AcciónAnálisisAventuraVideojuegos

Primeras impresiones de The Last of Us

posted by Dasajuga 30 julio, 2013 0 comments
Escena de The Last of Us

Escena de The Last of Us

Hace poco más de un mes salió a la venta uno de los últimos juegos de la actual generación de consolas, juego que va camino de convertirse en el más galardonado por su temática, sus gráficos y su jugabilidad. Como no podía ser de otra manera, estoy hablando de The last of us para PlayStation 3.

Los desarrolladores de este espectacular proyecto son los estadounidenses de Naughty Dog, creadores del mundialmente conocido Crash Bandicoot, y más recientemente de la saga Uncharted. El estudio comenzó el desarrollo del juego tras el lanzamiento de Uncharted 2, y finalmente, y tras varios años de desarrollo y algún que otro retraso, el juego fue lanzado el 13 de junio de 2013.

Para quien no lo conozca, esta aventura cuenta la historia de Joel y Ellie en su viaje de costa a costa de Estados Unidos. Pero todo ello enmarcado en un mundo post-apocalíptico, cuyo causante es un hongo. Dicho hongo provoca mutaciones en los humanos volviéndolos monstruos, y a medida que la infección avanza y se extiende por todo el cuerpo se vuelven criaturas salvajes y con instinto asesino.

Todo ello traerá a la mente de muchos la película de “Soy leyenda” , protagonizada por Will Smith, en la que se recogen unos escenarios prácticamente iguales, ciudades tomadas por la vegetación, y unos enemigos, que si bien no son los mismo, tienen en ambos casos la misma sed de sangre.

De esos enemigos mutantes los más habituales serán los “clickers”. Estos están enteramente transformados en hongos sedientos de sangre, y han perdido la visión debido a su transformación. Por ello, se guían por el ruido, como hacen algunos animales. El ruido que utilizan para localizar a sus víctimas es como un continuo chasquido y por ello reciben ese nombre de “clickers”. Estos enemigos nos llevarán a experimentar los momentos de más tensión en todo el juego, ya que estas fases tendrán que ser necesariamente de sigilo. Algo que puede llegar a cansar, ya que para no ser descubiertos tendremos que inclinar ligeramente el mando para que Joel se mueva super (hiper- mega) despacio, haciendo que esa sección del juego se alargue más de lo necesario, y eso si no nos matan…

Pero no solo la epidemia será el único problema de nuestros protagonistas. En este mundo devastado impera la ley del más fuerte, por lo que Joel y Ellie tendrán que enfrentarse a grupos de supervivientes que no se lo pondrán nada fácil para avanzar en su camino, ya que estos a parte de oírte también pueden verte y organizar estrategias para rodearte y sorprenderte.

Hay que destacar, por otra parte, la inteligencia artificial del juego. A lo largo del videojuego manejaremos principalmente a Joel, mientras que a Ellie la controlaremos en un pequeño periodo de tiempo. En todo el viaje no será necesario preocuparse por nuestra pequeña compañera, ya que ella se vale por sí misma en cualquier situación, y no nos hará esperar ni un solo segundo a la hora de avanzar.

Aunque esto también tiene su parte mala. La inteligencia artificial del aliado es casi perfecta, pero nos falla en algunos puntos, que si bien no afectan a la jugabilidad, si que lo hace a la atmósfera del juego, restándole credibilidad. Y es que ver a Ellie danzando por el escenario y pasando al lado de los enemigos sin que se inmuten, mientras tratas de esconder a Joel en espacios enanos, la verdad es que resulta frustrante.

A pesar de esto, no todo es malo con la inteligencia artificial de nuestros aliados, ya que muchas veces nos salvarán, hasta cuando no sabíamos que estábamos en peligro al haber alertado a un hombre-hongo. Esto hace que nuestro compañero dispare para eliminar a la amenaza y salvándonos, pero dándonos un susto de muerte y preguntándonos que narices está haciendo.

Como se puede ver, el sigilo es una de las partes fundamentales de este juego, ya que no dispondremos de una gran reserva de munición para enfrentarnos a los problemas que irán surgiendo. Sin embargo el juego da total libertad, es decir, puedes optar por el sigilo como he dicho antes, o por el contrario puedes ir en plan kamikaze con tu poca munición, tus puños y tus objetos prefabricados a luchar contra los enemigos, lo cual, a no ser que tengas mucha suerte, acabará en tragedia con una escena brutal de cómo matan a Joel.

En cuanto a la narrativa, y sin querer desvelar los puntos emocionantes de la trama, el juego sigue la línea argumental de una película de zombies. Esto hará, para los adictos al género zombie, que sea predecible en muchos puntos, pero no por ello le quita emoción al juego.

Como he dicho antes, The Last of Us es lineal, con casi nada de exploración del mundo que presenta. Con esto quiero decir que llegas a un sitio en el que te dicen que necesitas algo para salir de allí, vas al lugar donde está, surgen problemas por el camino y, cuando el objetivo está logrado, se te traslada al siguiente lugar donde se te vuelve a decir el siguiente sitio al que moverte, junto con la escena por parte del personaje que toque. Pero claro, siempre te van a decir que si eres listo y rápido no va a haber problemas, pero siempre nos encontraremos a alguna “seta” fastidiando.

Aunque eso no supone ningún contratiempo para Joel, que está hecho un manitas, ya que tendremos a nuestra disposición un gran número de utensilios con los que fabricar desde cuchillos hasta cócteles explosivos y demás artefactos. Para ello tendremos que ir recolectando diferentes herramientas y objetos que se encuentran por todo el escenario, y que la verdad, no son escasos, convirtiéndose en una especie de “Brico Manía” en la que dispondrás de todo lo necesario para construir lo que quieras.

Ahora solo queda disfrutar de la aventura de Joel y Ellie, que va camino de convertirse en juego del año, y que pone la guinda a una generación de consolas que da los últimos coletazos, pero que aún nos tiene que sorprender con otros grandes títulos.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.