AcciónAnálisis

Toy Soldiers: Cold War (Xbox Live)

posted by Hazuki 31 agosto, 2011 0 comments
Fantasías de un gamer adulto

Hace pocos días salió en modo sigilo un nuevo título en el extenso catalogo de juegos de descarga para la plataforma digital de Xbox 360. Se conoce con el nombre de Toy Soldiers: Cold War, y para los que ya jugaron a su primera parte o hayan catado éste, no quedan dudas de que es todo un suculento solomillo al café de París.

Un título que personalmente estaba esperando desde que de chiquillo montaba campamentos bélicos con unas cuántas hojas de papel, imaginación, libros de papiroflexia y mucha maña ajena. O cuando me dejaba la semanada en esas piezas de modelismo de la segunda guerra mundial, por no hablar de los imprescindibles juguetes soldado obligados en la agenda de cualquier niño aspirante a macho alfa.

Ahora, gracias a Signal Studios, todo ese universo se concentra en el suculento universo de Toy Soldiers. Su concepto visual se basa en explorar los baúles de juguetes de cualquier hogar con vida, y sacar de ellos maquetas de guerra y soldaditos de plástico. Todo eso adornado por los elementos típicos que pueblan los habitáculos de las casas.

El concepto jugable se basa en el sub-genero de “defender la torre”. La misión consiste en contener las diferentes oleadas de tropas que se intentan colar en tu base (una caja de juguetes), y eso pasa por desplegar una estrategia valorando el tipo de tropas (anti tanques, artillería, antiaéreos) que vas a construir y su ubicación para poder salir victorioso. Es coger los Towers defense de Starcraft, o el concepto detrás del reciente Plants and Zombies, y trasladarlo al universo que ha poblado la niñez de muchos adultos de hoy en día.

El verdadero avance respecto su primera parte, y aseguraría que la llave maestra con la que abren el corazoncito de muchos gamers nostálgicos, consiste en la introducción de una notas adictivas de arcade a la propuesta. Así pues como jugadores podremos decidir con que unidad luchamos las oleadas, pasando de una vista aérea semi zenital a una vista en tercera persona, y dándole mucha caña a los gatillos. Además cuenta con otro plus goloso como son los vehículos teledirigidos (aviones, helicópteros, tanques) de los que podremos gozar por tiempo limitado, hasta que su batería aguante.

Otro elemento que han querido añadir para potenciar su jugabilidad son las habilidades especiales que podremos adquirir si realizamos un combo extenso. Entre las que podemos escoger: un bombardeo, bomba nuclear, y la reina de la corona, aquella por la cual todos guardaremos este juego en un alto pedestal de nuestra memoria…. el puto Rambo, con el que podremos cargarnos tropas a base de bazookadas y ráfagas de metraca.

Todo esto se ha diseñado con una calidad gráfica más que aceptable, en la que los escenarios y los juguetitos campan en elaborado detalle y nos llenan de emoción tras su paso.

Su modo campaña ofrece un total de diez niveles, en el que se recrean diferentes escenarios de la guerra fría: Vietnam, Berlín, Washington. Resulta corto a todas luces, a pesar de algunos jefes finales que intentan impedirlo. Sin embargo le alargan la vida con otros modos de juego como el cooperativo a pantalla partida, jugar online contra otros jugadores, y unos minijuegos poco inspirados.

Toy Soldiers: Cold War es un entrañable y adictivo videojuego, que sobresale en su aspecto jugable mediante un bonito y resultoso viaje a los baúles de nuestra infancia, y que bajo un concepto sencillo pero efectivo, y un look cuidado y por encima de la media de estas propuestas, nos hace olvidar que alguna vez pagamos trece míseros euros (1200 Microsoft Points) por un joyón de juguete contemporáneo.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.