AcciónAventuraVideojuegos

Kingdom Hearts, una historia Disney (Parte I)

posted by Dasajuga 6 agosto, 2013 0 comments

Hace ya poco más de diez años que llegó a mis manos un pequeño juego que tenía una premisa muy simple, encuentra a tus amigos buscándolos por diferentes mundos. Hasta ahí podía parecer un juego más del montón, pero si añadimos que esos mundos están basados en diferentes películas de Disney la cosa cambia.

Como no podía ser de otra manera estoy hablando de Kingdom Hearts, una saga de videojuegos que ha sabido reunir en su historia, y de una manera muy coherente, los mundos de Disney y de Final Fantasy.

Esta saga comenzó en el año 2002 tras la asociación entre Disney y Square Enix, y la jugada no les ha salido nada mal, ya que han sacado siete juegos, y va camino del octavo. Pero como decía Jack “El destripador”, vamos por partes y comencemos por el principio, hablando de las 2 entregas que llegaron a las consolas de sobre mesa.

Kingdom Hearts, comienza la aventura

Esta primera entrega salió en el año 2002 para la ya viejuna PlayStation 2. Como ya he dicho antes, el objetivo era muy simple, busca a tus amigos, Riku y Kairi, en diferentes mundos Disney. Pero poco a poco la trama se va complicando hasta conseguir enganchar incluso al más escéptico que desconfiaba de esta unión de sagas.

Pero claro, Sora, nuestro protagonista y portador del arma más poderosa del juego, la llave espada, no iba a estar solo en esta aventura. A su lado caminarían desde el principio dos de los personajes más entrañables de Disney, el pato Donald y Goofy, que tienen la misión de encontrar a otro amigo suyo, el personaje más famoso de la compañía de animación, el ratón Mickey Mouse.

Como no podía ser de otra manera los 3 personajes juntos crearon más de una escena que consiguió arrancar una sonrisa y más de una carcajada a los jugones, ya que el carácter temperamental de Donald y su mala uva, chocaba con el carácter aventurero y despreocupado de Sora, y la pasividad de Goofy.

Pero lejos de esas pequeñas rendecillas, Square Enix logró crear a un grupo memorable con el que el jugador se encontraba totalmente a gusto y disfrutaba de sus aventuras.

Donald, Sora y Goofy

Donald, Sora y Goofy

Y hablando de aventuras… Estas se desarrollaban en una serie de mundos que el jugador debía visitar para encontrar pistas que nos llevasen hasta nuestros amigos. Visitábamos desde el mundo de “Tarzán”, hasta el mundo de “La Sirenita”, y todo ello metiéndonos de lleno en el argumento de la película como si fuese un personaje más de la misma.

Pero…¿cómo llegamos de un mundo a otro? Pues a nuestros queridos desarrolladores se les ocurrió una excelente idea que se ha mantenido en el resto de juegos, salvo alguna pequeña diferencia, y que consistía en un pequeño nivel mata marcianitos en el que manejas una pequeña nave espacial. Todo un homenaje a Space Invaders donde los haya.

En cuanto a los enemigos que debíamos enfrentar, pues todo buen juego necesita unos, estos son los “Sincorazón”. Estos seres nacen de la oscuridad más profunda de los corazones de la gente, y al faltarles a ellos mismos dicho elemento van consumiendo mundos buscándolos hasta encontrar el reino de los corazones, Kingdom Hearts. Y controlando a los sincorazón estaba el villano Disney de turno, al que lógicamente tendremos que derrotar.

Centrándome ya en aspectos más técnicos, la jugabilidad es la de un juego de rol en tiempo real. Tendremos a nuestra disposición las habilidades de atacar, emplear magias y objetos, e incluso de invocar a aliados. Nosotros solo manejaremos a Sora, mientras que Donald y Goofy son manejados por la máquina, pero siempre podemos darles órdenes de ataque, defensa y apoyo.

La dificultad del juego era de un nivel considerable, nunca hubo nada que ningún jugón no pudiera pasarse, pero si nos obligaba una y otra vez a repetir combate tras combate hasta acabar con el malo. Esta característica se ha ido perdiendo con las siguientes entregas, y solo el nivel de dificultad máximo ofrece un verdadero desafío.

En cuanto a los gráficos, eran, por llamarlo de alguna manera, infantiles, con unos personajes tirando al estilo de Disney, y que fue una de las razones que echo atrás a muchos jugadores porque lo veían como un juego infantil (pero que resulta todo lo contrario).

A pesar de todo, este juego sorprendió a muchos, y como no podía ser de otra manera las compañías vieron el filón que tuvo, contentándonos años después con la continuación de esta gran aventura…

Kingdom Hearts II, continúa la magia

Cuatro años después del primer Kingdom Hearts vio la luz el siguiente título de la saga para las consolas de sobre mesa, Kingdom Hearts II. Este juego continúa la historia de Sora, Donald y Goofy, que tras encontrar a sus amigos en el primer juego y quedar dormidos durante un año en un castillo misterioso, ahora tratan de volver a sus casas, pero se topan con nuevos problemas y nuevos enemigos, los “Incorpóreos“.

Estos nuevos enemigos surgen cuando un corazón cae en la oscuridad, formándose por un lado un sincorazón y por el otro un incorpóreo, y son cascarones vacíos y carentes de sentimientos de la persona que fueron antes. Estos están controlados por un misterioso grupo llamado “Organización XIII“, que son los incorpóreos más poderosos, y cuyo objetivo es reunir corazones para crear su propio Kingdom Hearts y volver a convertirse en personas completas. Y como no, tampoco se olvidan de lo sincorazón, que volverán a aparecer por aquí.

Los miembros de la Organización XIII

Los miembros de la Organización XIII

Pero como no podía ser de otra manera, esos corazones los quieren conseguir destruyendo los mundos Disney, y le tocará a nuestros protagonistas visitar nuevos mundos, como el de “El Rey Leon”, y viejos mundos, como el de “Hércules”, ayudando a los que allí habitan y destruyendo en cada uno a un miembro de la Organización.

En cuanto a la jugabilidad, el aspecto más destacable respecto a la primera entrega fue la modificación de la cámara, ya que muchos jugadores se quejaron de ella, y con mucha razón ya que en algunos momentos en los que jugué, sobretodo con los jefes finales, eso empezaba a dar vueltas y vueltas llegando a marear.

También han mejorado el sistema de combate. Seguiremos teniendo la lista en la parte inferior izquierda de la pantalla para seleccionar entre ataque, magia, objetos e invocaciones, pero nos dan la posibilidad de crear “atajos” para usarlos, algo que le da más fluidez al juego, y que en el primero le quitaba emoción al combate. Más tarde en las siguientes entregas este sistema se modificara, pero de eso ya os hablaré en la siguiente entrega.

En el aspecto visual, el juego se vuelve más sombrío, más adulto, pero sin perder nunca del todo esa estética infantil que lo caracteriza. Sin embargo, si pierde en dificultad, haciendo que el juego se pueda pasar del tirón sin haber muerto ni una sola vez, cosa que en primero era imposible, y básicamente pulsando un solo botón.

Y hasta aquí la primera parte de este pequeño análisis sobre los dos primeros juegos de esta saga. Dentro de poco podréis leer una nueva entrada de los juegos lanzados para portátiles, y de las sorpresas que nos esperan para la tercera entrega que saldrá para la próxima generación de consolas.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.