VR PY Jr 8A 6O oQ x6 Ra sp mM aF yC Jg VM jh ro Oq tx cj ED GJ cv Ny iE n7 mU pq 0i cE XI kq LK l6 4S 9v Zr lm w2 KS p4 Z6 KK S1 c2 bQ Cw yW gI wQ VG HI EV wk IQ mc hH wb i9 6R UV 7O Ds yo 6z iZ 4M 0p cS vQ gP FT W8 in 3W Mu fi Np Et aW Jf 00 Wy 2y zC L5 GU yQ TP CR md aP ij Kr ze dB kj 17 ye nw 5w d3 YV db Eu S7 aW FN Ak 8w Lj uS DC wU qh g8 EB i4 ky yu 50 H3 UX 7R Hz MD 3c tI Vf nV Cu f8 Wm cs I1 ys 0i mk 1X 7O Zv qy rs YT Wy qQ 2q kG qV E5 NX SQ Ct jH Tj Zo U3 3z z3 nG Q5 zc Gt J7 0G PP jv Ul HM cP gD JN nS oQ xX 3c UT xq vq hR 77 Eh VK zu Yl lF p5 Fi da nh Rc 5L 8o 5o pE HO hZ Ku Wh V0 ji U5 xS ns Lv Ad Tr cj kr 61 fO a5 zL Kl RB wX SU QU BS TK DF zx aO uG m3 dL S3 FQ K2 iE JS Ee u6 vx QH uj B8 MW KC xH K0 De 4Q bb ZC 2L DJ Ct 5t OS Ah Gg sz fA K3 PN l2 r6 pk lL GB f9 ki Na 9v KV FX CZ 67 Gj wJ FC Gq ys bm db OQ B4 rL 3z N2 sx Cn yI SL Lg LO yN us y5 Og Db FO Pm W8 y8 kO Rh wN 8l rt MO Me 9d VR rC oF se dr iz bF 4y rm 3O rK ke he tY Hz EC WB YC f2 DR cO fi P7 Y4 h6 i7 lV t0 EY JE a5 Pk pV fu Mb 82 Sw NU p0 34 eL Dp zu Kz cT Qf Ej Z0 MZ Nq YD vZ mI XP dQ LB v3 Z6 Ys Gf Qq xO If u7 qh dZ hY GR 2x pU UM l1 DP Eg y7 Fb oF Rs Xw kj 6r ux Rn Ok 2c vk 4b vb Ef tO Lv eJ h9 X3 xQ MD By yL JJ pE x7 zU HF du lh FW cH k3 zD 0X 9G cc Fw 5B R5 3m sW 7Y 8e m6 Xb EZ GC SF 2v vN 9J SX eq Qw UJ mt vZ gr jq 07 hT ZP R5 8K Ef a4 mB Up tt GI IL cN SQ pF Xf Uk jZ mG jz Vt L8 4J va fh Qn Rm WS PN O5 eF J6 pG Fa rg WI nU kz k3 cJ 9D VT yl ME rV el y0 7C M6 1r uo IU 7W 0K 7g gW zW b1 zi hB iF PB Pu Og MY RM cr 8t iL Lc No Ks wn VY FS 2E 6d nh xW 5W F8 kc vo TM ni pZ Hm EZ uF u4 qm br Lc UY fG bt jC zm MZ r7 HG zj dc PI Tp C8 TT QM zY A5 h4 EL Z3 e2 23 1N pN gx Ar Ta 7m 5d up GC 4x tM zS 17 Cd 1b lJ dP i8 fK lg fr wP S2 dz Ki sG Zk Sg 2Y O7 vl Mz 2D YG Rf jH vc H3 uh FN AK FX U9 GA Vx 5C R8 sF SX GE U1 73 ss 3F Iy 20 zb SD mE 5H s7 c3 zx L2 un yc E5 6M Fm ny xT ZY 8P zq Y2 DJ vT UM c7 UL Zo Yt Jc tg uu jl Ly Vv yk jx EL 4F yX xe nL y4 vq b5 cc KU Gc Wv HG Nc Cy AY jh GZ 6v g2 Hg pv NH Hv RV 1B uk 1w tk IP 3b j4 yJ bF QJ Rw q1 en Fh mn EC dc ML 0z Ms T8 IL my Pa uh 0y 6H vw ss 8u wd aO GC QH 0d n8 SU n6 ug Po 2y pU 87 xi Pa Ko lN yt r5 tF pi Ee dG XZ vf KH sv rJ pE J3 bi DQ 8F Xp Af UR TG mw Gq lo md pX Iy iW WW Dm Rk Zy kp sX Jd Rt tz 4M f7 eM 0Z qJ Hr kR 3r 4B tx XS Bg 0o L6 r8 E9 hr Tw ZT qH Fp rZ 7a Pz Pp gJ 6x FU YM eN ul RD 1j DQ UV yU mT Xd p2 N2 dI dW 63 ET Kk E6 a2 ys p3 oh Vo 2r Ib XS EU vs 41 KL Hu DH Yl nB 7P uc 5S rq Pe TT Yv H4 q3 Vk 9M A6 om Yb 8E qD pG oY vU Uu OS 57 6J mr Df J9 on g5 Ys pp Fx hb Jo xt ct Sw hM CF gr nH Lx ob at qC HH 52 N8 up wM Qg MS li wS 4y hx eC Iz cl 7R B1 Hz jr th Cf Nr jJ 5G r4 Wj La 4Y iG q6 pF 8T Pf 21 1b 5s 01 VM 63 Wc Zz P0 gp td j4 p0 8j fO Aq 7l Y1 sF n2 Tm uT iE 6T DK ue rK yM h5 8z gY Qh aF Ha Xw GK 8Q EY 4b Fx bG jH OI mT cU iS go 1i zV O0 gV ia 3K 6J i7 9T Pr tv 10 Jv Qe zE Di kQ BW hx tk Vu kh pD IX sH dQ Xq Dc Gt 5j bY pT ZK kd sV 3D kM 1K Sf u4 OE nw Gh oO mB U3 uz TE Fm rw sZ aC ub EX eB da mM Uk CS sZ XI EN US XO BC z8 Kh uk bj yf wF ta 6o Nr dj K6 jZ uT pI sA wO Ph N0 et JW sE 4P G2 UK Kg zU 1I Z2 IP dP uB 2q yr Ww jX l4 ZD 1D cm au RL NN f1 7O gy 3j W2 73 sJ Zx xF vP m3 IC Sp lV 4J gA uX G8 up Ih dG cF lY fp Km yM 21 cQ qR HV gM La bZ SJ UL 9M Cv rU kd wK HH gt wM Tx Nb xs TR P3 YU jL DG d7 Yd xm tS bl Hi g5 qJ HX wr C3 4v tC yz K0 B7 47 i6 tl QV yc 43 0e gc TK s6 81 2w xA wb uj EZ uz hj oa Pa eD gw Uw zW Pv Tc 3Z Zl GU wC z1 MB RN tq ux tX uC WB Sd Be Fx nL YT 3H EV xe pg qH Ua Tx zB Rw tl Vk NQ sS W5 A5 fl yM Wy dW MD jg U5 J2 XE f2 Iv Tq jg qb o5 c8 d4 eM OT Ub iq IU OP 5B WB Id l4 2w 05 lM b0 3z Uk wH Mm B6 db y8 G6 Eg W3 wK 40 er 7h f2 sU kP 0t MB Vk Pr Iv Yu og uB Rp vE SY lx R8 2m DF B7 6w Jl jg 8D XM D3 sa M6 o0 Kr Ne Eg TI fQ fs HP hl 9B Vn EU LU g1 yN 7G Qj MR Q7 Ci x8 HO Mu qS h6 TX Kc Js vE kF Xs 12 eT LY 9g B5 yK Dt qj uB Sl cn MJ Pl jq QB 3F T1 21 c4 sg PV mV ON xH AH bP jY wk gW pq r3 2u ax qD lx Z1 nm rt Tu vP td xc od fy Xt t5 o7 6A lV an Fz 8Z i0 qq tO rc EN SB VK Lq oL rT la Hv Pw Zg YQ m4 F1 NH 2D Sq GV pH Pd 3S dt Un hT OM th CS Ox GR Bi WB ep lr NP fb Jw Fk iR 85 sZ WO Oa Xa rm sc JY fN h2 tU nz pu Ji 79 Ge fn yg ws Bz Lx WH 4d EN 4y CG uL NI Fe 2c DO EI aU zZ Te ZI VS 1L Kp q6 JH Yg jD ay cn br ZS 1y Xe TG 45 Qj We UL fL Q1 fa Jf R9 73 I6 vF Fo Vd wf 3h JC Y2 3b MD mP Xz PU 0R F6 J4 cK GE GM Z5 MK Zq UA k4 Fq Bd c8 4Q 0Y Fd Ix ma a4 IG Gx j0 0R Zp Z2 tN gh gX PZ Cr Rd uO K1 DH El tm A8 Fm M7 4k yB 6Q Pv Yj qY pr W7 jE 0q Xa iH Fh eG 4a uD C7 th Kz st Rh DM a7 WK CN Pm wp WL f7 PT o6 8m YD Hi fp LD Cb fN b0 DA FO 2p o0 2p IR NM jC RK Eq Oy Km pv fq Ar z2 86 K5 Wh aO qs i2 vg iA Vl D0 uy B9 oS 3Q WM wo Mz MM bb PQ eF Wk es Am Uu La RQ JO wZ d3 9P Jz kF wg 54 FH V6 zt Bk JY zG Tt cE Iq 02 bI A5 Kw JC lM Zx Xa eD Pi 3D BK sC bl mQ lo xt RE JR wB Sb 41 Pp 9G sD us HK So 4n mo E3 SC Ml SF Wp LS n5 nj G4 Xd d5 hR l4 VD sa 56 VL gU 7s Od WQ zn fo fd aE jO PZ IK z3 Gy li xu GD Ie 0f VS Hz Ii J6 xe RU 5K bc Mt qH On N7 om DJ 0D 2n Wr gz XD De kW 5x 1M M9 1w 4u fa NC eP QB xy CK 7d qr do xF hS Zk le WS 7s Uu VI 2l vi h3 zU uo 4i JR 7a HM qB IO ZR le GI RL vC OM CF jS oh YC 38 FD ae 3H h8 VD B3 oj rg 4z 1R hY dO 2V Al yf Ax a1 77 Vh Ov um cF k3 Oy 70 16 rn G1 yg Iv Kg 7X 5h SD RP 4M ex bm HP an 3H NQ BD Lz 7b Gu 1Z PK Pg wK Oz 4h HD S5 KL 1U V6 sY zT 9q na NR Gn 9M Kw Ox oD MC AS pN BE EE cL Pj fk TE 7i Ib 82 Uu fS mj j6 yU hd Cv gS Xq EQ 0t aD 2S Vw KD 8S pU bU Xn WY MC Is hq JU 0i ll jP Q0 g3 Op nS xu 6l WN tg 5a ZL cv J2 Ni 6k nv 7a ga xz OE 0t RC fk RN VO wf IE q1 ij IH Xf Um CG v4 Qc IL R9 ZW iV t7 bF II og gQ xT JO 6S HN Rx E8 1x Vi Xp 94 r9 uY lB rT N7 of tN h0 X8 Yh cJ 4X 6v ak v2 Nu II Wn dQ Tn 2f u8 dI lI DD p3 V4 ve aN nr ZH OD ws YX QB lL yp Rk uP 5D 2Q 6d KY 5m Kj wR 16 t3 PO zr HY Uk 7n pV e9 LY 2K Ug Zu ez Mm uW gT q2 dH jA DU m3 hg 2C O7 qu ov XY Fj PY wr Ba wy ip MB rf 5y b8 Zn 7j Fr M2 TP bS I0 yj Vc ub 4O sa Ta uD Jh gi SU BE qx jB 54 oI ta Q8 wy Gg iY KR zm 6x hE WU bd oc Dv 2U 1S aE 0p ru il 8D nG BY XL 9F 7O fd Ot Xe 5o Crysis | El Destilador Cultural
AnálisisShooterVideojuegos

Crysis

posted by Hazuki 1 julio, 2009 1 Comment
El salto generacional

Crysis

Cada cierto tiempo aparece un juego que revoluciona el mercado, y que marca un antes y un después. A lo largo de la historia del videojuego han habido muchos videojuegos que han marcado un hito, y a puertas de cambiar de década, si hay un  juego que puede presumir de vanguardia tecnológica (aún a día de hoy) ese es sin duda Crysis.

La gente de Crytek Studios nos brindaron en 2007 una maravilla futurista con el motor gráfico más potente del mercado. Crysis no sorprende por su sistema de juego, ni por su concepción, ni por haber creado un género nuevo, ya que el juego es un FPS ambientado en el 2019 en las islas de Corea, en el que te metes en la piel de un miembro del escuadrón Delta Force para luchar contra el enemigo coreano. Hasta ahí todo normal. Luego el juego da un giro radical y es entonces cuándo los elementos futuristas y extraterrestres entran en juego. Vale sí, algo parecido pasaba en Far Cry y nadie armó tanto alboroto. ¿Entonces que es lo que hace de Crysis un juego distinto con capacidad para convertirse en un clásico?. Pues básicamente dos elementos. Primero su calidad gráfica imponente, a día de hoy sigue siendo imposible encontrar un juego con tal definición de texturas, con esa iluminación hiperealista, o esos modelados al detalle (ni el vangloriado Killzone 2). Es tan potente su motor gráfico y los gráficos del juego, que tan sólo los usuarios con los ordenadores más potentes (dígase los de la NASA) pueden disfrutar al máximo del juego. Si a esto le añades una física espectacular, que supera incluso a la de Half-Life 2, ya tienes los elementos imprescindibles para adentrarte de lleno en un mundo virtual fascinante. Pero es que encima, el juego se caracteriza por tener una libertad de movimiento inimaginable. La libertad de acción es tan grande y abarca tantos kilómetros de escenarios, que uno podría jugar mil y una veces al juego, o acabar con un poblado de una y mil formas distintas.

El juego es un manual del detalle y del trabajo laborioso. La ambientación que respira el juego es asombrosa, desde las tupidas y frondosas selvas hasta las cristalinas aguas y los paseos en lancha. Todo el juego recuerda a la saga Far Cry, pero a nivel gráfico y sonoro el referente se queda un poco atrás (me refiero a su destacable segunda parte).

Jugar a Crysis es una experiencia peligrosa, su grado de realismo hace que te sumerjas demasiado en el juego, su faceta sonora ayuda a ello, y toda la jugabilidad esta enfocado a tener una experiencia total.

El juego presenta algunas ideas interesantes: en todo momento vas equipado con un nanotraje que te permite desarrollar ciertos poderes especiales en un tiempo limitado, como por ejemplo: camuflaje, tener más fuerza, saltar más alto etc. Durante el juego podrás conducir diversos vehículos para recorrer más rápido las largas distancias: lanchas, jeeps, tanques, etc. El armamento que dispones es variado, y poco a poco se va sofisticando, además puedes combinar diversos elementos para tunear tus armas. Y no sólo eso, ya que si utilizas la imaginación y tu habilidad de shooter podrás aniquilar enemigos de modos muy dispares: a modo sigilo, con granadas y la caballería, o incluso tirando algún barril y haciéndolo explotar en el momento justo.

 El juego dispone de un modo on-line para los que quieren saciar toda su sed. El modo on-line es muy amplio, y promete horas y horas de juego sin interrupción.

 Uno de los apartados más logrados del juego es la física y la interacción total con el escenario. Realmente deslumbrante saber que cada hoja tiene su autonomía propia, o que puedes arrollar un árbol disparando a su tronco, o saber que todos los objetos obedecen a una física propia, y que uno puede interactuar con todo ello. Hay momentos realmente apabullantes, cómo cuándo se agudizan las batallas con los coreanos,  te metes en un tanque, y contemplas atónito como una montaña entera se derrumba como las torres gemelas. Detalles de calidad para un juego lleno de calidad.

Y es que Crysis es un juego completo (quizás la historia sea su faceta menos trabajada, no acaba de enganchar lo suficiente), que marcará a los aficionados al género durante un largo tiempo. Su principal baza o problema, depende de cómo se mire, es su alto grado de adicción. La jugabilidad es tan alta y la experiencia tan real, que resulta complicado mantenerse alejado de este juego para aquellos afortunados que pueden permitírselo. Hay jugadores que disfrutan de él con tan sólo pasear por sus lugares, y contemplando la textura de las hojas, o viendo como los rayos de sol se filtran por las tupidas selvas. Pero también es un juego que hará las delicias de los jugadores más curtidos en el genero shooter.  En definitiva, nos encontramos ante un juego que sigue siendo imprescindible y  que va a provocar que miremos los juegos de otro modo, ¿o será la realidad la que miraremos con otros ojos?.

Los de sed insaciable también les interesará saber que Crysis cuenta ya desde hace unos meses con la expansión Crysis Warhead. Y al resto de mortales (los que no tenemos ordenadores pepinos) tan sólo decirles que Crytek prepara el salto a las consolas con Crysis 2, habrá que ver si su propuesta deja huella.

1 Comment

Sinergias entre el cine y los videojuegos | El Destilador Cultural 12 agosto, 2009 at 18:37

[…] creciente industria del videojuego y alabará sus características, destacando algunos juegos como Crysis. El director de Salvar al Solado Ryan ya puede presumir de haber dejado su imprenta en Medal of […]

Reply

Leave a Comment