Análisis

Slender: The Arrival (PC)

posted by Marcianillo 24 abril, 2013 0 comments

Slender the arrival

(Nota: Podéis leer sin temor a encontrar spoilers)

Tras mucho sudor y unas cuantas taquicardias, he logrado finalizar Slender:The Arrival, y ya os lo avanzo: Los amantes del terror, del terror basado en aquello que se intuye o se espera más que en lo que se ve; del que construye atmosferas opresivas que te mantienen en tensión constantemente sin necesidad de bombardear con sangre y miembros cercenados al jugador… haceos con él. Sin dudar. No os arrepentiréis. Tiene puntos negativos, elementos mejorables de los que también hablaré, pero si lo que queréis es pasar MIEDO éste es vuestro juego.

Slender: The Arrival es el sucesor de aquel videojuego/experimento llamado Slender: The Eight Pages, un título que utilizaba la figura del hombre delgado para hacernos mojar los pantalones a los cobardes, y a los no tan cobardes. Para aquellos que no lo sepan aún, Slenderman es un personaje ficticio nacido de los foros de Something Awuful, donde al parecer se organizó una especie de concurso en el que la gente tenía que trucar fotografías antiguas para hacer aparecer en ellas seres paranormales, el tipo de entidades malignas que nadie quiere en sus fotos. El caso de Slenderman fue más allá, su creador le dio un poco de contexto a las fotografías y luego todo se desmadró. Slenderman se convirtió en viral y la gente que llegaba sin saber de qué iba todo pensó que se trataba de una leyenda urbana real (aunque eso suene a oxímoron). La popularidad de Slenderman le proporcionó primero el videojuego gratuito The Eight Pages, y ahora esta nueva entrega, muy mejorada y más completa, desarrollada conjuntamente por Parsec Productions (creadores del primero) y Blue Isle Studios.

En primer lugar, supongo que todos coincidimos en que para disfrutar (o sufrir) este tipo de juegos lo ideal es jugarlos en las condiciones óptimas, lo que quiere decir con cascos, en solitario, de noche y con las luces apagadas. Debo decir que yo no cumplí con todos esos requisitos y, aún así, era tal el miedo que me infundía que en varias ocasiones me vi obligado a parar, dejarlo y ponerme con otra cosa. Ese es el mejor punto del juego, su mayor virtud y lo que lo hace imprescindible para los amantes del terror. Sabe que mecanismos hay que accionar y en qué momento para mantenerte en tensión constantemente, y solo con eso ya merece la pena. Lo malo del asunto es que a nivel argumental no cumple tanto, y no porqué la historia esté mal, sino porqué se presenta fragmentada, a partir de elementos que tenemos que ir recolectando mientras exploramos. Lo cual, aunque recomendable, no es imprescindible para completar el juego.

El punto de partida es una visita a casa de una amiga que vive aislada en el bosque y que acaba de perder a su madre. Al llegar a la casa, sin embargo, la encontramos vacía, con puertas y ventanas abiertas, muebles tirados por el suelo y extrañas e inquietantes pintadas en las paredes. Nuestro objetivo será intentar descubrir que ha ocurrido y dónde está nuestra amiga a partir de cartas y otros documentos escritos. El problema es que estas notas están dispersas por el mapa y no todas son necesarias para seguir con la aventura, de modo que podemos terminar el juego recolectando las mínimas y acabar por no enterarnos de lo que ha pasado ni por qué estamos haciendo lo que hacemos. Hay que tener en cuenta también que el juego está en inglés y que en un momento concreto, hacia el final de la aventura, recibimos una información bastante valiosa en forma de grabación de audio. Si el jugador no domina un poco el idioma se puede perder uno de los puntos más importantes del argumento. Pero que eso no os eche para atrás. Una breve búsqueda en internet os proporcionará bastantes videos y artículos llenos de explicaciones e interpretaciones.

Slender: The Arrival

Y volvamos a lo bueno, porqué de eso tiene bastante. Lo primero que me llamó la atención al empezar la partida fue lo precioso del entorno, con unos gráficos espectaculares si consideramos que se trata de un título indie que cuesta 7,91 € en su versión más barata. Los efectos de luz están muy logrados y el bosque me hizo pensar en Skyrim y los alrededores de Riften, obviamente con muchos menos detalles, pero de igual belleza. No parece un lugar amenazador cuando abandonamos nuestro coche en el camino, pero a medida que nos acercamos a la casa empieza a anochecer y, con la oscuridad, empieza a acelerarse el corazón. Porqué Slender: The Arrival es un survival horror en el que no podemos defendernos, no hay armas. Solo contamos con una linterna para iluminar las zonas oscuras (en algunos momentos solo seremos capaces de ver aquello que está dentro del haz de luz, y nada más).

Armados con ella lo único que podemos hacer es tratar de encontrar los objetos y elementos que necesitamos para seguir avanzando y rezar para que no aparezca Slenderman. No os engañaré, la mayor parte del tiempo no le veremos, pero sabremos que puede aparecer en cualquier momento, en cualquier lugar y sin previo aviso, y que lo único que podremos hacer entonces es correr y no mirarle nunca directamente al rostro, blanco y desprovisto de facciones. Esa incertidumbre se convierte en la mayor fuente de angustia y estrés del juego. Y estaremos muy metidos en él gracias a la vista en primera persona. El juego tiene dos modos de visión, el predeterminado, a través de la interfaz de una videocámara, y otro sin ese efecto, aunque yo preferí dejarlo activado (se puede poner y quitar mediante una tecla). Tendremos el símbolo de REC y el código de tiempo en la parte superior derecha, la batería a la izquierda, la barra del zoom y la guía de encuadre. Cada vez que Slenderman esté cerca veremos interferencias y escucharemos un desagradable sonido de acople. Todo empeorará a medida que se nos acerque y avanzar será cada vez más difícil. La experiencia es turbadora porque sentiremos que huimos a la desesperada, sin rumbo, y nuestra sensación de indefenso se acentuará. En más de una ocasión me encontré corriendo a ciegas, sin saber a dónde ir ni detenerme hasta que las interferencias desaparecieron. Y entonces, vuelta a la incertidumbre. Porque, y esto es lo que más me gusta de Slenderman, no sabemos nada de él, ni de dónde ha salido, ni que le mueve, ni que es realmente. Y siempre da más miedo aquello que no se conoce.

Slender The Arrival 2

Pero Slenderman no será el único enemigo del juego, aunque no voy a dar más detalles para no destripar nada. Solo me permito hablar concretamente de un nivel, el tercero, para decir que me puso de los nervios y que es de los mejores del juego. Pero hablar de este nivel me lleva de nuevo a otro punto negativo, la jugabilidad.

La mecánica del juego se basa en recolectar/buscar objetos mientras somos perseguidos. Ya sea encontrar notas en el bosque o buscar generadores eléctricos en minas abandonadas, al final siempre estamos haciendo lo mismo. Lo cuál no sería malo si no nos viéramos obligados a repetir los niveles, pero desgraciadamente lo más probable es que acabéis haciéndolo. Antes decía que el tercer nivel era de los mejores del juego y que me había puesto de los nervios (en el buen sentido), y es verdad. La primera vez que lo intenté, y la segunda también. Pero a la tercera el miedo empezó a dejar paso a la frustración y finalmente a la indiferencia y a la pragmática. Destaca el hecho de que en cada partida la ubicación de los elementos clave en el mapa cambia, quizás un intento por fomentar la rejugabilidad, pero al final es un mal apaño porqué te condena a dar vueltas y vueltas cada vez que repites un nivel sin que el ensayo – error tenga peso en la resolución de los mismos. Y es muy fácil que estemos a punto de terminar un nivel y que de repente Slenderman aparezca delante de nuestras narices y se nos vaya todo al traste. Es una pena que este hecho acabe destruyendo una atmósfera tan bien conseguida y tan efectiva.

Y esto me lleva al siguiente punto negativo. El juego es corto, muy corto. Si tenemos la suerte de no morir se podría terminar en dos o tres horas, como mucho. Y si morimos nos durará más, pero a costa de perder el suspense y la emoción porque, como decía, cuando te quedas atascado la repetición diluye el miedo.

Slender The Arrival 3

He dejado para el final mi mención especial al apartado sonoro, porqué siempre he considerado que el sonido es como mínimo el 50 por ciento de cualquier obra audiovisual, ya sea videojuego o película, a veces incluso más. Y también muchas veces se lo relega injustamente a un segundo plano. En Slender: The Arrival es de 10. Tanto la música como los efectos, desde el sonido pulsante que escuchamos cuando cae la oscuridad y que nos advierte de que Slenderman anda cerca, hasta el canto de los pájaros y el susurro de los árboles mecidos por la brisa en los bosques diurnos (de los pocos momentos en los que el juego nos dará permiso para sentirnos relativamente a salvo). La respiración o los gemidos de la protagonista cuando Slenderman está cerca, o sus pasos resonando inevitablemente en la mina abandonada, advirtiendo de nuestra presencia, descubriéndonos… Todo está perfectamente colocado en el lugar que le corresponde y, al final, si el juego es una gozada es gracias que el sonido es una pieza fundamental en su mecanismo de terror. El único efecto que me desagradó era uno que se repite con demasiada frecuencia en los bosques, ya os daréis cuenta de cual es si decidís jugar. Pero es evidente que han puesto mucha atención al apartado sonoro, y eso se nota.

Slender: The Arrival es un juego que tiene algunos defectos, y sin ellos podría haber sido una autentica maravilla. Pero que esta impresión no os engañe. Es un juego de terror y cumple porque da miedo, mucho miedo si sois cómplices y le dejáis que os lleve de la mano a las profundidades del bosque. Los que pedís un survival horror a la antigua usanza, aquí tenéis un candidato muy digno, y si tenéis la suerte de no atascaros demasiado en algún nivel, será una de las experiencias más aterradoras que habréis vivido en un videojuego en bastante tiempo.

marco 75


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.