AcciónAnálisisVideojuegos

Análisis Spiderman Shattered Dimensions (PS3)

posted by Miqi 17 noviembre, 2010 0 comments

“La mecánica de un juego siempre es más importante que un buen guión”, dice  Jeffrey Yohalem, guionista de Assassin’s Creed en una entrevista. Y con mucha razón. Porque podríamos decir que la mecánica de un videojuego es el equivalente a un guión de película. Sí, Spiderman Shattered Dimensions tenía un guión algo flojo (aunque con diálogos de chistes malos que hacen honor a su protagonista), pero eso hubiera pasado por alto si no fuera porque tiene una mecánica que no engancha. Y punto. Pero está tan lleno de buenas ideas y destellos geniales (como la explosión de rabia cuando juegas con Ultimate Spiderman) que me entristece situar a este juego en el agujero de los “quiero y no juego” de la  historia de los videojuegos (Star Wars The Force Unleashed o Kane & Lynch, por ejemplo). ¿Un exceso de hype? Más bien una carencia de desarrollo.

Sí, gráficamente el juego es una delicia (una obra maestra que aúna el cell shading con Stan Lee) y tiene momentos de auténtico beat em up de aquellos que tanto nos gustan. Pero no es suficiente. Siento nombrar al innombrable Arkham Asylum (porque me negué a compararlo cuando salió Shattered Dimensions) pero lo que la gente quiere no es ver otra versión del mismo juego con los gráficos de la nueva generación; la gente quiere sentirse como Spiderman igual que Rocksteady hizo que nos sintieramos un murciélago de verdad. Pero sobre el apartado gráfico debo decir (como todas las otras reviews que encontraréis) que se trata de un juego con una dirección artística excelente.

En lo que a jugabilidad se refiere tenemos cuatro universos: Amazing (el Parker de toda la vida), Noir (no es Arkham Asylum, es mucho más ridículo), Ultimate (traje negro + poder de rabia= momentazos) y 2099 (un Spidey que vuela por ciudades del futuro). He leído que mucha gente se quejaba de la mecánica: aparece villano y ataca. Luego huye. Matamos a sus secuaces. Vuelve a aparecer. Más secuaces. Lucha final.

Creo que el problema no está ahí. Esta mecánica puede parecerse a los capítulos de Spiderman e incluso a algún cómic. Si enganchara no pasaría nada. Como con Kratos. Pero algunos fallos de movimiento y de cámara (deficiencia muy parecida al citado Force Unleashed) y la poca variedad estratégica de pelea y movimiento (no me negaréis que Spidey es el rey de las triquiñuelas con telarañas) hacen que no terminemos por engancharnos nunca. Y le he dado tiempo y oportunidades para que lo hicera.

Ya en la conclusión, llamo a los desarrolladores: señores, tenemos un superhéroe que trepa muros, dispara cargas y tiene lo que se llama Spider Sense… no queremos medias tintas. Exploren un concepto nuevo de Beat em Up que responda a la personalidad de Spiderman. Aunque como mínimo han dejado de hacer sandbox, que ya es algo. Ahora toca cojer una historia más sencilla y llenarla de emocionantes escenas (ya hay algunas en este juego) y de acción a raudales. Es un buen inicio, pero no es suficiente para que al día siguiente de su salida desembolsara 69 euros por una copia. Porque éste se queda ahí, en la estantería de los que pudieron llegar a ser.

6,5


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.