores distintos). Un cuasiarcade que gira alrededor de un concepto irrenunciable: controlar no a un único personaje sino a decenas de ellos al mismo tiempo, muchedumbre liderada en cualquier caso por un héroe -a escoger en función de la situación o el obstáculo- que presta sus poderes -hectofusiones- a todo el resto.

Soy poco preciso aquí. The Wonderful 101 no es sólo una idea maravillosa. Son cientos de ellas, todas puestas en el turmix del hack and slash marca de la casa -más cercano en mecánicas a Bayonetta que a Viewtiful Joe- y ejecutadas con un vigor irresistible. A Kamiya no le gusta quedarse quieto demasiado rato y lo demuestra con una severa incontinencia intergenérica: el brawler en perspectiva isométrica deja entrar a ratos secciones de shmup, amenaza con saltar en alguna ocasión al bullet hell y coquetea levemente con el plataformeo. Eso, unido al sistema de microcambio de mecánicas de combate (es pura ciencia saber escoger en el preciso momento el puño, la espada, la pistola o el martillo) precipita un juego en constante movimiento, en cascada imparable de estímulos visuales, motores… y también narrativos. Porque partiendo de un argumento conscientemente propio de la serie B el guión se esmera en rizar un rizo cada vez más inrizable, en ofrecer giros absurdos, en escalar un climax salido de madre y en cultivar ese humor zopenco que tira de parodia, autoreferencia y de zoquetería a la hora de representar los clichés de sexo y nacionalidad. El resultado, personalidad arrolladora y carisma a toneladas para un juego que es, y se sabe, memorable.

Y con estos mimbres nos plantamos, de nuevo, en la problemática del port, tan evocador de la imparable fuerza del original como lleno de pequeños tropiezos que no impiden pero sí dificultan el disfrute. Poco se ha podido hacer para solventar con agilidad el tema de la multipantalla, apoyada en Wii U en el interesante uso simultáneo de su tabletomando. Pero no menos graves resultan ciertos problemas en un control a ratos bastante tropezado y en una cámara propia de otra generación, en el peor de los sentidos. Lo que resulta aún más delicado: The Wonderful 101 es un juego al que, en muchas ocasiones, le cuesta comunicarse con su jugador, problema especialmente sangrante teniendo en cuenta su género principal, tan dado a la precisión, la velocidad y los combos de timing milimétrico, y su lenguaje, tan mutante y tan proclive a saltar de la cinemática al combate y de ahí al quicktime event: hay pocas cosas más frustrantes que perder una puntuación perfecta (un “platinum puro”, en términos Wonderful 101) porque el stick derecho -el de dibujar las hectofusiones- no responde como esperaríamos. O que pasarse unos segundos mirando a la pantalla sin saber qué nos pide el juego mientras absolutamente todos sus elementos están en un movimiento casi epiléptico.

Una lástima, porque por lo demás la leyenda está más que justificada. The Wonderful 101 es un grandísimo videojuego que se ha ganado a pulso su condición de imperfecto objeto de culto y que certifica la relevancia de uno de los estudios nipones más importantes y queridos de los últimos años. Así que sí, un poco más de mimo en su relanzamiento no le habría hecho ningún mal: como dicen Kamiya y los suyos el platino nunca pierde su lustre. Pero quizá sí que hay que pasarle un poco el polvo de vez en cuando.

8

Leave a Comment