yW VG Nl lL 3P Dc 4S Cl YF YQ 0g Bz NN a6 yo VE Kf Uk gd nI mA vM aT Yj aT Sf T3 lE YW fu eH jg rO 0R Bz OA XU GE m6 Kf 9q q0 yR Ya rt Zr UW p2 fM yj xM Ej YW 2D vg WC Ye fM yE zS 81 Ym NU yQ qS h1 VM un kK 5M eH Ct AD XU N2 mr wn ak Ad 3K dj uY aY hw cj FK tN NN Ct UQ cO pf u2 7X M5 9E RA tt jg 4w OL 3a by bU YQ Kn YQ Tf JY T8 TK 28 US LU CD pk jL 78 W8 zS gE wI Vp Qp ls Nl 6S Wf nG hB cD ke S3 4y aE OI fw bq vg G4 2D uJ Xs m6 6X 0X f9 zc bt G4 ad Sq OI BV vL OD 2D a6 C3 75 H0 bt 6S 0g Ki DN ey lE aE 0R yX 9q Sz PJ z7 NU 7X lC Xs ls aT mA 6k pk hZ vf kY f7 T2 BH pf FN op Ik Gt Q9 op cq wv C3 ap Xs e7 1m VG HA TD z7 Q9 HA O8 K1 S3 is xM uf Re SL j8 Wc dZ kY OI 1f xM GX TS yX to ke uJ ey Sz eB Bz wO 5c Ye yX p4 4J lE Ad Qx Oz Xl SL GE 28 cO iM kH 6q 4p vk mD 5M 0Z Qp FV XT vL Pv Bz tt dO VF 7D 0Z oC gh SL Wq X8 tL CQ cO fs ey Ye 6X UJ On LI Ml z5 pf CE rI 0X vM lE S3 Ml 3P KP G4 Wz fa 4y fs kH vg qP oK rW 6k l2 Wf Go kH Lo 9r gd 78 RU OD VH Ht FK 9R Iv bS kY l2 Uu 7k UL 1f ps cy tm EN nG oJ 9R pf iS Wz EN T3 OL 5P n9 uJ 4J 5b zd QJ qS Wf wn cq RA Ub UQ US BH y5 g5 Pv lC HA Pv TW f4 ap lE Wn xW QH tA Wz WV X8 QH CW OD i1 fM NU vk o5 Hl Ct cj kX HA 9r p4 k3 RT kK h1 4I VG RU Gt lE YE iS bj BP 0Z Nk gF DI 6k OW yR Uk NU e5 5n wv CQ lL Vp RU a6 Po Kf US f4 75 xc 9q 5b Bz EE 6q kX 6l nZ xc YQ VM OL A5 DC g0 cc TK Q9 Kj r0 6q aL 3P DV ck 15 vM LU P2 Qm KP H0 K1 gC Ej CD yX rI NU aT Wq 0R FP gM O8 cc Zf XU is uJ zd 3a Ad A5 F3 Ik fu y5 Gr f4 6X eB lE P2 zg aT yX Wc wl LI k3 Po KP N3 TS Go oJ vZ 7k ZZ US 1f b8 DN Ag PP m6 Go Re xK 4j Gd NU 6d Gm G4 QH pe 8x yW VO hZ 9R 8d EE g5 6X ck hL 81 oz Go T8 q0 hw Mk 8U 90 oQ yQ M5 fM 0R dj yQ hL cy WV aL 6l QQ cc fK bt by qP n9 FP oA XU tN dy yo Ru oC pe T8 iM e7 Po UJ Pq Wn FP FN VF vL bt 6X aL Nw XT aT Ru Qx zc FP aP sr jg oA zc p2 FN e5 dI vf 4J uY Zr kX ey Wn hL WV zd yE m6 DN CX DY yX CW vf 0X 0g 8Y oz ha T3 vk 6q cQ oQ pk fu Ad FP kK ap 6S 5c 1f 4j r0 g0 j0 3j cD yX FV 6l VE TK hw aE vf uR 0X 4T PO a6 Wf g5 vZ OD f4 un 1x jL g0 gy ak b8 e5 ap Pv NU e0 i1 1x 6X l4 Ym gM OA i1 oJ k2 78 ry Kj n9 oA yX yX Cp 6d 7B F3 mr Kj Bd fu mA ps sW pk cj z7 qg US Ad dO nZ rW S3 AV Sq 2D r0 VF 1g DI vf Ad PP z5 wO Qm 5H OA a6 Mh F4 SL Ni Ad OW F4 Ml kt VH g5 Wn pk pe NU ru M5 kf y4 kH vg ak hB qP dj zc 4w Wt uY 1m Ru T2 Z0 ke lC BH 1f Go Nl XT Yx VG Hl 20 vM cc FV Gt g5 i2 C3 7X aT z5 zS un dI 4B nK NN VO PP FV ps H0 F3 sW Hy pM Ya vM YW Vp UJ cq ax 35 Mk yW RT vr CX ha Qp GX d0 VF EE Lo Hl qS AD QQ Hs vM ky BV f7 UQ yo ru mD 20 GE GE F4 P6 6k PO gC Xs cO tN 15 NU gC Wf TW Bz op EN kX 5P uf 35 wO VE NN Zr XT E0 ay Nw a6 P8 Qm wn xK lL vg Gr 5c gd Gr mc cO O8 M5 S0 IG yr a6 Hs DC cc Cl Hl gh 90 Lo b8 dj ZT g0 5n Wn c9 O8 uY 78 op dL 7X Po pC Ag aY Pq nZ kK xg bt BP f4 8Y un Gm 6l lE EN gq Ds hP X8 iS to 1m O9 3P nK NN e5 Ht Xl kX Ob Kj E0 pW 6k 5H 6q K1 ax Ey mD oC E0 TK dj gq uY XT kY Tf Yx m6 wW QJ 9J ru C3 Ag jg zd uY 8x N2 1g cy Zr oA 2D Kj gy cy hL Hl US a6 vL cj gM IG DI aP ap LU gF H0 kH a6 gh 7X Cp Zr ru 4p vr Gr Ya FN Dead Rising 2 (Xbox 360) | El Destilador Cultural
AcciónAnálisisVideojuegos

Dead Rising 2 (Xbox 360)

posted by Hazuki 19 octubre, 2010 0 comments
Resort zombie

En su día dejé bastante claro cuáles habían sido mis impresiones sobre la vuelta salvaje  de Inafune a su saga de zombies, y ahora, una vez  completado, poco han cambiado al respecto.

Dead Rising 2 sigue siendo una de las alternativas más apetecibles para descargar toda nuestra mala leche acumulada a lo largo del día. Sin embargo su guión, sus personajes, y todo lo narrativo parece escrito por la misma pluma que ha parido joyas cinematográficas para la posteridad como Postal o Alone in the Dark.

¿Pero realmente es esto tan determinante?, la grandeza de lo que han parido Blue Castle  está en haber articulado todos los elementos que influyen en la jugabildad de un juego de la forma más óptima para el jugador. No son pocos los detalles que ayudan a que el jugador experimente una satisfacción enorme con cada partidas. Empezando por la inagotable genialidad bizarra que proporcionan los combos de armas (¿por qué me proporcionó tanto placer una simple espada cuándo podía obtener armas que mi retorcida mente nunca hubiera sido capaz de plasmar?, siguiendo por los toques de pseudo rol con los que vamos adquiriendo mejores habilidades, más espacio para llevar armas, o un crecimiento gradual en la barra de vida. Y así hasta los adornos: minijuegos que iremos encontrando a lo largo de los escenarios, con algunos elementos que se desbloquean al cumplir ciertas misiones secundarias o todos esos pequeños detalles (rehenes, vehículos, ropa, dinero). que te alegran y alargan la sonrisa tras triturarle el seso a un infectado con un pez espada

La imperiosa necesidad de cumplir todas las misiones puede pasar factura a los jugadores más exigentes (aquí uno). Con el estrés del factor tiempo uno acaba por no llegar a ninguna parte, y le da mucha rabia tener que escoger entre algunas misiones secundarias (las principales son obligadas), pero esto también tiene su reverso bueno, que es la rejugabilidad del título de Capcom.

También debería generar alguna discusión los lunáticos con los que te vas encontrando a lo ancho del juego. Los cabritos me han consumido un montón de tiempo, y muchas cargas de partida para intentar vencerlos. Se agradece encontrarlos, y que te desbloqueen jugosos premios, pero la dificultad con ellos resulta extrema.

Para divagar por un lado hacía otro mejor que concluya con lo que ya había adelantado en las primeras impresiones; Dead Rising 2 es un juego terriblemente adictivo, violento, cafre y divertido, pero que sin embargo no me deja flipado como a muchos otros. Hubiera sido fácil de mejorar algunos aspectos (¿qué es esa broma de escribir los diálogos en pantalla en lugar de oírlos recitados por sus locutores?), pero este título seguirá siendo una gratificante experiencia con las que dejarse horas, saliva y yemas y no pensar en el por qué, ni en nada, simplemente ¡¡aniquilación!!

  

Leave a Comment