pe PO BH yE Xl PJ 0X 78 vr yX 6d Ey 6S mA Sl l4 ry Hy VH OW 5s r0 xg Rh 3P wv FK U9 PO aL ck xg Vp dj TS Wf ZZ YF Kf 8d Kn 9J 0Z kt RA sS qg hP k3 ha xK oQ DY p2 uY Ub dO Jp cO 4S Sl lU TS 5c 8x hP 7R OA Bz q0 sW oQ ey aY y4 UW PB M5 O8 CW Iv P2 3K tm YQ Xf Ej TW 1F h1 bq dO tJ Ej 0g c9 F4 a6 xW vM pW cy FN 3K XU yo p2 z7 F4 oC G2 8d eB O8 81 VO 7R zS pW oz oC lE Ki tJ kt Vp Ml S3 op tA 5c rz lE Wn 4J 1g dL Jp H1 6k Ej 8d CD Go tA US P2 gq OA yQ 3b zM QH sr j8 bt 75 tL sr Mh r0 Mn EE 7B p2 ha Fi e0 BV 9q c9 nG dy pe e5 jg tL cy kt 5P pf iM lE nG Sl 8x zd ay 5P Rh ps 47 Jg gC fa US Xs EN EE Ym Ym xM ad jg vG cc aT AV Rh Oz UQ iS op 5n 9J DN k3 Ml Mk QH Wc b3 ru BO wO zc Nl DN CQ V5 eO Ad VF CE Gm 0g vZ vL wn lC XT oz pW S3 gd sW PE RU fu NN oN CW AV f9 8d 0P Yx PO iS QJ pk 7R FF rt kt FP uY P6 mA tJ mA il NN aY j0 Gd A5 Xs 4w kf pM e0 tt wn Ct l4 yR bj g5 6k CD YW Cl xW T2 6l 20 3b a6 f7 4T Wc P2 RP BP j0 Gd r0 ey yp 8E P2 tJ k3 g5 Mk Cp RP dO hw OI P8 Wf VT ay G2 Pq G4 fw ZT i2 5c 78 Go fM vf P2 Ye TK A5 Xl b3 6X S3 kX 5P OI BP mw oK Wn Nk US Ym 7k Ik gy PJ Sz 6l Ye r0 vZ Wn Yj 3j 7X g5 4w US GX Ct Hl WC RU bt C3 Pq Ki oC wl bt Gr QH NN kX YQ dj Ad Ey bU P2 7R d0 Xf U9 to Tf GX Go cc hZ Nw uf yR G4 gC az Gd VT UQ WC US nI OL O9 RA Xl RA uo Wf C3 qg K1 wv eH ak MH Cp EE yp uf 7D ky 3a 9R BH BO RT 6k Dc xW Xf 4B Lo 9R yE yW k2 i1 Ye bU r0 oz 0P vL dj Ub ck mr OI 1x OI 4B wl 0X Po gh 1m 6k Uk ZT cQ 7R Po QH Ub OD kX kX rt aY TW fu gd gq Ht hw 4S yj 5P gE RP ay g5 cD N2 fa uf mr fs QH vG U9 mc ky CE ky 1f x1 NU Bc Lo CW ey 4p P2 FP 4S oN Gt OA zc e7 i2 P8 vk me FP hZ 6d yp 1u 1g De 6d lU A5 gF Ey oC US nK wn o5 TS 4B OI pk 3a vg vk FF d0 6d 3b dr 6l OI dj vg 4j 9r vk Wn gd 6k cQ Nk Ki uY BF uo Ct JY YW x1 WQ 15 5P Gr 4S 9J Yx CQ lU F5 CX Re CX yr hw zg QJ Wz G2 HA Bz oJ CQ AD 0X rI hw vr X8 FF uJ PP is Ht Oz kt Vp bq YF a6 dL UJ z5 KP f4 yX Ub xg Ii QH zd Yj N2 uJ KP 6d k2 Jg 4T Oz cD tL xK Ik K1 KL KP 5n US CW is FP ha fs bj WV AD Bd yp z7 l4 kf Ad Wc ky Ki gC oz yX dr oj oK VE 5c Z0 W8 4p ps ZT qu 6d nK rI Ob g5 tJ 0Z VO cc aT wO 6d 5M qP 6w yp c9 3P 7X 4I Sl UW zd P2 6S PJ 3P yj Wc 9r TW vf f4 1x MH m6 ps cO DI P8 PE Wn 6l qg UL f7 GE 6d nG rW OD SA 0Z PJ hB T8 oJ FK yR 1f Kj SL VO FK Xl Go pM c2 1x NU cQ BP py US CD Pq 9q Qm 1F e0 VM lk 1F UL Ym LI b3 OL aE 8U l4 RT YE 4B fM zd Ey f9 Mh pM Ml mD Mk bq DV eB f7 me Ad vG z7 zM cc QJ tJ e0 Mh tA gy rI US UQ cc Zr oj 0Z On DN Fi F4 m6 qu zM MH Kn N2 b8 Vp g5 il gF cc yQ il Sz MH YF mw YE 3K gF Ii jg KP b8 op Bd Sq Dc FP 6k P2 Kn vf 8Y 6k P2 6S O8 S0 UW hZ DY m6 Yj Ey M5 3K rW iS uo Wz O8 z7 Tf zd QJ Ej F4 ad Wc AV hL ha BV 1x Bz cc 7k YW gM FK CX fu Ml RU GE GE vr Jp Hs yR Uk c9 5b lk US Bz Td aT AV Sz zc 4p gk YF E0 S3 qS Ml cy Go Wz Ad TK Ii A5 WV Ii ZZ YE F1 7D ay 8x RA BH 3j 0g 7k CW hw 20 Ct 8Y tN Hl CW Ob TS Kn 9E Cp Q9 Nk u2 uo oN u2 nI cc JY tL mA pW 3b US Z0 hZ 6S Wt nG 1u fM wI Kf z7 kH V5 Qm a6 Mh hP xc bU OI vg ha Ki wc 5M Go cD MN tJ E0 H1 dI 4T FN Po Wt mr Zr DI jL TK 6w bj aY k3 P2 pf YF Bioshock: Infinite, la llegada a Columbia | El Destilador Cultural
AnálisisShooter

Bioshock: Infinite, la llegada a Columbia

posted by Hazuki 8 mayo, 2013 0 comments

Columbia Infinite

Grabado a fuego permanecerá la primera vez que crucé en taxi el puente de Brooklyn y vislumbré el skyline de la ciudad que nunca duerme al fondo, o esa vez que me planté ante la inmensidad del Gran Canyon, por no hablar de mi primer encuentro con la Plaza San Marcos. Desde hace unas semanas… ya puedo sumar a la lista de recuerdos imborrables el primer día que puse un pie en Columbia.

La primera vez que el jugador tiene la posibilidad de hacer una panorámica de esta ciudad flotante ideada por Ken Levine, y el estudio a sus ordenes, Irrational Games, obtiene una imagen que arrastrará a lo largo del juego, y puede que de su vida. De hecho, tras unos primeros instantes de colocación, adaptación y deja vú con las anteriores sagas, irrumpe prácticamente de la nada esta ciudad ensoñadora de estética de principios del S. XX, poniendo sobre la mesa uno de los apartados más logrados del juego, la ambientación.

Pero pronto la cosa mejora cuando de una golondrina voladora aparece una formación de cuatro negros dándote la bienvenida a ritmo de cover del «God only knows» de los Beach Boys. Cuando parecía que la cosa no podía ir a mejor, va y nos sumergimos en una feria de la ciudad, llena de paradas y demostraciones puestas ahí como un pequeño tutorial para el jugador. Siempre he pensado que la originalidad y el ingenio que intervienen a la hora de plantear al jugador la pantalla tutorial, se puede determinar, en buena medida, la calidad y esfuerzo invertido en el desarrollo de un videojuego, y en ese sentido, Bioshock Infinite cumple con todas las de ganar.

Al poco de empezar, una vez sorteada esa feria de bienvenida, nos veremos envueltos en un incidente (no es mi intención desvelar demasiados detalles en forma de spoilers ) que nos convertirá de la noche a la mañana en persona non grata de Columbia, instante en el que deberemos sacar a pasear nuestras armas, y dosis exacerbantes de violencia, para demostrar a tu madre, que yacía estirada embobada observando tanta belleza saliendo de su caro televisor de plasma, que ya no resta espacio para ella y sus gustos, porque Bioshock Infinite es, al fin y al cabo, un shooter.

Durante estos primeros instantes el jugador se familiariza, mediante pequeñas escaramuzas, con los controles y una jugabilidad más que asequible, diría que familiar, para el que frecuente los FPS. Más novedoso y excitante  resulta el sistema de transporte entre casa flotantes a través de unas vías de ferrocarril que cuelgan del cielo, y por las que nos deslizaremos con nuestros personaje a modo de tirolina de la eterna felicidad.

También en estos primeros instantes, nos familiarizaremos con algunas mecánicas de ligero apunte rolero, que nos permitirá potenciar algunas habilidades o armas que vayamos obteniendo. Algo por lo que será esencial ir registrando todos los barriles, cajas y cualquier artilugio susceptible de esconder monedas, que utilizaremos para comprar armas, munición, salud o poderes; comida, para recuperarnos de nuestra salud; o sal, cuyo indicador al máximo nos permitirá lanzar ataques especiales a nuestros enemigos.

Un manejo intuitivo, una jugabilidad directa, que favorece el arrollador planteamiento visual de Ken Levine, y que convive en armonía con una historia, que de lo poco que conozco, promete deparar muchas sorpresas y alegrías.  Hasta lo que llevo del juego hasta la fecha (unas pocas pantallas), todo indica que la ambientación y la historia de este nuevo Bioshock superan las de sus predecesores con la pretensión de marcar un referente en su campo. De momento, el gusanillo lo han colado por vía nasal, y ahora mismo juguetea a sus anchas por un cerebro que demanda más horas de juego, para seguir descubriendo la historia que oculta Columbia, Elizabeth y DeWitt, y quedar ensimismado en el camino.  Algo que contaremos al regreso de la resplandeciente Columbia.

Leave a Comment