Crítica

De óxido y hueso – Jacques Audiard

posted by Marc Muñoz 14 diciembre, 2012 1 Comment
La bella tullida y la bestia tierna
De óxido y hueso

En una de las escenas más memorables de la nueva película de Jacques Audiard, el personaje que interpreta Marion Cotillard sale a la terraza de su piso por donde asoman los primeros rayos de sol. El personaje empieza a zarandear brazos y manos como solía hacer cuando daba instrucciones a sus preciadas orcas en un parque acuático. De forma paralela suena una música extradiegética,  la canción “Fireworks” de Katy Perry, oída anteriormente en la escena del parque acuático. Poco a poco sube el volumen y vemos al personaje de Cotillard dibujar una sonrisa como no asistíamos desde los primeros parajes de la cinta. Una hermosa y poética escena  cuyo principal valor aflora mediante la yuxtaposición de bellas imágenes con el valor referencial de la música. Una secuencia que sacada de contexto pierde toda su fuerza, pero que en la situación transmite un valor supremo y recoge con brillantez las cartas utilizadas por Audiard en De óxido y hueso. Por un lado el drama visceral, por otro la ternura más descarnada, y saltando de una a otra de forma elegante, inteligente y sofisticada con un frágil y cuidado equilibrio que le permite sortear la ñoñería, el sentimentalismo barato, e incluso la sordidez y el mal gusto (podrán entender que Katy Perry no es santo de mi devoción) de los que hace uso en momentos puntuales.

El director de la aclamada Un profeta resigue en su nueva película el vínculo que se establece entre Ali (Matthias Schoenaerts) , un guardia de seguridad corpulento quien tiene a su cargo un hijo de cinco años a quien apenas conoce, y Stéphanie, una domadora de orcas a quien conoce una noche antes de que la vida de ésta dé un drástico vuelco.

Pero en realidad el hueso temático Audiard lo talla en la sublimación del amor mediante el dolor, la amargura y el castigo. Porque la película asiste al via crucis físico y emocional como paso previo al florecimiento de un sentimiento real, puro y magnificado. Ella lo afronta desde la incapacidad y la tragedia por verse desnutrida de su atractivo físico, lo de él tiene más que ver con el desafecto de una vida marcada por la dureza,  y con el agravante de tener que cuidar de un hijo al que es incapaz de transmitirle amor. La única manera para que esos dos personajes, de mundos opuestos, y que difícilmente podrían avenirse en condiciones normales, es el peaje del trauma y del dolor.

La mayoría de palos de la película, especialmente por la crítica desplazada en Cannes, fueron para señalar la pretenciosa y estilizada factura. Cierto que Audiard se apoya en exceso en su envoltorio embellecido por una puesta en escena de planos fugaces a contraluz que parecen copiados de un spot de fragancias, y que además intenta potenciarlo mediante una banda sonora (M83, Bon Iver, Alexander Desplat)  demasiada dirigida a tocar la fibra, y además no siempre recurre a ella  en el momento más oportuno ni de la manera más meditada (la escena inicial del tren podía prescindir perfectamente del tema de M83). Pero a la vez, sus acciones estilísticas resultan bastante coherentes porque van encaminadas a transmitir la paleta emocional por la que pasan sus personajes… el reflorecer emocional de dos personajes a la deriva e inmersos en una castración sentimental que les impide incluso quererse a sí mismos. Por eso resulta complicado prescindir de esos paseos bucólicos por la playa filmados a contraluz.

De óxido y hueso es un drama descarnado de una bella factura, aunque pueda resultar facilona por momentos, que se engancha en la piel del espectador por su historia, por el dramatismo que atenaza a sus dos protagonistas, pero especialmente, por las excelentes actuaciones de su dúo actoral. No es la mejor película de su director, pero es otra notable obra que consolida su destacable trayectoria.

7

Blog Widget by LinkWithin


1 Comment

julia lindbeck 18 diciembre, 2012 at 02:19

“Ella lo afronta desde la incapacidad y la tragedia de verse desnutrida de su atractivo físico” hombre, hay algo más, no?

lamentablemente hay mucho más.
http://leidisandgentelmen.blogspot.com.es/

Reply

Leave a Comment