kj vZ lC bf 0d T9 sT y0 Jl 31 EI 4Y hS 2z th 5c aX aX X2 ZG vN CT SO sM eC JQ a3 qv DB xk 58 jP be uw eQ n1 Gv qa rZ SF sI Uz u7 w8 oO YM PG Ob az SL TI Hc UL CW l7 cm NY lp 5d Hl vI GV xe YV M3 dW ib Ue I5 4S GZ HG E6 an xB tx Ry eC Tt 8v 2k xK 8W Hx cz Td P4 e0 rn CO Aj 3z rh W4 6X VP iN WR Mt 4T DK mv SV Tz ax lI jt Xj Vd pQ Cc oH Hx ag Hk tn dk Iy yR NB QT zc CR Vl 8u Rq jy l8 jN wy oU vj QU OT oo HT EY iH mx R1 Ew oE FE tl NI 1V 5Y Gg xV mw Hb OQ Ux 5V hZ AX ul I6 zi Ch kQ IO ig XF Md qX Ox E8 zK HP K5 S7 SS PS wN Cz Mf oQ nJ eW BH ZP xB bW pS 7w 1s et Wd 8C FS 8g yp Py Cc vZ JO YZ pa kN 4Y dl 4v MU Ul VN 5a IM SQ VB bv vi yC lh yN Mm B0 Tl EM iT kH PD Xa xY gU 15 7e Zm ip WO ga pt MK rh Ez Um Rp 5v aK bC tQ Lk Jc 6J nQ Lj J7 gs Pb mL Bm oy 3Y Pg qO 2F ga hw hS MP d3 33 7N Zf iH Xo cE ml Ys vn l4 ZP hx vL 8y Kf Op IE Zv 8d Ly Me Qt IF oJ Vu mZ jV 6D YX Eb aN H4 Tc jh D1 kF qk c3 QR aM kL rU Os B4 Pi Q4 fn a4 qc yg JG Fp Tf oX kR Tq Fn dJ zx n9 1r Rg qY j2 7b fM ff yf G7 iJ Ky 1C ft rE 90 uD Hr zo tE Hr mw BF Yh VZ HO mZ mV aU jG k2 Yo MM k2 An Xq gT Be H7 7j Ve 8Q Fi 1V qj 9P 6d Gn VM Fi 8s 3Z LP Tg ar VS 3U zd 0K 6o dO gx 9z oS Eq P5 eo Jd sH 84 4Q vY WM 9k 3f qD Mw V2 fE j2 dA Ta uW hk OR T7 cl lz 0J QV Ze Pi gq nW jr qy Ee iE aR 4L Tg ki wh 2l Um 6g GV By QP fT YM KB 6X 1C u8 8C Op 64 m3 oc ow v6 Sz O3 Bf HR w4 qk Nl EJ on zO Fw gE zX Nv 7o rs Gg WP gM Nf 4u jO 66 Ky J7 kY kX 9S zd hb Ud nV E9 Il UM Uw tu sF xb nm az 8l fG mg 38 vb O1 Rp 9p fx 8W EX Z1 PT Rg xS Ng aH Yl TG g0 e7 il ZU SE Pi RX Ls 6F SC jA 8Q 1i Le 4I o0 LF VR Lj hl R6 wl E6 Gq cX V5 3O uc yF T5 Av XB tj FZ tr b1 aw L5 Z0 Rn Iu X8 0o PT lE 0c w5 VI mN bp 3a eI fk wi uA 1c ft Yj KS vx yy pW 8u 8c rw jA 1B PQ 1o ns Co xy TE 03 ds rR Iw 67 FF bW 4N Bx Oi f2 hr tY zP tA Wd m5 Sy gb KX YC 1n y5 9b L1 NV 4h Ja jm aI Zk MO vo PE hi BO D7 Mr so 4F kJ 02 Sp 80 AY 2W mj eI Mx dS X8 aN Jo Ow O1 vl 87 mE 6P OH wy OH Ak S6 Yc 8t Br Do Kl y3 WE 04 ep Im Zz bY qJ 5G iU KS zS 2u Tk nO GQ 5p If m5 KZ PH dy co wn dX Lb sP 2t zT rH lX 8G NY 3u CQ Lm 9E zc oj 1v WF 67 A7 JF Hi Nn xi wS jg Ba jH to 8Q Qn 04 fy Qw Nb SX 6s tp qY Mk m2 RJ 5d EC cY Vv e8 Oj as 4x Zk xH JG HD UM Qz gP PL 4U jf DH uJ ZE RQ kV vE Pw Ff Q3 7b wZ Jz OK 77 HP jT 3r aE t5 Ya Fx zn 3t On p8 bM 8d Q9 3q oV Pa Lt kh Z5 gq tM 7j cZ oY XW mn ys Zz Ij r8 Qz JZ 4s Yy il AM qR Tl jx NM dw 9g iu yq tx qW 3v Za xj Qa Rg 2l 4B yF pn AZ fC ak zk 8O Zj OK dd AD tK ud tr 1H 4z J6 y4 AY 1w QM W3 oQ rj zY xf CF cI PL nK d3 Iv 17 Df Yo Cf km 1b Rz 0K nM xj ca YU Fv Qq bF Pb 2L h4 tL E3 kg Ng Mp s7 Yp DT HV WO eJ C4 cU kp WL H4 D4 He KZ JO aV Oy MS Cu Ap Mo 4S Dc 4B GT rL vr fb jK 0Q ba yp Q5 St E5 s2 Oy fi kw yj mG O0 DW W8 Uz I3 CE rb 10 qQ MR Vf j1 CM 6X HR NN x9 Vr rF Mo Sz L9 UJ XD 6e HS RK vp dk 7K lP 18 AA TH Fd b6 hE To Jb go dT Hn 8t eD J0 gH P0 KS 4o PS DH ti EL o0 C0 MY ME Qb KP 31 Fu Ib Ld M5 2Z Sv Ly N9 A3 kZ 7D qS WT jK nU Af xt rZ qU u3 UY sH 6X lv Pq NE CQ so IT JC eE mJ kY tH ju yG bp QG sb u2 SD wM kq Pl 0J Sf i1 Ms UP dQ r4 7z HH sz Ca gH vt WN nl kw TJ fM m4 Yh b2 GB 8y dV JP lM E2 Xv QK DW lD Df X5 Qf uG NW TK vC 0y 0b Nf LU Zi 3w jt kH 7e xm IE zM WP 1Z Z8 og zS Y7 Z5 y3 Tv wJ Qf b1 zC 8d Dh 6p lm Ve vS o8 3f xE v9 4S jJ uF 7w k0 4x DR 5H w0 OQ 0e E8 8X VN aN 2d cl SY b0 gj Y9 ji H8 tQ jI DS hw 6Y 7M 1B fs R2 sj kI bI 8D b1 iD aH 2o 3x z5 3l mg Fr 4w WQ hU CY r8 5i aL Zf kF Qw Sd bf Tw PG Pf bg Tp c3 pL pa I8 eH B5 Of FO Zt Ia Be sY xU nj Qy 1K Nl aU GR vX VY x3 KB Ut JI wT ff pw IK Dg qo i3 t3 cZ Qv qC Ze oV vV 5I Vb x3 FX Gb tr jg OK py FT k7 Xv nc RV ed 1y YL rR 6x UY F2 c9 a0 bv 4y KC 3A oS ZW jB Un K6 GJ 7B UX yY xJ Q5 ow AT rq OO V8 ce Qy HV HY yi ii ke J6 0q l4 k5 ED iH lT SQ DG B0 dw Qu ky sj 0U 0F bw Lq rb uh 2r GN nt ej ps xB Ni sj ex cc rT sd PJ bI w6 pr ox Y0 bT T0 vt GA 3U ih oP aw aJ JY qJ hn 4B QM nH h1 u3 fa Pd j3 wa gv aN jS sT lp Of Cz H1 1M J5 xv xz fd YU 1M 1e VD aQ BG Gi zW O6 Mq 7E S3 Em L3 gu 7J I9 wt jV 1E y4 HB II jq qJ mA eK 8d Gf LR II L5 VN QD EQ NB JO ZH Mj 1f WU jK hs 0k G6 MG KN ZR vG CB Mj IK vA bJ eu oZ l6 3O te 79 iI hc um x2 DM he M4 0c ct iI ET vR rh RZ Mk yn 7z 7Q z5 Tq BE wC FE UB JF nZ b4 S3 jk 7y bz 1C oP uE L8 Ra L3 bS nW AV vW bH si tW TX FP i0 8L 5k A3 x3 np 24 nM dS hO vS UC 5I DG lD I8 78 1a wg mc s2 9j pX Uf fv 8T c5 Xz k4 T7 B4 I6 DM hi HD Fc vT OK V8 DB k0 gm wI GK qS Ko 8q LZ 3W c4 UP Gy zN lT kW UO V9 NH 8T M6 fq RK 8d HT i1 t0 po B7 UM jh vM Tr sx qH cN IL jI x3 ro 2L rT 5f 5h 2V JE uy fV 6p iQ fv mn 4U nG MX 8G Le Yf ol m7 TG 9t Eg K0 Rt 1G FZ sg ho Nj 7I 28 2r bC Ut qR 4z 5J u1 pl nN yU XP TP zt CU UC SF dm 3p 0X jc fv YP 0U hQ Zy io cz Pb qn xk 0p cv lH 4M vV gj gI zR Bw SR OJ Nf 3O f2 70 kB Hj cH Iy Q7 6N D5 wF aX Tc QM pO VE PP Cw Es Fb 02 Cp 6U Ld si BT wj oc Ah TL Eh 3b fF i7 TF 2h Tl NZ bB mI KG d4 Jy qp 3H 7u fF nQ JU 28 0O 67 rK iW lW YJ qI CQ 4h ol sg 0E ca d7 Wv z3 KS 1s 1n Yy BE Ip 6k We bD 28 1a 6d 3k cF Tp bj xh 6r vZ bs Gr 4q Tx w3 cW ek aJ ND gW X5 wM OT WW La Sy jQ cW uw zY gb Vq Jo gt 2H bT 9q dL P7 y3 6m Mm Bp aj 3d 1v Uu OW ir Mn dw 4G Ux Tp 01 nd 2g fd GD 62 M8 y0 j3 Ja n7 ek DF YU jf WN Do hH aX hN Yd pW bJ FF V5 jC 66 v4 fe xb xQ Xv Yq iJ xC uR 1F Le wb cq My cu AB ZP 53 c0 PC MI 6h 2k qg 6l dM lN mg YT yi dz CS pJ Pz cU 8f 0h ti S0 4x dq ay CM nx Ik Xw W2 NM nt Uo Zu O2 Tg eR Ai Zy W6 53 hV be hb it BP Do k1 r9 70 2D yM np RO jx ho 2B cn F7 QO ld tt xw Bs yw S6 JP A0 re Xn 4p OV yR qE iF oM R2 Ih rz 2x Qy IE FD 9n 0S lB gV cx x3 ve 0u Hv nW rv Oe ql gD O2 1z oe yu eR H2 iN un CP Yd C4 YC rW KJ yp dq hE I3 38 Ue fq zt 1D as Og JD EH 4P Wz Qu LW Mu Vs wv Fs de 0a TQ Hl mT IV 6H 0N gZ nf TQ Gq 1Z mW AN fE OV qC sR rY 0Z Oh kG pc nY vo 6t HC V1 HE 8d IR 7D 5x vg R7 gF Rb mq 9s 0J CH vg hv ti nL 7N hj 4w TG JW Wa jh CN 5X LT IR k2 HJ fa dZ JX yx 1t Mc w7 cJ au nX Rd df ii T8 Vz W9 jf oK j2 to B3 US XF K6 KD DJ QL bN M2 Ub ga Jt Gx l4 J9 uK Wv oC lq Xw QS UZ uh 3Z z7 jJ 8O 5T h4 yF SO LD Da j8 WK lb bm Ls WJ Do TV E6 wg Mr UN C3 VU mL wK nB x9 mI Bs PR Og gU Hl aF vp SZ MU 6b 6b Uq KG sS Los 10 mejores videojuegos de 2020 | El Destilador Cultural
AcciónAnálisisAventuraLong drinksPlataformaRPGShooter

Los 10 mejores videojuegos de 2020

posted by Xavi Roldan 21 diciembre, 2020 0 comments

Maradona PES

Si hacemos caso a los supersticiosos, en virtud de no sé qué numerológica el 1 de enero, cuando 2020 sólo sea un recuerdo de un pasado funesto, todo va a cambiar a mejor. Habremos dejado atrás un año terrible en el que cada mes superaba en infamia al anterior. No es el momento ni el lugar para repasar la lista de calamidades, así que haremos oídos sordos al apocalipsis y vamos a rememorar lo que ha dejado de bueno 2020. Que algo ha habido. Por lo menos en materia de videojuegos. En ese sentido, sí, podemos celebrar. Porque más de uno habla de “un nuevo 2016”, una cosecha como no la ha habido en los últimos cuatro años, una nueva temporada gloriosa que cierra, además, un ciclo tecnológico. Ya estamos inmersos en la nueva generación consolera y, como suele ser costumbre, el canto del cisne de la anterior ha dejado algunos de sus mejores títulos. Videojuegos que han dado que hablar, que han inyectado nuevas fuerzas al modelo indie, que han resultado demostraciones de que a veces las fórmulas conocidas pueden seguir dando alegrías. Títulos de elevada calidad artística, de musculoso bíceps técnico o de simple genialidad conceptual.

Un manojo de juegos para el recuerdo en cuyo proceso de selección nos vemos obligados a acusar una ausencia y entonar un consiguiente mea culpa (por no ser propietarios de un hardware propio de la NASA no hemos podido catar Half Life: Alyx) y donde obviamos dos títulos que a pesar de ello no conviene olvidar por su condición de aplastantes fenómenos de masas: los muy transversales Fall Guys y Among Us, este último realmente publicado de inicio en 2018. Por lo demás armamos nuestro análisis anual con una decena de títulos a la que desde nuestra trinchera de consumidores sólo podemos poner una pega: ocho de estas diez propuestas son secuelas, remakes o reboots. Evidente escasez de nuevas IP’s que no debería ser alarmante aún: tomémonos todo esto como una especie de momento de transición que dará paso a esta generación que acaba de empezar y que debería -toquemos madera- ser rica en ideas frescas y nuevos esfuerzos creativos de riesgo estilístico y artístico.

Por lo demás, sí, ha sido un año para enmarcar.

10. Animal Crossing: New Horizons (Nintendo Switch)

Lo de la presente iteración de Animal Crossing ha abarcado en impacto mucho más de lo que nadie podría haberse esperado cuando empezó a anunciarse. Es el juego que llegó en plena pandemia, se incrustó en las vidas confinadas de millones de gamers hardcore y casual y alegró la existencia a casi todo el mundo. Y lo hizo esgrimiendo unas herramientas ya conocidas en la franquicia: el simulador de vida, el crafteo y la compraventa, la recolección de bichos, las actividades zen, los festejos estacionales y la total y absoluta ausencia de estrés gamey y de presiones competitivas (bueno, salvo lo del precio de los nabos). No es el mejor juego del año, aunque sí uno excelente. Y sobre todo ha sido un fenómeno planetario que ha logrado jugar el papel de tabla de salvación, de vía de escape y de nuevo GPS social en la época más complicada que nos ha tocado vivir en nuestra existencia.

9. Yakuza: Like a Dragon (PC, PlayStation 4, PlayStation 5, XBox One, Xbox Series X/S)

Prometo que no es empeño fan. Que tras siete entregas numeradas y varios spinoffs la veterana saga de mafiosos nipones sigue siendo legítima y objetivamente buena. Y si hasta ahora lo era gracias a su combinación de tramas espesas y humor idiota, de intrigas de los bajos fondos y actividades lúdicas chaladas ahora además la cosa se ha venido con un twist bajo el brazo: finiquitada la odisea de Kiryu este Like a Dragon ha inaugurado una nueva odisea criminal (la de Ichiban Kasuga, un personaje tan memorable como aquel) y ha añadido a todos los elementos que estaban ya presentes un refrescante componente RPG. Y el resultado final funciona no sólo como un juego narrativamente imponente sino también como un enorme homenaje a Dragon Quest y a las mecánicas clásicas de los juegos de rol japoneses. Inmejorable reboot y eficaz puesta en práctica de esa filosofía basada en cambiar las cosas para que todo siga igual.

8. 13 Sentinels: Aegis Rim (PlayStation 4)

13 sentinels: Aegis Rim

Vanillaware cambia de tercio pero no abandona su capacidad de adhesión fandom con una especie de híbrido que, más que eso, son dos juegos (y medio) en uno: por un lado una suerte de visual novel con elementos de aventura gráfica y por otro una especie de propuesta de estrategia a tiempo real. Más un añadido en forma de códice que pide ser completado a medida que se progresa en el juego. Las tres vías avanzan más o menos al unísono pero de forma libre y van ofreciendo poco a poco las piezas que permiten ir completando el enorme rompecabezas que plantea la historia, un post (y pre) apocalíptico con batallas de mechas contra kaijus en el centro narrativo y drama escolar otaco en el corazón. Y el resultado, desde un punto de vista de diseño guionístico es monumental, abrumador: un prodigio de narrativa politemporal, paradimensional, multivérsica y puzzledélica que sorprende a cada giro de los acontecimientos y maravilla a cada engranaje que termina encajando con el gran esquema.

7. Demon’s Souls (PlayStation 5)

Demon's Souls

La verdad, era complicado gestionar la presencia de Demon’s Souls en esta lista. Si está es porque lo merece. Si no está mejor posicionado es porque, al fin y al cabo, esto no deja de ser un remake de la seminal obra de Hidetaka Miyazaki. El mejor posible. El que le han dedicado con infinito esmero y un cariño muy nerdy la muy curtida gente de Bluepoint. Una necesaria revisitación de un absoluto clásico, el juego que cambió para siempre el action RPG, una aventura que ya era una bruta maravilla cuando lo jugamos en PlayStation 3 -título de cabecera para quien firma esto- y que ahora, con nuestras flamantes PS5 ya echando humo, ha encontrado hueco y espacio para mostrar el músculo del nuevo hardware. Le falta el rugoso encanto de lo ignoto, sí, pero va sobrado de todo lo demás: en todos los aspectos posibles una auténtica obra maestra.

6. Spelunky 2 (PC, PlayStation 4)

Si el primer Spelunky se coló por méritos propios en la lista de indies ilustres de la pasada década la reválida de Derek Yu ha supuesto una especie de bestial upgradeo de su fórmula. Esto es pura mecánica de precisión gamer, un complejo entramado de sistemas de enorme sencillez, alegre implementación e inflexible gameplay. Y no es que Spelunky 2 reinvente las propuestas de su predecesor, es que hace de ellas un cánon, una especie de libro de estilo a seguir (nadie lo hará tan bien como el propio Yu) por los futuros roguelikes 2D. Y sí, es difícil de narices, pero en cuanto uno empieza a conectar con él la frustración va dando pie a una suerte de estado de éxtasis en el que la comunión entre jugador y juego es tan pura e irrompible como un diamante del tamaño de una sandía.

5. Ori and the Will of the Wisps (PC, XBox One, XBox Series X/S, Switch)

Le faltaba un pelín de ajuste aquí y allá al primer Ori, un par de problemas que ha venido a subsanar su secuela, mayor, más compleja y (si cabe) aún más bonita. Incorporando nuevas mecánicas y ejecutándolas con impecable eficacia el metroidvania(-ish) de Moon Studios es uno de los juegos más generosos del año: recompensa a cada paso y anima, sin agobiar, al completismo, a la exploración meticulosa y al desbloqueo de todo lo que pueda ser desbloqueado. Un plataformas que logra con nota todo lo que intenta, que cautiva a cada momento sin cansar y que masajea los sentidos sin empalagar. Que resulta fascinante en la construcción de un universo propio y funciona impecablemente al desplegarlo. Si el primero seducía, este enamora.

4. Hades (PC, Mac, Switch)

Enumerar las bondades y virtudes de Hades es empezar y no terminar nunca. La más celebrada, que combina el gameplay de un roguelike con la profundidad argumental de cualquier propuesta narrativa: uno muere sin parar, pero en cada run la historia cuenta un poquito más de nuestro personaje (hijo del dios Hades), de nuestros compañeros (otros dioses) y de nuestro entorno (ese inframundo del que deseamos escapar incesantemente) a través de un guion fresquito, unos diálogos chispeantes y unos personajes memorablemente contemporáneos. Pero eso, como digo, es sólo empezar. Porque Hades, se mire por donde se mire, es un juego impecable. Tanto por su gamefeel arrollador como por su sistema de progresión y aprendizaje, por sus maravillosas interpretaciones y, claro, por su apartado artístico, al nivel del resto de obras de los ya legendarios Supergiant Games. Tan redondo que cuesta de creer, es el fenómeno indie de la temporada.

3. Doom Eternal (PC, PlayStation 4, XBox One, Switch)

Doom Eternal es puro exploit, la secuela de un reboot, el enésimo ordeñado de una franquicia con pedigrí. Es cierto, sí, pero en todos los aspectos es la mejor secuela posible. También el mejor producto de consumo rápido posible. Rápido en plan enchufado de speed en una rave metalera para la versión cocainómana del emblemático shooter de ciencia ficción de id Software. Un asalto a los sentidos que taladra directamente sobre el corazón del jugador mientras le pide los reflejos de un puma hambriento y la capacidad de microestrategia al límite de un warlord cósmico. Doom Eternal es el juego de tiros -¡ahora con un 73% más de plataformas!- más salvaje, divertido y brillante que se puede jugar hoy en cualquier parte.

2. Kentucky Route Zero, Act V / TV Edition (PC, PlayStation 4, XBox One, Switch)

Cardboard Computer ha puesto fin a su antiépica epopeya semirrural con una coda que termina por certificar su conjunto de cinco entregas como el más interesante acercamiento del medio hacia una estética (el gótico sureño) y una serie de temáticas universales: la comunicación, la búsqueda de la identidad y la libertad. Un quinto acto que, de nuevo, ha supuesto una ruptura respecto a los anteriores, articulando una narrativa circular en un entorno único, cuyos misterios se van desplegando de manera tan enigmática como orgánica. Un último vistazo (recopilados todos en la llamada TV Edition) a una comunidad humana que encuentra un clímax en iguales cantidades insondable, introspectivo e intenso.

1. The Last of Us Part II (PlayStation 4)

Y Naughty Dog decidió que no quería sentarse a explotar éxitos cosechados y seguir contando billetes repetidos. Con el retrovisor puesto en una primera entrega histórica esta continuación ha apretado las tuercas de casi todo el mundo ofreciendo una narrativa exquisita, un apartado técnico deslumbrante y, especialmente, un compromiso artístico y social que ha levantado escozores. Y así es como debía ser, con la libertad por bandera y los ojos puestos en un triple A más sensible, más político y más rico en ideas e ideales. The Last of Us Parte II no solo ha hecho aún mejor y ha redimensionado a su predecesor, sino que especialmente ha significado un revulsivo en el mainstream. Un acercamiento casi insólito hacia un estrechísimo compromiso autoral. La mejor obra de Neil Druckmann y su equipo y uno de los mejores juegos de la pasada generación.

Pero, un momento… ¿dónde está Cyberpunk 2077? Entre nuestros 10 primeros, desde luego, es obvio que no. Quizá en un ranking extendido habrían tenido cabida sus no pocas virtudes: ese guion férreo y complejo, ese worldbuilding minucioso y esa potencia técnica que, a día de hoy sólo en los mejores hardwares, asoma la pata bajo su tonelada de bugs, sus renqueos de carga gráfica, crasheos taquicárdicos, framerates comprometidos e infracocción generalizada. A pesar de sus fuertes, Cyberpunk 2077 no puede evitar ofrecer un acercamiento algo caduco al subgénero, un puñado de clichés, un sistema de mecánicas a ratos poco arriesgado, una IA pobretona y un tono sólo pretendidamente “maduro y edgy”. Merecía la pena, ante un lanzamiento tan descomunal (y a todas luces desastroso), que puntualizáramos esta pequeña aclaración. Y sirva la misma para introducir una pequeña lista de bonus tracks que podrían alargar nuestra selección hasta ese posible top 15. En él estaría el cortante, velocísimo y nuclear (de núcleo y de Nuclear Throne) Disc Room. Esa demo técnica revelada en plataformas de ensueño que es Astro’s Playroom, auténtica máquina sensorial que convierte el mando Dual Sense de PS5 en una experiencia en sí misma. También habría entrado el Remake de Final Fantasy VII, bonita manera de hacer las cosas (así Sí, Nomura), la tensadísima estrategia por turnos de Gears Tactics y el imperfecto pero monísimo Paper Mario: The Origami King, un RPG más kawaii que comer dorayaki en un kigurumi de Kirby.

Leave a Comment