AnálisisVideojuegos

Cuando el gamer se hace mayor

posted by Hazuki 21 marzo, 2011 17 Comments

Me he resistido enormemente a afrontar este texto, pero creo que ya no puedo alargar más el momento. La sensación es parecida a la del alcohólico que desvía la mirada hacía otra parte con tal de no enfrentarse al problema. La salvedad es que mi encrucijada resulta mucho más trágica, y hasta donde la ciencia alcanza, no tiene remedio a la vista.

No hay nada peor en este mundo, nada, que cuando un gamer se hace mayor.

Hacerse mayor es algo al que ningún ser humano le gusta verse involucrado. Puedes sobrellevarlo mejor o peor, pero perder nuestra energía juvenil siempre resulta amargo. Esta misma lección se aplica, en un momento u otro de nuestra vida, en el campo de los videojuegos. Este servidor, como miembro de toda aquella generación que nacimos con ellos, que nos gastamos los cambios de las compras de nuestras madres en recreativas, que compartimos horas de felicidad cuando las consolas entraron en nuestros hogares, y que nos hemos mantenido fieles y entregados a ellos, se ha hecho mayor para seguir  entregándose en cuerpo y su alma a su más querida devoción.

Los motivos son tan evidentes como inevitables. El trabajo, los compromisos de pareja, las obligaciones con el Estado, las facturas, la cita dominical con Leo Messi y los suyos, van agrietando poco a poco nuestra actitud, nuestro comportamiento se torna más serio, responsable, en definitiva, esa palabra tan malsonante: adulto. Y claro todo ello, repercute en nuestra gran pasión, quitándonos horas de vicio. Al principio, uno reniega de la idea, se obliga a seguir jugando, perdiendo con ello horas de sueño, llegando tarde al trabajo, lastimando su relación con los demás, pero llegados a un punto (en este servidor los tristes 28, pero los primeros síntomas se empezaron a  manifestar un año atrás) que el cuerpo no da para más, y tu mente, gobernada por un impulso racional, decide empezar a cortar tiempo a esa pasión que con tanta felicidad llenaba los salones de los hogar, las salas recreativas o los mundos virtuales.

Esta constatación palpable del paso del tiempo se manifiesta de varias maneras. La más evidente, por un gamer que siempre tuvo la habilidad de mantenerse alejado de los MMORPG, es la ponderación subjetiva que tu cerebro da a los diferentes géneros. Por ejemplo los juegos deportivos, de lucha, y los FPS ganan peso respecto a los sandbox, las aventuras y los juegos de rol. Un claro reflejo de esto es GTA IV,  el último sandbox de mi colección, el más alabado de Rockstar, y que un gamer, que siempre se había considerado así mismo exigente (en el sentido de intentar siempre llegar al final de sus juegos), sigue sin habérselo terminado, y cada vez dedica menos esfuerzos a ello, es sin duda significativo.

Las misiones secundarias, los mini juegos, los extras y la infinidad de opciones que proponen los sandbox resultan ahora mismo una distracción demasiado amplia para una persona que debería estar ganando billetes de los grandes por si en un futuro decide comprar un complejo hotelero en las Islas Turquesas y alimentar una manada de 15 rebaños. El que aquí escribe ha perdido el apetito para los juegos interminables. Prefiero ahora un juego con una jugabilidad lineal, de escaso recorrido, y que además de una buena jugabilidad, me pueda aportar una historia interesante. Por eso, puede que disfrutase más de la cuenta, con juegos como Mafia II y Alan Wake. En el primero perdías mucho tiempo yendo con tu coche del punto A al C, pero a cambio te premiaban con la mejor banda sonora de la década. Sin embargo, no habían distracciones que no aportasen nada a la jugabilidad o al hilo narrativo de la historia. Ni tuve que cambiarme el peinado, ni fibrarme con comida y ejercicio, ni jugar al billar, tan sólo comprar armas y munición, ganar algo de dinero, y céntrame en las misiones, ergo la historia del juego. Menos distracciones aún con Alan Wake, mucho más dirigido e igual de corto.

Por eso, afirmaciones como que su modo campaña es demasiado corto, son ahora bienvenidas a la hora de plantearme la compra o ponerme delante un juego.

Ahora también me apetece más una mecánica de juego simple e intuible. No me apetece para nada tener que consultar manuales, ni buscar por Internet guías. Quiero inmediatez, satisfacción al instante, nada de explorar grandes territorios en busca de respuestas, objetos o extras. Y eso es algo que me ofrecen los juegos deportivos (básicamente FIFA), los juegos de lucha, los FPS, y juegos de plataformas con armadura indie. En este mismo sentido, mi paciencia ha mermado muchísimo. No quiero verme encallado con algún enemigo final o puzzle.

Otra constatación es que el juego online, uno de los campos de batalla más adictivos, y por el cual, más parejas se han visto abocadas a un desenlace amargo, ya no ocupa un lugar destacado en mi agenda. Si decido jugar online, o bien lo hago poniéndome un límite de tiempo, o de muertes, o de partidas. Sí, jodidamente complicado respetar los límites que uno se autoimpone.

En esta nueva vida jugable que me espera, los juegos indie (Angry Bird, Shadow Complex, Trials HD), y cuya partidas puedan jugarse de manera desligada. Me refiero a que no estén reforzadas por una historia que te mantenga enganchado al mando con el interés de conocer su desarrollo, van ganando terreno, lamentablemente.

Pero no todo son malas noticias. Ahora los fines de semana te llenan más: largos paseos por la campiña, comidas sociales con los amigos, compromisos familiares, largas lecturas, tendidas discusiones filosóficas y políticas, horas de sueño y descanso. Fuckkkk!!!! Estoy acabado.

Creo que definitivamente me hecho mayor. Suerte que en el horizonte hay un juego de Team Bondi que me puede encauzar de nuevo. Mientras lo espero, y mientras termino de escribir las últimas palabras de esta elegía del jugador entregado y sacrificado, terminaré de escuchar las últimas notas de la que es la banda sonora de mi vida de ahora en adelante.


17 Comments

Diego 23 marzo, 2011 at 13:10

Magnífico post, Marc, suscribo palabra por palabra todo lo que tan bien explicas. Ay, la edad.

Reply
Hazuki 23 marzo, 2011 at 13:19

Gracias Diego. Desconocía tu interés la materia videojueguil

Reply
All your blog are belong to us (XC) 25 marzo, 2011 at 09:13

[…] algunos esto aún les pillara lejos, pero yo soy de los que empieza a sentir la presión de hacerme mayor siendo “gamer”. ¿Es el fin de una era, o una transición más que hay que vivir? Hay muchas maneras de […]

Reply
All your blog are belong to us (XC) | Lineage 2 25 marzo, 2011 at 09:44

[…] algunos esto aún les pillara lejos, pero yo soy de los que empieza a sentir la presión de hacerme mayor siendo “gamer”. ¿Es el fin de una era, o una transición más que hay que vivir? Hay muchas maneras de […]

Reply
Ricard 25 marzo, 2011 at 10:48

Bueno, poco puedo decir que no sea que suscribo plenamente todas y cada una de tus palabras. Mafia II y sobretodo, Alan Wake, perfectos en lo que tu señalas: duración, intensidad y concreción. A este grupo yo añadiria el Batman Arkham Asylum, algun hack n’slash del tipo Dante’s Inferno y la mayoria de campañas individuales de los FPS de exito. Y todos ellos tienen unos niveles de dificultad asequibles, es dificil encallarse por temas de destreza al mando. Cualquier cosa més larga o complicada, me da pereza.
En cambio, los juegos que permiten una aproximación mas intermitente son los mas exigentes a nivel jugable, los que nos recuerdan tiempos pasados por su endiablada dificultad. Hablo por ejemplo del Super Meat Boy o del Trials HD: fáciles de jugar, dificilísimos de dominar.
Y en lo de la gestión del tiempo… que poco nos queda para echar unos vicios! Es lo que tiene hacerse mayor. Te lo dice uno de 36 tacos!

Reply
isura 25 marzo, 2011 at 11:24

plas plas plas (aplaudiendo depie)

Que gran articulo…
Que cierto todo…

Es un pena como me siento identificado con ello, como llegue a disfrutar de juegos como final fantasy vii, con 99 horas de juego (porque no daba mas el reloj) y ahora sufro para acabarme halo reach de unas 8 horas de juego como maximo…

Es cierto que cada vez juego mas a fifa 11 o halo online… una partida de media hora y a otra cosa…

Nos hacemos mayores amigos…

Reply
Hazuki 25 marzo, 2011 at 12:02

… y eso es una gran putada señores. Como a través de nuestra pasión constatamos que nos hacemos mayores (¿hay algo más trágico?). Me reconfortan tus palabras Ricard, al saber que con 36 seguiré jugando a esto. Y espero que no sea, jugando con mi hija al Wii Sports de la nueva generación

Reply
All your blog are belong to us (XC) | All Games Pro 25 marzo, 2011 at 12:53

[…] algunos esto aún les pillara lejos, pero yo soy de los que empieza a sentir la presión de hacerme mayor siendo “gamer”. ¿Es el fin de una era, o una transición más que hay que vivir? Hay muchas maneras de […]

Reply
Santi 25 marzo, 2011 at 13:46

Sí, yo tengo 35 años y he sentido lo mismo en algún momento de mi vida…pero al final ni dejas de jugar ni cambias tus hábitos videojueguil, simplemente te adaptas al tiempo disponible, y un juego te dura más tiempo porque no te puedes volcar en él como cuando eras un chaval sin muchas responsabilidades.
Yo aun no he perdido el gusto por jugar a videojuegos y sigo alegrandome cuando juego a un buen juego y me lo termino…que eso es una gran satisfacción personal.
La edad no es un impedimento para disfrutar de un videojuego.

Reply
W 25 marzo, 2011 at 15:26

Maldicion !!!!..

acabas de describir mi puta vida……

de donde me estas mirando???

Reply
eter64 25 marzo, 2011 at 20:19

tu titulo deberia ser

cuando el gamer empieza a dejar de serlo.

que tengas menos horas para jugar no te obliga a jugar a juegos malos. esa es una desicion propia. sin ofender.

Reply
RICK BLAZE 25 marzo, 2011 at 20:44

¬¬ Oh gracias, de por sí me cuesta la idea de “crecer” y ahora tengo un motivo menos para hacerlo. ¡Jugaré con intensidad hasta las últimas consecuencias! Y ojalá el tiempo transcurra más lento. Los videojuegos han sido en mi vida una de mis grandes pasiones, y me cuesta imaginar un panorama así de desolador. Gracias en serio, por el artículo, y nos vemos del otro lado.

Reply
All your blog are belong to us (XC) | Vida-gamer 25 marzo, 2011 at 21:43

[…] algunos esto aún les pillara lejos, pero yo soy de los que empieza a sentir la presión de hacerme mayor siendo “gamer”. ¿Es el fin de una era, o una transición más que hay que vivir? Hay muchas maneras de […]

Reply
Peibol 26 marzo, 2011 at 15:50

Gran artículo, coincido completamente en lo que has expuesto, sin embargo me gustaría hacer un añadido.

Si bien es cierto que la faceta gamer se ve reducida sustancialmente cuando te acercas a los 30, renace a lo bestia en la década de los 50, cuando los polluelos abandonan el nido.

Mi padre, a sus 56 años, tiene una envidiable media de 6 horas de vicio al día ¡y eso que no había probado un videojuego en toda su vida!.

Reply
Giru 26 marzo, 2011 at 16:23

Estoy de acuerdo, a mis casi 26 los RPG han sido los primeros en caer de la lista… sus innumerables y repetitivos combates hacen que acabarte el juego te impliquen 40 horas.. y en ese tiempo te puedes pasar y disfrutar por poner un ejemplo Halo:Reach, Alan Wake, Red Dead Redemption i Dead Space 2..

Reply
Hazuki 27 marzo, 2011 at 01:16

@eter64: Los citados en el artículo no los considero juegos malos, en absoluto. Quizás de más joven me hubieran parecido algo inferiores de lo que considero ahora, y quizás este sea el único positivo del asunto. Pero sí que es verdad que le doy muchas más vueltas a la decisión de compra de un juego. Por ejemplo Rockstar me flipan, pero no sé si dispongo del tiempo para afrontar sus sandbox con garantías. Yo también soy de esos, que me encanta investigar todo, y no perderme ninguno de los detalles que los desarrolladores han preparado.
@Peibol: no sabes lo que me alegra oír tus palabras. Que envidia de familia, tu padre es el jefe. Me has hecho replantear el tener hijos, y todo. Quiero llegar a 60 años para jugar con mis nietos al Carmageddon y atropellar ancianos.

Reply
All your blog are belong to us (XC) : The best niche blog! 13 mayo, 2011 at 06:45

[…] poco…A algunos esto a?n les pillara lejos, pero yo soy de los que empieza a sentir la presi?n de hacerme mayor siendo “gamer”. ?Es el fin de una era, o una transici?n m?s que hay que vivir? Hay muchas maneras de afrontarlo, y […]

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.