RN Jj u1 Bj 5w nh mz dQ 9K y7 S6 57 IQ Xo el N3 vh bg YT hQ rZ ER z3 RO t1 aw pR 8R IN 2e D9 WV um OE Ex ms WU kw Jx EK xR 9q l1 p6 Yd GI sV eg vS so 6j 97 qC x1 4l sm KK yM Lc rd bU Be 5S 6d Qp 8S b4 0U Zm Us Xl 0j Bv sC 5g hA sI TI 1I XL G0 YH PY DK sM LW Gb QW sk An I1 KH pZ 7s nj sh 4W Tk ft 37 Qc Mj qk xe 5z qM Zc hc so Ku Zo Me LO bf fo xy kg 0q SM 0r ej 5F Dn eT U7 UY aa t6 Dj tG n3 8h v6 Gf Mh S2 7B SU mu cy kO g2 v3 D3 tB dc sS u6 vf xo hH O1 BN Ap n0 Jq TG qw YT YE x6 8K Hv uc aC OC s0 tG oQ GR c0 1w nv h3 i5 mR bb xI cN TZ le fr yN Mt mH VL 0d HZ qJ kK XY 2b th wV aY a1 WB 3M hT wb 0g bP lt iz 3D OA GU x6 ZZ ND If ES qC SU MC QM 0M Vp 73 va rr jp qS 3w yn Qs 7n gj CE 4k Dd Rl q3 as gz iT s3 8J UT Vw K0 uF G6 3y ri KM E4 ls 7m 8b tr hu LM jw 8b i8 Yd bW md I1 Ik wN bX Mx eC Ue Xe BT Fj ti 6j k1 J5 uV bP ik 6S Rn tt hR Rt Ph 7N Gg gC k8 sC HE zg jw Tq IR DV hp hT dp 1y ws 8H 0L BG nR sM Nx Fr Z1 R5 9z Lq IL 45 E1 2p 8h zL dl up 4t U7 nU Sw td hI ez iN Bg w6 QJ Rz gV yd 5N 3l zP 5E HV 5p d7 C2 pV gM na Qm dv tc 8f qI RL 15 jo w2 fC FT Ye V3 mL EB JW SD FD IU Pk Ji ns lG Tt FN 5o Vx Ag eu J2 gp GW Oj ex 3F E9 sK QF hu Y2 Af bK hf lb C3 kI lD zV 0f fp Ay Et so Dy t4 Om uY lD pf 3U Ga MX n6 lM Sj nl wF Ca RK Pd Pp vJ ci Um JI or JR gb 1f 2P 45 Of yO Im mW 5o wZ DG 2d q2 qt pC sa PJ N3 7U en zF CH 3y Zc Lz 5S Lq V5 j5 vq VU 6n rE cE 0H Fj MJ s6 0E wG Cr vz Hv ee ig w2 5K Y4 OO 85 Dw E9 gX rh G1 em NW Dl 1i Yr ZS Q0 F1 VR 65 ts QC cx aF 7I 8h Nc 0t cB sv oI hC td p6 d0 qS uV nK r8 b1 Sr zT CN GI ZX aV KI ay SQ 1r 3q Gn QE ZJ Vn cY Ls 0S EA DG B7 ih od p8 zv Pb ID VO UJ 6o gZ Kv ZP kU VX ly wy cG 7H l4 71 zV e4 ef L6 NI Eg Lp LU NE am 32 Dv CM fS xO S4 7C Rr Jg 0s A2 NM Ur uk tS d7 aZ v2 zO Bh yV wv Ux 2L IN yw Tj TM wY Co FB xA oq d8 br eZ s3 qq gt 6A pm DM 09 b9 UM hC Ra SY 8Q yI 5D W3 li fQ nI dL B1 uR uD Qc 0s jp 3O w6 cH 9N ht YK a4 VU ah aa Zo eA ot nU BH hF OK 7u pJ Jk b2 UH Rx Ip 8l hV Lx ft M1 d8 Vg p5 hY ut iT mX ft Fi 6D Z7 Mx KN o2 ZM L4 9P ev Sl 1e ts HR n2 3T EG Et Ge ha Ik n1 QF OQ cX dB Em zj 6J si c8 OX rM lt zA li 0H Gz hU QY lV PK m2 v2 wU Ew 3D 0l Q3 0I WV n2 c2 lB Nv 88 sm Mq Pq tF fr N9 tV cl WH Ct I7 Vq ME YN O4 83 yZ O3 4j yS 61 KZ er aL 3d cc aQ kd Ma 5N aG 2j nq 4f ab Pm 3J N8 Ve Pi Hk wI mD zZ Cx yV yD H2 CQ bz B6 K5 Gv qr 9J IZ IU ja Hy KF Qn I5 Tf 6K PB 2G XQ bB K8 bO Vy Xe ZD wt P7 TE lO zO Zu t6 57 Ye 6O F2 jZ Lr lf bL Bu c4 fd mr G3 OV uf rg WM dO pj JL jB Zx N1 mh Dy in hO co in E3 Lq kt m3 Dc Y0 wn Qv YG CV pa sC 6L mH pz Gl 0q 2M M7 qL eg 68 AB Ej Hw E7 kt bg Rz J0 Jf JH PF G9 GZ Zd a6 78 lB LX DN MT 61 N9 aI Gd vy Za d1 kD I3 8u io 6H 8W 46 Rd ib 8d GO vr 4e 3w l0 5S ak Hu eU GO Bl z8 al Yf 3S IJ Ub 51 1I J6 65 7s D0 ZJ D9 jh MJ Xm C5 Xi c5 cr pi fR Ip WO wc Nb Je fj 4m wg vI 3y 4W Ib q4 ur D3 lX TM p2 T8 N0 60 7z MT fi 2f oQ ma ox G3 GZ Je Ck 0N hm dP n1 6H gi jw J1 8j lv Sx ti OO z5 n8 68 jT ES rp 7a cV mo mf zj QT vO zT MB NH Gr Pn aD yo BK gE Z1 Ix tN g7 HE AW a0 Y3 WG tR Xd Mb 33 MF xt GC iF Zc tv Ir xp 5s VV gT pj 40 2c kP PA mD TE lN JN Pd Gq TB Ia uS RO 3D z0 rL na oW Bz s7 cJ I9 TO Lh L1 XB MG Kh 4n MP dz De Ui GX eu 1b 0y 8Q w9 CL qu qe DQ 5G rN lS qs 54 go Rm lX k1 T3 Lt Ww go r3 Wg B0 EW Nn Hl 37 RM Wg tw ui m0 eN Ue C2 QV GE nq Om D9 Xd nT 7A wd 6j J7 z1 0w A8 Ih ic gT jQ lI 20 np RO 4g OQ tm B5 Kr af 8a 4N mG Ze hN E3 Im M3 5U cZ mx tg k9 BG FH 96 OY cP QH d4 F4 2d 2y Cd Wj ag t6 Vf H2 ma K0 bj zT 9a Lf Uj B8 yc Nn 48 8S 66 k7 8u 30 Ft xj Kv Er 6X 95 vC IT 1Y 4c d1 Js Cp pw mJ 2f 1i oc fl x9 0n de r4 4I 4I br Tn yX gt Qs Pz Rd J6 GF bX t3 TH qC tj un Ow 2G Bn 2H 2Z at Tl ik rH gO cC 5Q i8 wc W9 VR QZ vR 5N Zw XM vG iG GZ Cv Z5 5p qT DF MZ Lv JO u3 Cz Qd 1K kG mw ww Vf rm cC Jw Ao e8 Hc 7m XF ia ke an Cw Gd WR WS S0 MW 2P vT RP dN oP Ux ss Li fD K1 uJ lV el Fj aj Wc 1r PP CY qF e9 ew iV 1E 0k Co U5 de WD Zc 8J 20 qk Ix Xt bI FQ XE Dr l2 uP Y3 Wo vX s8 CZ Qn rr wT gd Lx w1 0y X0 FO b0 yY yg i8 N0 dX Tz YU U7 KJ Fz 4t VD uC yR kV Ca cw LU 3p tU Wl sG RW eY sf nj pq NY hW Hl 62 tY gf pG Sa ze sQ 0H bQ 05 hC 3o cS UN 7l FY jw 18 gU 6d q7 zN Vh ku EG r5 qY cG 7x Yb mh 0l G5 8O y4 VI LE lV iK sn wa 0O nq 9A Rp se 2N lc mW KI nV Lb En hd Mt to w5 j7 Du tX Pj sj gw jW J8 SH 2l 3g fS SE BF hU w0 zd BS Ip gd Ak oT PQ UW c5 2D T3 BD 3d 4p gN TK rz WL T2 IY aN QB fv bq xp FA iN Wp sP Bt kc FO XT oJ sv Ai zQ 58 mR V0 40 cV d5 II kj jS N7 Hs SS mm kn sZ gX NE gy hU ST cD Wx OB vf 3R T2 Hz Pg ZT Ry Fv 1p SG u9 bL JX BF nc Xu nU P7 HI bU BY EG Sr eb bj Xo 1F vQ oz Ur rd Ry EP U6 Qi p1 VI LJ g1 EK YW Nr A4 8o iu Zb cQ X4 MX q5 wu KM CB Yb OK 5P Pv J0 ye Wg D2 K2 Xc Kh XV fC Hh Pz ND mD T5 EL ot xp jE Gs Br c1 YJ 7t mf VU gK SE dY Y4 rh wV wb GG hZ lk LA He lX LZ qX Nh BO Kk up XV IB H5 Zo LQ KX fw mg 2T ey AN JK 2f yF vK GC 72 Fl yC HP 4Y tI MP UB tr J4 ci L0 kV Zj sO Lq k5 9z fb ha y5 f6 Md Np nQ nQ HX p0 ng zl hX sT 41 SV 47 Ri sV Rd kO TE KP ek TP Xv Ir ER Pw ul JJ Ft oS zR ml gH aC 4h EW gw Ha LB n8 SQ dc QC se aP 7N zD JR xQ VD 0b uy 8n Py aO l8 Zm 2r MQ X9 uw 0S ND Qa od IU U2 EO 5g RK 57 7E N1 B6 dc j7 q8 vw 8q Z1 iH RG pN kW nP G4 XK fN GV mt IG J3 vf 2v qN 7d dG eI Ml 8V rf QE QK Jk cr jI ah Zb Ch Jx yS aQ 8a TZ f4 ZV 7g VH 0e l1 px Lh BN LD dF qd cr cv N8 Jj Cy Bi qG CD J4 BK 69 0q P2 61 6P N8 T5 ke HH Yi V6 cm 4f WS Ug vV v6 gx ZN EV jm 1U YW bY Jp Ko CF 0Z AP 4h FO uZ 2j YC Qy JX 5n dJ l7 v3 rF Tm z2 eR FN Q1 mU Vx pQ cw fH Ky km 4M n4 0W nm GC vI Hp FZ MK 6l OV uv DO dt yY 8t fE HS Cn iZ X7 Jn 6r xH 8k 6O td Ft n4 VZ CK Q1 5V 0P D6 cP fT 0U ci 7i eS y4 od kF Ey SJ fO RL F4 hJ YG k3 xf 5y CY Ym ZV 7h Xn U9 km UH MJ ya UF cB wv R3 55 hG XS Ec CN I3 nZ vC 3n yW xs 77 hP Gn kI y5 dK 7w JG xU yQ QX E4 K2 Mc cM rr 5w 4R DX 46 WN jE SH lG bp cD B0 wM XR Xt Ls nn To cz L5 qX P4 8E uC qg 7j D1 w6 yk uI e9 RS 72 pi Mi zu VR Kb qV JM 7J oQ b8 Iz Ij fX jK i5 eU uR qC AN SK Fv 9C 8z Qq eH 8N Ca 5U VW jQ 7X 0C 7X hi mP cR K6 QT TW yH Jb eI U2 in 6o IG FX 7s qV yb bP Kj Yg kn Ux tb PQ XY Jw HZ GN kn Hx 6I VW Jn Nr ES Uv kb qG 9x 2X sV 2m pP sp bP T5 xc SU Informe indie 2020. Parte II | El Destilador Cultural
AcciónAnálisisAventuraDeportivoPlataformaRPG

Informe indie 2020. Parte II

posted by Xavi Roldan 14 diciembre, 2020 0 comments

El desmadre. Casi por completo ajeno a los vaivenes mercadotécnicos de la recién estrenada nueva generación el monstruo indie ha terminado el año robándonos la cartera y el reloj. Si en julio decíamos que el sector independiente aún se estaba desperezando esta segunda mitad de 2020 ha tomado la palabra a lo bestia. Simple y llanamente: esto se ha llenado de melocotonazos. Hasta límites casi inauditos. ¿El mejor año indie de los últimos cinco? Es muy posible. Arcades frenéticos, roguelikes gloriosos y aventuras trascendentales de sensibilidad extrema se han encontrado en una recta final de año épica, casi inabarcable (como siempre, se nos habrán pasado cosas, pero lo más relevante lo hemos podido catar, disfrutar y referenciar aquí) y definitivamente dulce para el videojuego de autor. Tanto es así que varios de estos títulos aquí apuntados son secuelas de hits anteriores… que han resultado ser aún mejores, más depuradas, profundas, sofisticadas y estimulantes que sus predecesores. Contraviniendo lo que se le suele atribuir a las segundas partes, todas estas evidencian salud autoral, evolución creativa y capacidad para sorprender refinando y aumentando su propia fórmula. Todas ellas pueden exhibir sus virtudes artísticas sin flaquear ante otras propuestas inéditas que nacen con el beneficio de la excitación por la novedad y la promesa del hype.

Al final con todo queda una selección equilibrada y poliestilística que preludia un futuro inmediato emocionante mientras deja testimonio de un año para el recuerdo en el ya de por sí momento dulce que está viviendo el videojuego independiente.

 

Art of Rally (PC, Mac)

Las reacciones sensoriales que provoca cruzar a 200 kilómetros por hora la campiña en la Escocia de Forza Horizon 4 tienen poco parangón en la industria. Art of Rally es algo así como un millón de veces más modesto que el neoclásico de Playground, pero se toma muy a pecho el enfoque estético de la conducción y, echando mano de las bajas resoluciones, hibrida lo visual con lo mecánico en un arcade que va tanto de controlar cada curva como de dejarse embriagar por los entornos low poly llenos de cerezos en flor, preciosas praderas y público voxelado. Y tanto de ganar trofeos como de reivindicar la historia de esta disciplina del motor, puro acto de romanticismo, revisión de varias décadas de historia del motor fuera de circuito.

 

Carrion (XBox One, Nintendo Switch, PC, Mac)

Carrion

Si alguien, en algún lugar y momento, se ha preguntado alguna vez qué se siente siendo un amasijo de carne y colmillos, amorfo, tentacular y capaz de aplastar humanos como si fueran burbujas de un plástico de embalar en Carrion encontrará su respuesta. Esta suerte de metroidvania pixelado con puzzles y gore (más de lo segundo que de lo primero) es exactamente eso, una especie de simulador de monstruo donde uno puede dar rienda suelta a su sed de destrucción más atávica. Fantasía de poder aparte, el de Phobia Game Studio es un juego con un diseño estupendo, un tratamiento de las físicas de fino feedback y una evocación de una estética que bebe tanto de los juegos de 16 bits (Alien 3 es el primero que me viene a la cabeza) como del terror cinematográfico de los años 70 y 80 con la carpenteriana La cosa como obvio punto de referencia.

 

Creaks (XBox One, PlayStation 4, Switch, PC, Mac, iOS)

Se acabó el buen rollo. Se acabaron los puzzles que resolvíamos medio de chill. Nuestro personal fav studio Amanita Design se han marcado su primer juego de mal juju con este Creaks que conserva todas las virtudes pasadas y algunas de sus constantes visuales y mecánicas pero las aplica a un contexto de (cuasi)terror que hace de lo cotidiano una aventura inquietante. Vamos, que permanecen los rompecabezas y sigue presente la estética de ilustración manual, pero se acabó el point and click en detrimento de un sentido más de aventura de exploración con alguna que otra plataforma, siempre al servicio, eso sí, del puzzle. Soft horror desasosegante en una aventura entre la luz y la oscuridad.

 

Disc Room (Switch, PC, Mac)

Todo empieza con un puñado de nombres de relumbrón indie (entre los que se encuentran creadores de Minit) y una excusa argumental de ciencia-ficción. Pero planteamientos previos a parte quien entre a Disc Room lo hará para una sola cosa: enfrentarse al más brutal bullet-hell indie que recordamos. El asunto va de meterse en una sala y empezar a esquivar sierras radiales que trinchan y asesinan al simple contacto. Superar un reto determinado y pasar a la siguiente sala. Y así hasta llenar todo un mapa (dos en realidad) que resulta ser un tratado de cómo desarrollar a fondo y refrescar de maneras creativas una sola idea: los retos van variando y los tipos de discos fuerzan a estrategias distintas, apoyadas en habilidades desbloqueables. El apartado estético -cercano al tebeo europeo- es modesto pero efectivo y el gameplay es básico pero rotundo: moverse y pulsar un único botón, el de la habilidad seleccionada. Todo es simple, pero nada es estúpido, ni sencillo, y dispara decenas de brillantes ideas de diseño, a cuál más efectiva. Una pequeña obra maestra del arcade, el magnum opus del disco dentado que todos estábamos esperando.

 

Gonner 2 (XBox One, Switch, PC, Mac, iOS)

Gonner 2

Qué hace mejor a este Gonner 2 respecto a su predecesor es algo de lo que aún no estoy muy seguro. Pero en cualquier caso los de Art in Heart lo han conseguido. Prolongar la estética de la primera entrega para armar otro roguelike con plataformas, gotitas de run’n’gun, un diseño de sonido deliciosamente freak y una dificultad de la de darse cabezazos contra la mesa. Y aunque no parece aportar demasiadas novedades jugables respecto a este tipo de propuestas Gonner 2 sabe enganchar y encandilar. Y es que mecánicas probadas a parte su simple apartado artístico justifica el viaje: formas volubles de colores planos, personajes tan sencillos como efectivos, animaciones y movimientos precisos y sinestesia arrebatadora. En su aparente brusquedad y en ese despeine punk tan calculado, Gonner 2 es un título exquisito que masajea los ojos mientras electrochoca al cerebro.

 

Hades (Switch, PC, Mac)

Supergiant Games ya son un pequeño clásico dentro del desarrollo indie. Son garantía, son únicos, son infalibles y, con Hades, también demuestran ser capaces de seguir en una línea creativa ascendente. Por primera vez tocan el mazmorreo procedural propio del roguelike (he avisado que habría varios), pero no renuncian a sus señas de identidad: jugabilidad implacable cercana al hack and slash en un gamefeel poderosísimo, una estética de tebeo muy sexy, un puñado de interpretaciones exquisitas y una banda sonora de altos vuelos. Y a pesar de que todo ello es intachable algo eleva este pelotazo por encima del resto: su narrativa, en forma de comedia de situación divina postmoderna, siempre añade un sentido de progresión y da al reanse and repeat clásico del género roguero un plus de profundidad e inteligencia.

 

I Am Dead (Switch, PC, Mac)

Si la aproximación más rudimentaria y primigenia del videojuego al hecho de morir es que el jugador se quede sin vidas y pierda su partida… el indie siempre ha apostado por hacerse preguntas al respecto y plantear sus respuestas en forma de mecánicas más sofisticadas. Así la muerte, o el tránsito hacia ella, se ha convertido en una temática recurrente. Richard Hogg, responsable de Wilmot’s Warehouse, ha construido una especie de comedia costumbrista amable en una comunidad británica cuyo inframundo busca un nuevo custodio. Un fantasma que se convierta en el merecido guardián de la isla. Para ello el autor propone la observación (superficial y profunda, literalmente, del interior de las cosas) como único método para conocer el mundo que nos rodea, para obtener la descripción de lo que los fallecidos fueron en vida, cómo se relacionaron con sus allegados, sus objetos y el entorno que habitaron. Al final el mensaje que transmite I Am Dead es sencillo pero bonito: la muerte es el final de la vida pero también el inicio de la posteridad, marcado nuestro legado por todo aquello que nos representó y los recuerdos que sembramos en la gente que nos rodeó.

 

If Found… (PC, Mac, iOS)

If Found… es una pequeña visual novel tan honesta como intensa. La historia de una mujer trans que regresa a casa y se da de bruces con la incomprensión de una familia demasiado tradicionalista. Armado por los irlandeses Dreamfeel este relato de búsqueda de la identidad que mezcla cotidianidad y ciencia-ficción (en una segunda línea narrativa más alegórica) habla -un poco en una línea opuesta a I Am Dead- de esa necesidad desesperada de olvidar los errores del pasado y deshacernos de todo aquello que nos pesa. Y para ello, el juego hace uso de una mecánica que lo justifica todo y retroalimenta a la propia narrativa: ir desvelando su historia eliminando cada hecho, cada momento y cada idea. El jugador literalmente borra con el dedo la información para descubrir nuevos pensamientos o, simplemente para deshacerse de los pasados. Y al final eso es lo que propone If Found…: borrar la historia, sí, pero siempre para poder reescribirla.

 

Spelunky 2 (PlayStation 4, PC)

El juego que no recomendaríamos ni a nuestro propio enemigo es también el must play del año para los amantes del roguelike más hardcore. Derek Yu ha partido de su propia piedra de toque del indie -una primera entrega memorable y canónica- para armar una segunda parte aún más difícil y severa… pero también más depurada y brillante. Spelunky 2 es, de nuevo, un complejo mecanismo relojero de sistemas en potencial interacción, pura matemática de la acción-reacción que pide al jugador que domine, y tenga presente, hasta el más mínimo efecto. Parece sencillo y simple a primera vista, pero el de Yu es un trabajo de metódica orfebrería interactiva verdaderamente impresionante.

 

Spiritfarer (XBox One, PlayStation 4, Switch, PC, Mac)

Spiritfarer

Más visiones sobre la muerte, el tránsito, el purgatorio. Spiritfarer es una nueva mirada hacia ese estado (no) existencial intermedio cuya originalidad (que es mucha) radica en su planteamiento de géneros: es una especie de mezcla de juego de gestión, en este caso de un barco, con crafteo y aventura conversacional ligera, cómica y muy divertida. Y su enfoque artístico es modesto pero exquisito: un 2D luminoso de toque cartoon, de animaciones preciosas y paleta de colores preciosista. Un caramelo que refresca pero además deja saborcillo prolongado, en la boca y en el recuerdo. En un año como el que por fin dejamos atrás, este tipo de acercamientos a la muerte también son un poquito necesarios.

 

Terror Squid (XBox One, PlayStation 4, Switch, PC, Mac)

Terror Squid

Otro bullet hell glorioso. Pero este con un twist o dos: el escenario es esférico en lugar de bidimensional. Y la nave, presunto calamar cósmico que funciona como avatar del jugador, da vueltas sin parar sobre el mismo dejando un rastro a su paso. Ese rastro, partículas de distinto tipo y con diferentes patrones de dispersión y efectos, queda fijo en el escenario y hace las veces de enemigo al que esquivar y eventualmente destruir. El jugador es el superviviente de su propia estela, su movimiento es su propio enemigo. Planteado algo así como un Asteroids on steroids los noruegos detrás del estudio Apt Games cogen el testigo de los frenéticos juegos de aguante conceptuales tipo Super Hexagon, del que toman prestada su rejugabilidad desquiciada y su uso de un score de techno tan adictivo como machacón, y se marcan un arcade al límite, obsesivo y drogaínico.

 

Y bueno, tampoco queríamos olvidarnos de Pathless, Lair of the Clockwork God, Neon Abyss, Townscaper, Röki o The Last Campfire. Todos ellos estupendos títulos que, pese haber quedado fuera de esta selección, merecerían haber estado en otra quizá menos ajustada en espacio. Lo dicho, en esto sí, dejamos atrás un año excelente.

Leave a Comment