Crítica

Belle – Amma Asante

posted by Jose Luis Muñoz 11 Agosto, 2014 0 comments

Belle

Si no hubiera ganado el oscar a la mejor película extranjera el film 12 años de esclavitud de Steve McQueen el pasado año puede que la exquisita Belle de Amma Asante hubiera tenido alguna opción, pero dos filmes sobre la esclavitud en la carrera por la estatuilla eran demasiados. Los dos fueron filmados, atención, por dos británicos de raza negra aunque de distinto sexo en 2013; y los dos basados en hechos reales pero diametralmente distintos salvo en su cuidado diseño de producción.

Siempre me había llenado de curiosidad descubrir en algunos cuadros de la época victoriana, junto a lores y ladies, hombres o mujeres negros, casi todos en actitud servil, pero otros como si fueran de la familia, y buscaba una explicación: Belle la da. La película de Amma Asante cuenta la vida de una niña mulata llamada Dido Elizabeth Belle (Gugu Mbatha-Raw), hija de los amores entre el capitán de la marina británica Sir John Lindsay (Matthew Goode) y una esclava negra que murió. Cuando el padre de la chica debe embarcar decide dejarla al cuidado del tío abuelo de la niña Lord Mansfield (Tom Wilkinson), presidente del Tribunal Supremo del Reino Unido, y su esposa Lady Mansfiel (Emily Watson), venciendo las reticencias racistas de ambos con los lazos de sangre. Belle, una afortunada entre las personas de su raza, crecerá entre algodones en la mansión familiar, jugará con su prima, la rubia y de ojos azules Elizabeth Murray (Sarah Gadon), que se convierte de facto en su hermana, pero sentirá siempre, a pesar del cariño que le profesan sus padres adoptivos, el estigma del color de su piel. Cuando Lord Mansfield, como presidente del Tribunal Supremo, debe dictar una sentencia a favor o en contra de los dueños de un barco negrero que arrojó su carga humana por la borda, Belle tomará conciencia de quién es y se solidarizará con los suyos.

Quizá nos faltaba esta visión aristocrática del racismo que nos ofrece la realizadora Amma Asante envuelta en lujo y en las antípodas de la dolorosa película de Steve McQueen, mucho más habitual. No hay latigazos ni maltrato físico alguno, salvo cuando el odioso James Ashford (Tom Felton) agrede a Belle, pero el color de la piel de la chica no le abre las puertas de la alta sociedad británica, aunque sí su belleza extraordinaria. Para más inri Belle es rica, hereda una fortuna, lo que la hace codiciable por Oliver Ashford (James Norton), que desoye las advertencia racistas de su madre Lady Ashford (Miranda Richardson), mientras su prima y hermana Elizabeth Murray es pobre y no encuentra pretendiente.

Consigue casar con habilidad la realizadora dos líneas argumentales que se cruzan en el film sin importunarse: la vida familiar y sentimental de Belle, cuyo corazón se inclina por el clérigo sin recursos John Davinier (Sam Reid), y esa parte de la película que se centra en las dudas que el juez Mansfield tiene a la hora de emitir sentencia sobre el barco negrero que arrojó su carga por la borda y que abre en el seno de la familia un debate sobre el racismo.

Cuenta la película, además de las lujosas localizaciones en donde ha sido rodada—castillos de pasillos interminables y jardines infinitos con ríos y estanques—, con muy buenas interpretaciones, si exceptuamos la algo blanda del australiano Sam Reid (Un largo viaje), y no sólo de la actriz protagonista Gugu Mbatha-Raw, que es todo naturalidad y frescura, sino también de Emily Watson, en el papel de la fría y estirada esposa del juez, Miranda Richardson, que se siente muy cómoda en papeles de época y, sobre todo, Tom Wilkinson, un secundario de lujo que aquí casi le roba el protagonismo a Belle en su papel de abuelo padre, distante al principio pero entrañable al final, y juez humano fiel a sus principios.

Podría reprochársele a Belle, el segundo film de Amma Asante que se decanta claramente por la narración clásica, cierto almíbar, sobre todo en los subrayados musicales tensando la cuerda emotiva, pero esta historia romántica, que tiene mucho de Jane Austen en la complicidad que establecen las dos hermanas con respecto a sus matrimonios, de superación de tabúes raciales y concienciación social lo requería. Belle es un film que se paladea aunque sea liviano.

6

Blog Widget by LinkWithin


Leave a Comment